Los castellanos y leoneses, los que más apuestan por los depósitos bancarios

Una persona extrae dinero en efectivo de un cajero automático./Y. K.-Reuters
Una persona extrae dinero en efectivo de un cajero automático. / Y. K.-Reuters

Uno de cada tres ahorradores de la región elige las vías digitales para contratar este tipo de productos financieros

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

Muchas son las opciones para rentabilizar el ahorro. La más común son los depósitos bancarios, productos financieros que consisten en que el cliente pone una cantidad de dinero a disposición de una entidad (banco, caja o cooperativa de crédito) para que esta lo custodie y se lo reintegre con intereses, pasado el periodo de tiempo pactado. Tras ese periodo, la entidad le devuelve el importe que ha aportado, además de la cantidad que han generado los intereses que se aplican sobre él. Con este tipo de inversiones el usuario decide cuánto dinero quiere invertir y el plazo de tiempo en el que quiere hacerlo.

Los depósitos bancarios han sido tradicionalmente la opción de ahorro más elegida por los españoles –representan, no en vano, más de la tercera parte de los activos financieros de las familias–, aunque en los últimos años la baja rentabilidad que ofrecen las entidades financieras están motivando el traspaso de estos activos a otros productos más atractivos para el ahorrador. Por ejemplo, las gestoras de fondos están incrementando su aceptación entra las familias españolas a la hora de pensar en el ahorro y ya suponen el 14% del total, una cifra que ha superado su nivel histórico anterior a la crisis, según explica el estudio.

Pero, a pesar de la bajada del predominio de los depósitos como forma de ahorro en el conjunto del país, hay una comunidad en la que aún se mantienen con fuerza: Castilla y León. De hecho, es la región donde este tipo de producto financiero cuenta con mayor grado de aceptación entre los ahorradores, ya que es el elegido por el 45,7% de sus habitantes. La implantación de los depósitos en la comunidad es así seis puntos más alta que la que se sigue en la media nacional. Baleares es la comunidad en la que menos se apuesta por los depósitos como manera de ahorro.

Los depósitos son productos con poco riesgo pero que ofrecen una rentabilidad baja con respecto a otras opciones más riesgosas disponibles en el mercado. Aunque la mentalidad del ahorrador evoluciona hacia opciones con mayor rentabilidad, todavía el 38% de los castellanos y leoneses valora más no arriesgar su dinero en lugar de obtener más rentabilidad por él, reza el estudio.

El informe de Rastreator, centrado en la evolución de los depósitos, también analiza la incidencia de la digitalización en la forma de informarse sobre ellos y de contratarlos.

Modelos de información

Y aquí, de nuevo, hay diferencias entre la tendencia nacional y lo que ocurre en Castilla y León. Mientras en el conjunto del país los ahorradores prefieren, en su mayoría, acudir a la oficina bancaria para asesorarse sobre las condiciones de los depósitos, entre los castellanos y leoneses la opción más elegida es a través de Internet. De hecho, el 30,5% de los ahorradores recurre a la vía ‘on-line’ para obtener información acerca del depósito que desea contratar. Este porcentaje sitúa a la región como la tercera comunidad autónoma de España que más se asesora a través de la web, solo por detrás de Castilla-La Mancha y Galicia, donde el porcentaje es del 35% y del 31%, respectivamente. Además, se sitúa cinco puntos y medio por encima de la media nacional, que es del 25%.

La segunda vía de información más utilizada en Castilla y León es la física, ya que el 25,7% de los ahorradores de la región optan por acudir a una oficina bancaria para asesorarse. Este porcentaje es el más bajo del país y se sitúa siete puntos y medio por debajo de la media nacional. No hay que olvidar que Castilla y León es la comunidad con mayor volumen y porcentaje de población sin acceso a una oficina bancaria en su propio municipio.

Otras opciones para resolver las dudas acerca de los depósitos bancarios son los comparadores de productos financieros, elegidos por el 19% de los habitantes de la región, y el asesoramiento a través de amigos, familiares y conocidos, vía elegida por el 12,4% de los ahorradores.

Pero la digitalización no solo ha llegado como vía de información. Cada vez son más los que eligen una manera ‘on-line’ no ya para asesorarse sobre las opciones de ahorro y las condiciones de cada método, sino para contratar, directamente, el depósito. A pesar de que el 68,6% de los habitantes de la región aún contrata los depósitos acudiendo a las propias sucursales bancarias, el volumen de usuarios que opta por contratarlo a través de la página web alcanza ya el 23,4%. A esta vía digital hay que sumarle el 7,6% de clientes que contratan sus depósitos a través de una aplicación móvil. El crecimiento de la contratación a través de medios digitales puede explicarse porque las entidades bancarias suelen ofrecer una rentabilidad algo más elevada si se formalizan mediante esta vía.

«Aunque el banco sigue siendo el canal predominante a la hora de informarse y contratar depósitos, la complejidad del mercado financiero ha propiciado la inquietud de los ciudadanos de Castilla y León por indagar un poco más y utilizar diferentes fuentes», afirma el CEO de Rastreator, Fernando Summers.

 

Fotos

Vídeos