Fine acusa a la banca de «romper» a sus trabajadores con la «falsa excusa» de la digitalización

Los portavoces del sindicato Fine Miguel Ángel Rodríguez Castellanos (Asuntos Jurídicos), Luis José Rodríguez Alfayate (presidente) y José Manuel García DIego (Estudios)/Á. B.
Los portavoces del sindicato Fine Miguel Ángel Rodríguez Castellanos (Asuntos Jurídicos), Luis José Rodríguez Alfayate (presidente) y José Manuel García DIego (Estudios) / Á. B.

El sindicato denuncia la realización de horas extras sin cobrar y el incremento de las bajas por estrés

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

La banca ha recortado entre 2008 y 2016 más de 84.000 empleos, una caída superior al 30%, que ha seguido incrementándose con cerca de tres mil más durante 2017. Este tijeretazo, que supone una pérdida de unos 50.000 empleos más de los que se crearon durante la época del ladrillo (1997-2007), según explican desde el sindicato Fine, se justifica ahora por parte del secor financiero en el auge de la digitalización. «Lo cierto es que los clientes que utilizan la banca digital apenas llegan al 5%, mientras que los trabajadores se rompen sometidos a unas presiones que no les dejan más opciones que realizar horas extraordinarias sin cobrar o terminar en los dispensarios de salud pidiendo ayuda y cayendo de baja por estrés», señalaron desde Fine.

«Despedir a los trabajadores –ha manifestado Luis José Rodríguez Alfayate, presidente de Fine–, ha sido la mejor inversión de la banca». Un sector que «ha retrocedido 35 años desde la óptica de la responsabilidad social, con aumentos ilegales de la jornada laboral, judicialización tanto de las relaciones laborales como con los clientes, restricción de la competencia por la desaparición de entidades y una carrera por cerrar oficinas que está mermando la accesibilidad a los servicios financieros hasta la exclusión en el mundo rural».

Según han recordado, el 77% de los municipios de Castilla y León ya carecen de sucursal (en el conjunto de España es el 50%), lo que deja al 14%de la población sin oficina bancaria (2,4% en todo el país). En la comunidad autónoma, entre los años 2010 y 2016, han desaparecido 734 sucursales, de las que 519 eran de las antiguas cajas y 215, de bancos. La cifra representa el 30% de las que había, según las cifras aportadas por los representantes de la Federación Fuerza Independencia y Empleo.

El informe ‘Empleo poscrisis en la banca española’ presentado por Fine, el sindicato independiente más grande del sector financiero, con 30.000 afiliados, pone de manifiesto que los bancos «gestionan ahora en sus balances, con datos de julio de 2017, el 327% más de negocio que al comienzo de la fase expansiva de la economía española, con una plantilla de 53.000 trabajadores menos».

En el sector financiero español han desaparecido 83 entidades (el 44%) y los cinco mayores bancos acaparan el 62%del negocio (frente al 31% en el caso de Alemania, donde sigue habiendo cajas de ahorros, según han recordado). José Manuel García Diego, responsable de Estudios de Fine, ha resaltado que entre 1997 y 2016 cada trabajador ha pasado de gestionar 3,2 millones a 13,7, un aumento de productividad del 428% que se ha conseguido «no mediante el uso de la tecnología sino ‘a la española’, es decir, metiendo horas sin cobrarlas». «Los trabajadores que no fueron despedidos se han visto abocados a prolongaciones de jornada salvajes, en muchos casos ante el temor a formar parte de la lista de bajas», ha expuesto.

Según han explicado, mientras los bancos exhiben «informes realizados ‘ad hoc’ que sostienen que la oficina atendida está siendo sustituida por las ‘tablets’, en realidad el cliente no puede efectuar de forma remota las mismas operaciones que hace de forma presencial». «Consultar saldos de las cuentas, la actividad principal de los usuarios de banca digital, no puede ser considerado un servicio o producto de consumo alternativo porque nadie acude ya a su oficina para consultar el saldo».

Mientras, según el INE «comprar o vender acciones y fondos por Internet es algo que solo hace el 5,20% de los españoles y formalizar un préstamo, un crédito uotros productos financieros, el 2,04%».

 

Fotos

Vídeos