Rugby

El SilverStorm derriba la puerta

La defensa madrileña frena el avance del delantero chamizo. /Henar Sastre
La defensa madrileña frena el avance del delantero chamizo. / Henar Sastre

El conjunto blanquinegro es el nuevo líder de la Liga tras vencer con solvencia al Cisneros

JUAN MÉNDEZValladolid

El liderato ya luce en blanco y negro. Permanece en la capital castellana, pero ahora deslumbra desde la orilla contraria. El SilverStorm esquivó las especulaciones y atravesó la frontera para descoser al Cisneros y subirse a la azotea de la tabla, territorio que ayer dejó de ser quesero tras la derrota del eterno rival en Alcobendas.

54 SilverStorm El Salvador

Complutense Cisneros:

31 Cisneros

Espinos, Driollet, Gross, David Lay, González, Hayali, Florea, Del Valle; Calle, Escario, Soriano, McCallum, Pérez, Núñez y Stewart. También jugaron: Lemos, Vallejo, Llanes, Davies, Molina, Cervan, Calvo y Ruiz.

Anotaciones:
7-0 (min. 10): Ensayo de Fifita que transforma Faiva. 14-0 (min. 17): Ensayo de Teu que pasa Faiva. 21-0 (min. 24): Ensayo de Jurado que pasa Faiva. 21-7 (min. 29): Ensayo de Calle que pasa Soriano. 21-12 (min. 34): Ensayo de Hayali. 28-12 (min. 41): Ensayo de Carter que pasa Faiva. 35-12 (min. 47): Ensayo de Carter que pasa Faiva. 35-19 (min. 57): Ensayo de Hayali que pasa Soriano. 35-26 (min. 59): Ensayo de Soriano que pasa él mismo. 42-26 (min. 62): Ensayo de Teu que pasa Faiva. 47-26 (min. 72): Ensayo de Escobar. 47-31 (min. 76): Ensayo de Núñez. 54-31 (min. 78): Ensayo de Harmatiuk que pasa Faiva.
Árbitro:
Fanlo (comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Sione Teu, de El Salvador, y a Lee David Lay, del Complutense Cisneros
Incidencias:
Partido disputado en Pepe Rojo.

El conjunto de Juan Carlos Pérez necesitaba ganar con bonus y esperar al resultado del VRAC para enfundarse el primer puesto. Venció con la solvencia de quien se siente superior desde la primera patada y no lo hizo por una diferencia mayor porque prefirió no abusar de un adversario muy inferior, tanto en músculo como en calidad. Su único lunar residió en ciertas lagunas defensivas que pusieron la alfombra roja a la vanguardia madrileña.

La delantera blanquinegra se disfrazó de tuneladora y fracturó las líneas del Cisneros con la misma autoridad con la que se dejó perforar la última raya con groseros gazapos defensivos, que permitieron al cuadro madrileño estamparle cinco ensayos sonrojantes. Momentos de relajación que El Salvador debe evitar si quiere permanecer en la cima hasta el desenlace, porque en sus próximos envites se topará con argumentos mucho más sólidos que los que presentó ayer el cuadro madrileño en Pepe Rojo.

El equipo de Juan Carlos Pérez disfrutó en ataque y se mostró intermitente en defensa, a veces transparente y otras como si fuera de hormigón. El Chami bailó como quiso entre las camisetas azulonas. Por fuera, con velocidad y tino. Por dentro, como un martillo pilón. A golpe de corneta, con rabia para romper cuanto antes el duelo. El primero en posar el oval fue Fifita, en el medio de los palos, al paso por el minuto 9.

Fácil y sencillo para aplicar la ley del más fuerte. Faiva envió el cuero al otro lado de la tapia y ahí concluyó la batalla. Sí, no hubo para más. 7-0 y una superioridad insultante, que convertía en una quimera cualquier resultado que no fuera el triunfo con bonus del cuadro chamizo. Solo era cuestión de tiempo porque, sobre el césped, la pelea resultaba tan desigual como los kilómetros que separan al rugby del SilverStorm y el Cisneros.

