Amor critica que la ayuda a parados de larga duración excluya a los autónomos

Lorenzo Amor, Soraya Mayo y el presidente del colegio de Licenciados en Deportes. /
Lorenzo Amor, Soraya Mayo y el presidente del colegio de Licenciados en Deportes.

Soraya Mayo reclama la participación de los trabajadores por cuenta propia en los encuentros del Diálogo Social en Castilla y León

JULIO G. CALZADA

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor, quien ha acudido a Valladolid para mantener un almuerzo con el presidente de la Sociedad de Garantías Recíprocas de España, José Rolando Álvarez, ha aprovechado un acto menor de su agrupación en la comunidad autónoma, la firma de un convenio con el Colegio de Licenciados en Educación Física y Deporte, para lanzar toda su artillería crítica contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy, el resto de formaciones políticas parlamentarias y los agentes sociales, tanto empresarios como organizaciones sindicales. Lorenzo Amor ha mostrado su malestar por el hecho de que que los trabajadores por cuenta propia «un colectivo con dos millones y medio de personas que ni son patronos, ni son asalariados» ha precisado, vuelvan a quedar fuera de una ayuda prevista para los desempleados de larga duración con cargas familiares. El presidente de ATA ha atribuido esta circunstancia al mantenimiento de unos fórmulas para el Diáloso Social que ha calificado de «arcaico» y que convierte en «mudo» al colectivo del que es representante.

«Los autónomos vuelven a sufrir de nuevo discriminación y las administraciones, los políticos, los sindicatos y la patronal les vuelven a situar como ciudadanos de segunda división al quedar fuera de esta ayuda», ha argumentado el presiente de ATA. Amor ha recordado que no es la primera ocasión en la que se produce esta discriminación, ya que hace años también se negó a los trabajadores autónomos en paro el acceso al Plan Prepara, que suponía una paga de 426 euros, y «si ya es difícil para un autónomo cobrar el paro después de haber cotizado, ya que más del 60% de las solicitudes se deniegan, ahora será imposible acceder a esta ayuda para parados de larga duración», ha resaltado. «Cuando se toman medidas sociales las administraciones, patronal y sindicatos se olvidan de 2,5 millones de personas que no son ni patrón ni obrero, esa es la división que todos hacen en España» ha lamentado.

Ciudadanos de segunda

En su opinión, decisiones como ésta son las que provocan «desafección» de los ciudadanos hacia los políticos y ha señalado que cuando a veces hablan de regeneración democrática, ésta debería de llegar a las administraciones o las instituciones, por ejemplo.

Amor ha insistido en que un autónomo que lleve dos años parado, «que está arruinado», va a sentir frustración porque se le denegará la ayuda aunque cumpla los requisitos por el hecho de haber cotizado en un régimen diferente de la Seguridad Social y mientras sindicatos, administración y patronal consideran esto como «lógico» esto provoca que haya parte de ciudadanos que se «rebele» ha justificado, ante situaciones que «son injustas» ha razona.

Y no hay diferencias con un gobierno o con otro, la clase política «vive en el siglo pasado» porque, ha reiterado, sólo diferencia entre «patrón u obrero cuando hay 2,5 millones de autónomos que han decidido autoemplearse».

La presidenta regional de ATA, Soraya Mayo ha recalcado por su parte que la exigencia de que el colectivo participe en el Diálogo Social «no es ni frívola ni baladí» porque si estuvieran presentes en las mesas, no hubieran permitido quedar fuera de esas ayudas. Advirtió de que en el futuro uno de cada tres trabajadores lo será por cuenta propia y constató que el colectivo, a pesar de su importancia, «tarda tanto en lograr sus reivindicaciones porque no está donde debe estar por derecho».

Mayo ha adelantado que en Castilla y León se han dado pasos, y recientemente se ha reunido la Mesa del Autónomo, donde se ha ultimado el establecimiento de un registro de asociaciones representativas del sector. Ha apuntado que en enero tiene previsto cerrar con la Junta los «criterios objetivos» para valorar la representatividad de cada organización.

La presidenta de ATA en Castilla y León ha recordado que el mes de noviembre se cerró con 203.200 autónomos en la comunidad, 299 menos que el mes anterior, pero en la comparativa interanula crecieron en 1.913, con un avance del uno por ciento. Mayo ha ofrecido estas cifras para constatar la importancia de este colectivo, que vaticinó, cerrar el año con más de 2.000 activos nuevos respecto a 2013. Precisó no obstante que los sectores de hostelería y construcción cerrarán el ejercicio con cifras negativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos