Rugby

Valladolid vuelve a dividirse entre queseros y chamizos

Juan Ramos y Juan Carlos Pérez, capitán y técnico de El Salvador, y Diego Merino y Álvaro Ferrández, entrenador y capitan del Quesos, en la rueda de prensa. /G. Villamil
Juan Ramos y Juan Carlos Pérez, capitán y técnico de El Salvador, y Diego Merino y Álvaro Ferrández, entrenador y capitan del Quesos, en la rueda de prensa. / G. Villamil

El VRAC parte como principal favorito, mientras El Salvador apela a una nueva sorpresa en Zorrilla

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

VRAC Quesos Entrepinares y SilverStorm El Salvador determinarán este sábado el título de campeón de Liga en el escenario el estadio Zorrilla (sábado, 18:00 h.), ya todo un referente del rugby nacional. Y es que estos dos equipos, Quesos y El Salvador se están acostumbrado a dividir a los vecinos vallisoletanos, ya sean aficionados o no al deporte del oval, entre queseros y chamizos, entre azulones o blanquinegros, y sobre todo, a dirimir los trofeos en grandes escenarios. Si hace un mes fue la Copa del Rey en el Ciutat de Valencia, esta vez es el título de Liga en el estadio Zorrilla.

Los capitanes y los técnicos de ambos equipos ofrecieron su ya tradicional rueda de prensa para visibilizar aún más si cabe esta gran final. Y desde luego, a estas alturas de temporada, después de meses entrenando en el mismo césped de Pepe Rojo, de tres enfrentamientos directos, de conocerse hasta la saciedad, no caben muchas sorpresas por parte de uno y otro conjunto.

Las tres últimas finales de Copa tuvieron resultados completamente diferentes. En la de 2016, el Quesos era favorito y El Salvador sorprendió. En la de 2017, nuevamente en Zorrilla, el SilverStorm pretendía repetir y el forastero Santboiana le amargó la final, y en esta última en Valencia, el VRAC impuso su condición de favorito ante el eterno rival.

Por eso mismo, ambos conjuntos son conscientes de la importancia del aspecto emocional y de mentalidad a la hora de afrontar un partido de estas características.

Rematar o cambiar

Así, Diego Merino, técnico del Quesos, no dudaba en afirmar que «será complicado ofrecer novedades, creo que se seguirá la tónica de los últimos derbis», mientras su rival, Juan Carlos Pérez reconocía que «el favorito es el VRAC, que ha acabado primero en la liga regular. Es difícil sorprender al rival después de toda una temporada, pero confío en que lo único que cambie sea el resultado».

Respecto al público que acuda a Zorrilla, ambos técnicos consideraron que con una semana tan solo para vender el producto, la cifras que se manejan en torno a los más de 15.000 aficionados en las gradas es un número más que respetable. No es la vorágine de la Copa, pero demuestra que la plataforma RugbYA tiene capacidad organizativa para este tipo de eventos y que la afición vallisoletana responde a la llamada.

Ganar antes que agradar

En lo que sí que se manifestaron completamente de acuerdo Diego Merino y Juan Carlos Pérez es en que una final hay que ganarla. En los anteriores encuentros con título en juego, precisamente fue el espectáculo el que se resintió ya que se juegan todo a ochenta minutos y prefieren evitar errores que arriesgar en busca de un rugby bonito y atractivo. «Las finales se juegan para ganarlas y quizás el espectáculo se resiente porque los partidos se vuelven más tácticos», comentó Merino, mientras el técnico del Chami reconoció que «aunque las apuestas de juego son diferentes, no cabe duda de que nadie quiere correr riesgos en una final porque el rival lo va a aprovechar y hay muy poco margen para rectificar».

Pese a que se conocen a la perfección, ninguno de ellos quiso desvelar el quince titular. Juan Carlos Pérez anunció que Graaff, lesionado en semifinales, se encuentra en perfectas condiciones para jugar y lo hará de titular «en un equipo que cree en sus posibilidades y que se ve capacitado para derrotar al Quesos», mientras que Diego Merino descartó a Álvaro Ferrández por lesión y aseguró que «toda su plantilla está mentalizada para hacer de una temporada excelente, una temporada de 10».

Alhambra Nievas dirigirá la final

Una final por el título de liga reúne a los dos mejores equipos de la competición y para un partido estelar, qué menos que un trío arbitral también estelar. Así, la colegiada Alhambra Nievas, una de las mejores árbitros del rugby nacional será la encargada de dirigir el choque entre Quesos Entrepinares y El Salvador de mañana sábado, ayudada en las bandas por otros dos ilustres del arbitraje nacional como son Íñigo Atorrasagasti, que pitó la final de Copa de Valencia, y el veterano y experimentado Pedro Montoya, árbitro de la semifinal entre el Chami y el Alcobendas.

Para Alhambra Nievas será la segunda oportunidad de dirigir un partido en el estadio Zorrilla, ya que también arbitró la mítica final copera del 2016. El partido será televisado en directo por Teledeporte y lo único que le faltará a esta final será el sistema de arbitraje TMO, para visualización de jugadas dudosas, ya que exige un gran número de cámaras.

 

Fotos

Vídeos