Antes de llegar al descanso, El Salvador partió el marcador con dos nuevos ensayos de Teu y Jurado, que abofetearon el ya maltrecho ánimo del Cisneros. Faiva pateó para poner el 21-0 y abrir el primer momento zen del cuadro castellano. El conjunto madrileño agradeció el pasillo y cruzó en dos ocasiones la frontera blanquinegra para encoger la renta local antes de marcharse al vestuario (21-12).

De vuelta a la caza del bonus, Carter posó el oval en el primer minuto del segundo acto y repitió la gesta en el 47. Al Cisneros le pasaba una apisonadora por encima cada vez que un jugador blanquinegro empuñaba el oval y fijaba la mirada en la última línea. Demasiada potencia para una escuadra visitante, que bastante tenía con mantenerse en pie cada vez que la chispa de la ambición se encendía al otro lado del verde (35-12).

Como en el primer capítulo, el Chami destensó su sistema defensivo y volvió a permitir la carrera hacia el éxito ofensivo del Cisneros, que recortó de nuevo la diferencia gracias al ensayo y la patada de Soriano (35-19) a veinte minutos del desenlace. En esta ocasión, la siesta blanquinegra dibujó los dientes de una sierra y Carter volvió a clavar el oval antes de que Hayali desnudara, por cuarta vez en el partido, las líneas chamizas con el crono en el minuto 74 (42-26).

El SilverStorm ya tenía el botín en la mochila, mientras el VRAC se deshacía con angustia ante el Alcobendas, para mayor gloria de los hinchas blanquinegros, que estallaron al son que marcaba la mítica melé colegial mientras Pablo Pérez imploraba más decibelios desde la banda, a pie de obra.

El choque estaba más que resuelto. La historia del camino hacia el liderato del Chami duró lo que tardó el cuadro castellano en estampar su primer ensayo y colar el oval entre los palos. El resto del encuentro solo sirvió para disfrutar de una plácida mañana de sol y galopadas, en la que el equipo de Juan Carlos Pérez se reencontró con su afición de la mejor manera posible. Antes del epílogo, y para no perder la costumbre, El Salvador recibió un ensayo y anotó dos para abrochar un encuentro sin historia que concluyó con un 54-31, que exhibe la notable diferencia entre un equipo que lucha por el título y otro que lo hace por escapar del infierno. Llega el momento decisivo del curso y El Salvador lo hace mirando a sus oponentes desde las alturas. Tiene en su mano el factor cancha, aunque todavía deberá estabilizar su rugby, sobre todo en defensa, si no quiere que el calcetín se dé la vuelta y exhiba sus costuras. Tiempo tiene para afinar y pelear de nuevo por la gloria liguera.

«Por fin el trabajo da resultados», afirma Pérez

Juan Carlos Pérez no podía ocultar su satisfacción tras la victoria y el liderato de su equipo. El técnico vallisoletano se muestra cauto ante lo que resta de campeonato, pero también exhibe su felicidad porque el trabajo, esta vez, también se ha traducido en éxito deportivo. «Estoy muy satisfecho porque es importante para nosotros sentir que haces las cosas bien y que eso te da resultados. A veces, haces las cosas bien y, sin embargo, no logras el resultado. Ahora somos primeros y eso nos refuerza internamente», confiesa.

En relación al nuevo estatus del Chami, Juan Carlos Pérez prefiere la fórmula cholista del partido a partido. «El equipo está bien, estamos entrenando fenomenal, pero somos conscientes de que todavía queda mucho por delante. Lo que más me gusta es que los jugadores son autocríticos con ellos mismos y saben que después del partido de hoy tenemos que mejorar mucho la defensa», reconoce el técnico. En este sentido, el entrenador blanquinegro no esconde las carencias defensivas que exhibió el Chamim. «Cisneros es un rival que ataca muy bien, pero nos ha hecho muchos puntos. Sabiendo que hemos jugado bien en ataque, también somos conscientes de que hay que mejorar atrás para estar bien cuando vengan los partidos más complicados», continúa. «Nos han hecho ensayos demasiado fáciles. Les hemos dejado jugar y parece que solo reaccionábamos a lo que ellos hacían. Ellos me han gustado mucho en ataque, pero nosotros les hemos dado muchas facilidades, tal vez por relajación, y eso es lo que no podemos permitir».