Nicola Kuhn confirma las expectativas tras superar con solvencia la primera ronda

Nicola Kuhn se dispone a golpear la pelota en la pista central de El Espinar. /Pedro L. Merino
Nicola Kuhn se dispone a golpear la pelota en la pista central de El Espinar. / Pedro L. Merino

El quinto cabeza de serie vence al colombiano Barrientos, de la previa, y Carlos Boluda sigue adelante

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Nicola Kuhn no dio pie a la sorpresa en su debut en el Open Castilla y León-Villa de El Espinar. El español, quinto cabeza de serie, derrotó ayer en dos mandas (6-4 y 6-3) al colombiano Nicolás Barrientos y se medirá en octavos de final al ucraniano Ilya Marchenko, que ganó por segunda tarde consecutiva y apeó del camino al holandés Scott Griekspoor –hermano del segundo cabeza de serie, Tallon– por 7-6 y 6-4. La otra victoria española del día la firmó Carlos Boluda, que eliminó al brasileño Orlando Luz tras imponerse en dos tie-breaks (7-6 y 7-6); el segundo, especialmente apretado, terminó 11-9 en el episodio más emocionante que vivió el complejo espinariego en toda la jornada.

Kuhn resolvió una apretada primera maga y tomó pronto la iniciativa en la segunda con un break en su primer juego al resto que acabaría siendo decisivo. Seguro con su saque, el español cerró el último turno de la pista central con una sonrisa. Antes, la principal pista espinariega vio caer a dos españoles. Greard Granolles cedió ante el portugués Fred Gil (7-6 y 6-4) e Íñigo Cervantes se despidió ante el ruso Konstantin Kravchuk (3-6, 6-1 y 7-6). Especial mérito tiene el guipuzcoano –llegó a ser número 56 del mundo– que compitió hasta el final en una pista que no se adapta a su perfil y sigue trabajando tras muchos problemas de lesiones.

Los principales candidatos en escena superaron la primera traba. El francés Constant Lestienne, número tres del cuadro, se deshizo sin apuros del italiano Alessandro Bega (6-4 y 6-1). El también italiano Matteo Viola, número seis, hizo lo propio con el brasileño Felipe Meligeni (6-2 y 6-1). El ruso Pavel Kotov derrotó en un duelo igualado al francés Matteo Martineau (3-6, 6-3 y 7-5) y el alemán Tobias Simon echó al cabeza de serie número 16, el bosnio Aldin Setkic, por 7-5 y 6-4.

Hoy se conocerán el resto de clasificados para los octavos de final masculinos. Debutarán el número uno del cuadro, el esloveno Blaz Rola, ante el prometedor ruso Kravchuk. También el segundo, Tallon Griekspoor, que pondrá a prueba a Boluda. Así como el cuarto, Andrea Arnaboldi o su compatriota Luca Vanni, séptimo favorito y ganador en 2016.

Ayer se completó y arrancó el cuadro femenino. Las dos pistas Río Moros del complejo espinariego resolvieron los seis duelos de la fase previa. Lograron el pase al cuadro final del torneo la china Shuo Feng, las argentinas Eugenia Ganga y Julieta Estable y las españolas Lucía Cortez, Ainhoa Atucha y Almudena Sanz Llaneza. El cuadro final arrancó con tres partidos de dieciseisavos, con presencia española y desigual suerte. Julia Payola cedió en tres sets ante la australiana Alexandra Bozovic (6-3, 1-6 y 6-2). Mientras, la catalana María Bassols, con un perfil de tierra batida, cedió ante la rusa Olga Doroshina (6-2 y 6-3). La única española que logró el pase a octavos fue Ángeles Moreno Barranquero, que derrotó a la búlgara Dia Evtimova (6-4 y 7-5).

El torneo espinariego pone hoy en liza a las principales candidatas a llevarse la quinta edición del ITF 25.000. Desde la holandesa Arantxa Rus, primera favorita, a la cántabra de origen moldavo Cristina Bucsa, la número dos. La búlgara Elitsa Kostova, la polaca Ursula Radwanska o la española Nuria Parrizas, que se desenvuelve muy bien en pistas rápidas, tendrán mucho que decir durante la semana.