Crecen los parados que capitalizan el paro en la región mientras flaquean en el conjunto del país

Una mujer atiende a un cliente en una panadería./
Una mujer atiende a un cliente en una panadería.

UPTA de Castilla y León lamenta que «el periodo de cobro de la prestación cada vez es más reducido para los nuevos desempleados»

Á. BLANCOvalladolid

El número de personas que en el pasado mes de mayo perdieron su empleo y optaron por capitalizar la prestación para iniciar una actividad económica como trabajadores autónomos fue de 7.233, con una variación negativa del 13,6% (983 personas menos) con respecto a 2013. Mientras en el conjunto de España, tanto en abril como en mayo, las variaciones interanuales han sido negativas por primera vez en muchos meses, en Castilla y León la 'tentación' de converirse en emprendedor no pierde fuelle.

Según los datos facilitados por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Castilla y León (UPTA), procedentes del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe), en mayo capitalizaron la prestación para establecerse como autónomos 395 castellanos y leoneses, cifra que supone una variación positiva del 6,5% (24 personas más) con respecto al registro del mismo mes del año anterior.

"Este dato demuestra que la medida sigue siendo muy positiva para el colectivo, a pesar de que este sistema de acceso al autoempleo cada vez está más restringido, puesto que la cobertura por desempleo disminuye y las prestaciones capitalizables son cada vez menores", opina la organización de autónomos. Para Manuel Ramos, secretario general de UPTA en Castilla y León, "es necesario tener en cuenta que el periodo mínimo de capitalización son seis meses, mientras que el periodo de cobro de la prestación cada vez es más reducido para los nuevos desempleados con derecho a prestación".

Durante los cinco primeros meses del año 2014 son ya 2.062 personas las que han hecho uso de esta medida en Castilla y León, lo que augura que podría haber un dato cercano a los 3.000, de nuevas altas en la capitalización, a finales de este año.

Del conjunto de desempleados que accedieron en mayo, un 35,9% capitalizó solo los pagos de las cuotas de las a la Seguridad Social; un 64,1% lo hizo a través de capitalización parcial de la prestación y ninguno lo hizo a través de la capitalización total.

De entre quienes optaron por el pago único en la comunidad durante en el mes de mayo del 2014, los trabajadores autónomos representaron el 96,8% de los beneficiarios; frente al 0,5% de los socios de cooperativas; el 2,2% de sociedades laborales y el 0,5% en entidades mercantiles. Todo ello demuestra, para Manuel Ramos, que el trabajo autónomo sigue siendo el modelo hegemónico de emprendimiento en la región de Castilla y León.

En un análisis sobre la distribución por tramos de edad se observa que del total de trabajadores autónomos que percibieron algún pago procedente de la capitalización del desempleo durante 2014, el segmento que más se ha beneficiado ha sido el de los 35 a los 39 años. Este colectivo representa el 24,4% de los destinatarios totales de la medida (27.829 autónomos en España). Después van los que comprenden desde los 40 a los 44 años, que ha supuesto el 22,4% (25.457 autónomos). El segmento de los menores de 30 años registró el 6,3% (7.197 autónomos). Por género, los hombres son los que registraron un mayor porcentaje de los beneficiarios, con un 72,6%, frente al 27,4% de las mujeres.

 

Fotos

Vídeos