Las consejeras del Ibex cobran la mitad que los consejeros

Las consejeras del Ibex cobran la mitad que los consejeros

La brecha salarial se dispara al 62% porque sólo en 4 de las 35 grandes empresas las mujeres ocupan puestos ejecutivos

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres es una realidad en prácticamente todos los niveles y buena prueba de ello son las retribuciones en los Consejos de Administración de las grandes empresas. En el Ibex, el promedio de las remuneraciones de las consejeras es un 62% inferior al de los consejeros. Es decir, que las mujeres cobran menos de la mitad que los hombres, refiriéndonos siempre al promedio aritmético.

Aunque no en todas las empresas es así. Por ejemplo, en el Banco Santander, las consejeras ganan un 56% más que los hombres (en promedio), y en Bankinter, un 99% más debido al peso que tienen los sueldos de las máximas ejecutivas de ambas entidades financieras, Ana Botín, presidenta del Santander, y María Dolores Dancausa,consejera delegada de Bankinter. Pero estas son las dos únicas empresas donde ganan más las mujeres. La gran diferencia salarial entre géneros en el Ibex no se debe a que las empresas paguen diferente en función del sexo, sino que obedece a que muy pocas mujeres ocupan los puestos más elevados.

Por el contrario, en Merlin Properties las consejeras perciben un 95% menos y en Naturgy cobranm en promedio un 89%, auqnue es cierto que en esta última pesa mucho la indemnización a a su anterior presidente Rafael Villaseca. En Inditex, la diferencia es de un 85% a favor de los consejeros debido al sueldo de su presidente ejecutivo Pablo Isla –casi 9,5 millones de euros–. En Acciona, ACS, Amadeus, Ferrovial, Grifols y Telefónica, la brecha salarial entre los consejeros es superior al 80% en detrimento de las mujeres.

Ficha técnica:

Para elaborar el cuadro se han tomado las remuneraciones enviadas a la CNMV de esa sociedad, no del grupo, sin incluir los planes de ahorro y calculando el promedio en función del tiempo que se ha permanecido en el Consejo

Los datos incluyen a todos los consejeros sean ejecutivos o no porque el componente que refleja de forma más palpable que no existe igualdad de género es el número de consejeras ejecutivas que hay en cada sociedad –y no tienen por qué ser presidentas o consejeras delegadas–. De las 35 empresas del Ibex, sólo en cuatro hay alguna mujer como consejera ejecutiva. Y en cada una de las cuatro (Banco Santander, Bankinter, Banco Sabadell e Indra) sólo hay una ejecutiva, y sólo en las dos primeras ellas dirigen la compañía.

Menos sillones

Tampoco se alcanza un reparto equitativo en los sillones del Consejo, sin entrar ya en si son ejecutivos o no. En Técnicas Reunidas representan sólo el 7%; en Naturgy, el 8%; y en Meliá Hoteles, el 9%. Donde más mujeres hay en el Consejo de Administración es en Siemens, donde ocupan el 38% de los puestos pero ninguna es ejecutiva y con una brecha retributiva del 49%. El Código de la CNMV establece una recomendación para que el año que viene se llegue, al menos, al 30% de mujeres en los Consejos. En la actualidad, sólo un tercio del Ibex cumple esta condición.

La brecha salarial por género sigue existiendo incluso si se prescinde de los ejecutivos. En este caso, las consejeras perciben en promedio un 22% menos que los hombres. Una de las razones es que las retribuciones y las dietas varían según las comisiones a las que se pertenezca y habitualmente son las comisiones de auditoría las mejor remuneradas, donde las mujeres no están muy presentes. No obstante, dice mucho de cómo está la situación retributiva de las mujeres que esa brecha del 22% sea la misma que sufren las trabajadoras en general (22,35%) según la Encuesta Salarial del INE. La Comisión Europea estima que las mujeres españolas ganan un 14,2% menos que los hombres y CEOE –tras ajustarla teniendo en cuenta la edad, antigüedad, nivel de educación, jornada laboral, sectores o tipo de educación– sitúa la diferencia en el 12,2%. El presidente de la patronal asegura que la brecha salarial se debe a «elementos que son exógenos al mundo de la empresa» y asegura que «el objetivo de los empresarios españoles es brecha salarial cero. Eso sí, no hay fecha para cumplirlo.

.