Rugby

El VRAC gana su octava Supercopa

La plantilla del Quesos posa con el trofeo. /Carlos Espeso
La plantilla del Quesos posa con el trofeo. / Carlos Espeso

El Quesos Entrepinares derrota al Lexus Alcobendas en un partido en el que se mostró más rodado

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

El VRAC Quesos Entrepinares inicia la temporada de la misma manera en la que finalizó la pasada, ganando un título. Su octava Supercopa, lo que le convierte de largo en el equipo que más veces cuenta con este trofeo en sus vitrinas. Aunque fue un partido en el que se comprobó que ambos conjuntos todavía necesitan rodaje para dar lo mejor de sí. Eso sí, el cuadro vallisoletano se mostró más acertado que un Lexus Alcobendas que no dio la talla, sobre todo en el inicio de la segunda mitad, donde estuvo a merced de los hombres de Diego Merino durante muchos minutos.

Las cosas no empezaron bien para el conjunto vallisoletano. Un golpe de castigo cometido por los locales fue aprovechado por el conjunto madrileño, por su apertura Brad Linklater, que adelantaba a los visitantes en el primer minuto de juego.

A los hombres de Diego Merino les costó reaccionar. Tenían balón, pero no conseguían superar la defensa de un Alcobendas que sufría en exceso con sus saques laterales. En la primera ocasión en el ataque local movió el balón con criterio llegó la marca azulona. El oval le llega a Guillo Mateu, que sale como un cohete por la banda y habilita a Bell para que logre el primer ensayo del encuentro. Los vallisoletanos se ponían por delante (5-3).

Griffiths, que erró la transformación del adicional, se sacó la espinita sumando los tres puntos de un golpe de castigo (8-3). El Quesos controlaba las operaciones y pisaba más campo madrileño que su rival el vallisoletano. De nuevo incrementó su renta con el pide del '12' azulón. 11-3.

33 VRAC

Calzón, Miejimolle, Bartoloni, Casañas, Albertario, Gavidi, Vélez, Basso, Bay, Taibo, De la Lastra, Griffiths, Álex Alonso, Guillo Mateu y Bell. También jugaron Alberto Blanco, Sthor, Papa, Pablo Gil, Pablo César Gutiérrez, Pirez y Carlos Valentín-Gamazo.

18 Alcobendas

Villegas, Marrón, Joaquín Domínguez, Cabrera, Tapili, Villanueva, Proto, Bast, Munilla, Linklater, Paz, Iñaki Mateu, Cherr, Londoño y Stewart. También jugaron Ovejero, Guillermo Domínguez, Barrionuevo, Newton, Semple, Carlos Rodríguez y Williams.

Marcador
0-3 (m. 1) Golpe de castigo que transforma Linklater. 5-3 (m. 11) Ensayo de Bell. 8-3 (m. 17) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 11-3 (m, 27) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 11-8 (m. 29) Ensayo de Villanueva. 14-8 (m. 37) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 14-11 (m. 40) Golpe de castigo que transforma Iñaki Mateu. 17-11 (m. 43) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 20-11 (m. 48) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 25-11 (m. 57) Ensayo de Guillo Mateu. 28-11 (m. 61) Golpe de castigo que transforma Griffiths. 33-11 (m. 65) Ensayo de Bay. 33-18 (m. 73) Ensayo de Ovejero que pasa Linklater.
Árbitro
David Castro. Mostró cartulina amarilla al loca Alberto Blanco y al visitante Stewart.

Pero el Lexus Alcobendas reaccionó bien y una acción de potencia de su delantera finalizó con el ensayo de Iñaki Villanueva. La renta vallisoletana se acortaba hasta el 11-8 a la media hora de juego.

Linklater tuvo la opción de igualar la contienda, pero su lanzamiento a palos, con la ayuda del viento, se quedo cortó. En ese duelo de francotiradores, Griffiths sí que acertó con el golpe de castigo. Logró los tres puntos con cierta fortuna, ya que el balón pasó entre los palos tras pegar en el travesaño. Los locales mandaban por 14-8, pero Iñaki Mateu logró reducir la diferencia con otro golpe de castigo. Con 14-11 se llegaba la final de los primeros cuarenta minutos. Todo por decidir en la segunda mitad.

Nada más empezar la segunda mitad, Griffiths demostró que seguía a lo suyo y volvió a acertar con dos golpes de castigo casi consecutivos. 20-11, la máxima renta local hasta ese momento y el Alcobendas además se quedaba diez minutos con un jugador menos por la cartulina amarilla que vio Stewart.

Eran diez minutos perfectos para romper el partido y encauzar el primer título de temporada. Y tras una larga jugada de ataque quesero, Guillo Mateu obtenía el segundo ensayo para los vallisoletanos (25-11, m. 57).

El Quesos Entrepinares incluso incrementó la renta, no podía ser de otra manera, por medio de Griffiths, que de nuevo pasó entre los palos otro golpe de castigo (28-11).

Una buena acción de melé del VRAC finiquitada por Bay con un ensayo que dejaba el partido más que decidido con un 33-11. Y es que el Alcobendas hasta ese momento no había logrado anotar en la segunda parte, pero lo buscó en los momentos finales la remontada. El Quesos se quedaba con uno menos por la cartulina amarilla que vio Alberto Blanco. Y el Alcobendas aprovechó esa superioridad numérica para acortar diferencias por medio de una marca de Ovejero, que transformó Linklater (33-18).

El marcador ya no se movería. El VRAC se proclamaba de nuevo supercampeón del rugby español.