Las centrales térmicas fueron la tercera fuente de energía en 2017

Central térmica de Velilla del Río Carrión, Palencia/José Carlos Díez
Central térmica de Velilla del Río Carrión, Palencia / José Carlos Díez

La región ha pasado de 17 explotaciones con 2.000 mineros, a contar con cuatro minas que emplean a menos de 400 personas

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

La generación de energía eléctrica con carbón creció en 2017 el 3,1% en España con respecto al año anterior. En el pasado ejercicio, según datos de Red Eléctrica, el 17,4% de la electricidad se produjo con mineral, lo que colocó a las centrales térmicas como la tercera fuente de generación, por detrás de las nucleares (22,6%) y de los parques eólicos (19,2%). Pese a ese aumento de participación del carbón en la generación, la mayor parte de ese mineral utilizado es de importación, más del 85% según la patronal Carbunión, lo que deja una mínima cuota para el carbón autóctono localizado en la proximidad de las centrales térmicas.

En su intervención el pasado mes en la Eurocámara, dentro de la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición, Pilar del Olmo presentó una radiografía de los 83 municipios de la comunidad donde tradicionalmente se ha concentrado la actividad extractiva, que se ubican en las provincias de León y Palencia, ocupan 8.700 kilómetros cuadrados de extensión y agrupan a más de 110.000 habitantes, cerca del 4,5% de la población de Castilla y León.

Enclavados en zonas rurales y de difícil orografía, presentan una baja densidad demográfica –doce habitantes por kilómetro cuadrado frente a 26 de la media autonómica– y una elevada dispersión –44 de los 83 municipios tienen menos de 500 vecinos–. En la última década han perdido el 11% de su población –cuando en la comunidad esa disminución ha sido del 1,5%– por el envejecimiento y, fundamentalmente, el saldo migratorio negativo.

Desde la Decisión 2010/787/UE, que solo permite la supervivencia de la minería competitiva a partir de 2019, la región ha pasado de contar con más de 17 explotaciones activas que generaban 2.000 puestos de trabajo directos, a cuatro minas que emplean en la actualidad a menos de 400 personas. El 35% de los establecimientos comerciales de esa área han cerrado en la última década.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos