La economía de Castilla y León crecerá una décima más, hasta el 2,6% este año, según EspañaDuero

Una cosechadora segando en el término municipal de Medina del Campo, Valladolid. /Fran Jiménez
Una cosechadora segando en el término municipal de Medina del Campo, Valladolid. / Fran Jiménez

La demanda interna y mejora en el mercado exterior explican el repunte, con Soria, Salamanca y Valladolid como provincias que más crecen

El Norte
EL NORTEValladolid

EspañaDuero ha mejorado en una décima su previsión de crecimiento para Castilla y León en 2018 respecto a su anterior estimación, realizada el pasado mes marzo, con lo que el cálculo de crecimiento para este año se eleva hasta el 2,9% del PIB, según el informe trimestral de su estudio 'Previsiones Económicas de Castilla y León', presentado este martes en Valladolid.

De acuerdo con estos datos, en el primer trimestre de 2018 el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León ha crecido con respecto al anterior un 0,9%, situándose la variación interanual en el 2,9 (2,8% en el trimestre precedente).

En lo que respecta a las previsiones de crecimiento para Castilla y León para el conjunto de 2018, las estimaciones de EspañaDuero apuntan a un aumento del PIB del 2,6, 0,1 puntos porcentuales superior al previsto a mediados de marzo, debido principalmente al mejor comportamiento del sector exterior y del sector primario, según ha recogido Europa Press.

Desde el punto de vista de la oferta, se prevé una aportación positiva de todos los sectores, con tasas de crecimiento que oscilan entre el 1% del sector industrial y el 4,8 del sector agrario.

Por el lado de la demanda, el consumo de los hogares se estima que se incremente en un 2,5% y el de las Administraciones Públicas un 1%, situándose el crecimiento de la inversión en el 4%.

En lo que se refiere al mercado de trabajo, las estimaciones de EspañaDuero señalan que el número de ocupados crecerá, en el promedio de 2018, un 1,4% (0,7 en 2017), con aumentos en todos los sectores, a tasas comprendidas entre el 0,5 para el sector servicios, y el 3,7% en la construcción.

Por su parte, el número de parados podría descender un 13,2% y la tasa de paro disminuiría hasta situarse en el 12,3 en el promedio del año (15,3 en España).

Análisis provincial

Respecto a las provincias de Castilla y León, en el primer trimestre de 2018 todas han registrado incrementos de la actividad económica, según estimaciones del Indicador Sintético de Actividad. Las provincias de Soria (3,3%), Salamanca (3,3%) y Valladolid (3,2%) habrían mostrado un mayor aumento, con León y Zamora con un crecimiento de 2,8, a un ritmo similar al promedio regional, si bien estas tasas «no con estrictamente comparables», como ha puntualizado la coordinadora del informe, Felisa Becerra.

Las previsiones para el conjunto de 2018 apuntan también a un incremento de la actividad en todas las provincias. Así, Salamanca (2,9%), Soria (2,8%) y Valladolid (2,7%) pueden registrar los mayores crecimientos de la actividad, mientras que ligeramente por debajo de la media regional (2,6%) estarían León y Burgos (2,5% en ambas).

El impacto que una subida salarial podría tener en estas previsiones podría manifestarse en un refuerzo de la demanda interna, mientras que otras medidas como el aumento del límite de gasto para las administraciones autonómicas no se dejaría sentir hasta 2019, año en el que las primeras estimaciones apuntan a un crecimiento menor.

Por lo que se refiere a otras posibles medidas de calado económica como el impuesto a la banca anunciado por el Gobierno, los responsables del estudio han abogado por «esperar a que se concrete» antes de poder valorar su impacto.

Según ha explicado Becerra, a la hora de analizar el panorama de Castilla y León se ha tenido en cuenta el contexto internacional, que en la primera mitad de 2018 ha mantenido una trayectoria positiva sustentada en el buen comportamiento en las principales economías avanzadas. Asimismo, se prevé que en los próximos trimestres registre tasas de crecimiento cercanas al 4%.

No obstante, dicho comportamiento podría verse afectado por la existencia de ciertas fuentes de riesgo, entre las que destacan la adopción de medidas proteccionistas en el ámbito del comercio exterior y el aumento de los precios del petróleo.

Por su parte, la economía española mantiene su fase expansiva, con un crecimiento en el primer trimestre de 2018 del 3% (2,5 en la Zona Euro). Las previsiones para el conjunto de 2018 apuntan a un crecimiento de en torno al 2,8% sustentado en el dinamismo de la demanda interna, si bien la ralentización en el crecimiento respondería a «la menor contribución del sector exterior y al impacto del encarecimiento del petróleo».

Coyuntura regional

Por lo que se refiere a Castilla y León, en el primer trimestre de 2018 su PIB ha crecido en términos intertrimestrales un 0,9%, situándose la tasa de variación interanual en el 2,9% (0,1 puntos porcentuales por encima de la estimada en el trimestre anterior), en línea con el crecimiento registrado por la economía española.

La aportación al crecimiento regional del sector exterior ha sido de 0,3 puntos porcentuales, la primera contribución positiva desde mediados de 2016, debido al moderado crecimiento de las importaciones (0,2%) y al mantenimiento del aumento de las exportaciones (0,5%).

Por su parte, la demanda interna ha aportado 2,6 puntos porcentuales al crecimiento del PIB, 0,7 puntos porcentuales menos que en el último trimestre de 2017, motivado por la contención del crecimiento del consumo de las Administraciones Públicas (-0,1%) y de la inversión en bienes de equipo (3,5%), de acuerdo con el informe presentado este martes.

El crecimiento de la inversión en construcción se ha mantenido en el 5,6%, mientras que el consumo de los hogares ha crecido un 2,8%, una décima más que en el cuarto trimestre de 2017.

Desde la óptica de la oferta, el sector agrario ha crecido a una tasa del 12,2% (-11,0% en el trimestre previo), mientras que en el resto de sectores se han registrado aumentos que oscilan entre el 0,4% de la industria y el 3,2% del sector servicios.

En lo referente al mercado de trabajo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), el número de ocupados ha disminuido en términos interanuales un 0,1 por ciento (-0,7 en el trimestre anterior), mientras que las afiliaciones a la Seguridad Social han continuado aumentando a un ritmo cercano al 2%.

Esta ligera reducción del empleo responde fundamentalmente «al descenso en el sector servicios, así como a la disminución en el número de ocupados a tiempo completo y en el número de trabajadores por cuenta propia«. Por su parte, el número de parados ha disminuido un 9,5%, en tanto que la población activa se ha reducido en un 1,5%. Así, la tasa de paro se ha situado en el 13,9% (16,7 en España).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos