Rugby

El Quesos, campeón de Liga por novena vez

Los jugadores queseros alzan la copa de campeones de Liga/Rodrigo Jiménez
Los jugadores queseros alzan la copa de campeones de Liga / Rodrigo Jiménez

En una de las mejores finales del siglo, con un espectacular ramillete de ensayos, el Quesos Entrepinares se proclamó campeón de Liga ante un SilverStorm El Salvador que pagó muy caros sus errores

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Quesos Entrepinares se proclamó campeón de liga una vez más, y es la novena en su historia y la tercera consecutiva, después de derrotar al SilverStorm EL Salvador en una de las finales más espectaculares, divertidas y emocionantes de los últimos años. El marcador habla por sí solo. El Quesos se mostró muy superior a su rival a la hora de aprovechar los errores que cometió el Chami, a la hora de defender con orden los arrebatos de El Salvador y a la hora de controlar perfectamente el ritmo del partido. Con una eficacia demoledora, un ataque arrollador y con una velocidad endiablada, el Quesos Entrepinares dejó patente sobre el césped de Pepe Rojo que no tiene rival en la Liga.

Las finales están para ganarlas y en este sentido el Quesos Entrepinares ha demostrado con creces que es un perfecto competidor, con unos jugadores perfectamente mentalizados para minimizar sus errores y aprovechar las debilidades del rival. El Quesos evidenció ante los seis mil espectadores de Pepe Rojo que es el perfecto campeón.

27 SilverStorm El Salvador

Wozniak, Smith, Alvarado, Víctor Sánchez, Walker-Fitton, Teu, Noa, Wainwright, Kerman, Faiva, Escobar, Carter, Fifita, Nuu Júnior, Juan Martínez. También jugaron Tela, Pelayo Ramos, Jurado, Del Hoyo, Harmatiuk, Serrano, De Aguilera y Silva.

39 VRAC Quesos Entrepinares

Francisco Blanco, Miejimolle, Alberto Blanco, Sthör, Albertario, Basso, Gavidi, Paila, Eaton, Dyer, Castiglioni, Griffiths, Gimeno, Mateu, Wessell-Bell. También jugaron De la Lastra, Velez, Gutiérrez, Barnes, Genco, Matoto, Naqali y Gil

Tanteador:
3-0 (min.2), golpe de castigo que pasa Faiva. 3-7 (m.7), ensayo de Gimeno que pasa Griffiths. 6-7 (m.12), golpe de castigo que pasa Faiva. 6-12 (m.24), ensayo de Castiglioni. 6-17 (m.29), ensayo de Wessell-Bell. 13-17 (m.38), ensayo de Walker-Fitton que pasa Faiva -descanso-. 13-24 (m.46), ensayo de Dyer que pasa Griffiths. 13-29 (m.50), ensayo de De la Lastra. 20-29 (m.57), ensayo de Jurado que pasa Faiva. 20-36 (m.63), ensayo de Albertario que pasa Griffiths. 27-36 (m.71), ensayo de Tela que pasa Faiva. 27-39 (m.77), golpe de castigo que pasa Griffiths.
Árbitro
Iñigo Atorrasagasti. Mostró cartulina amarilla a Castiglioni (m.36).
Incidencias:
Lleno absoluto en Pepe Rojo, incluso casi una hora antes de comenzar el encuentro. Alrededor de seis mil espectadores. Excelente tarde y césped en perfectas condiciones.

Comenzó el partido como un tiro. En la primera acción con posesión del Quesos, fueron los del Chami más hábiles, les robaron el oval y provocaron el primer golpe de castigo con apenas un minuto transcurrido. Faiva, frente a palos, no falló y colocó el marcador en ventaja para los chamizos. La reacción fue casi inmediata, porque tras la primera melé, Griffiths se hizo con el oval en el centro del campo, encontró apoyo en Álvar Gimeno y el valenciano se marcó una carrera de casi cincuenta metros para posar tras la línea de marca. Griffiths no desaprovechó la ocasión para dar el mando al Quesos (3-7). Ambos equipos intentaban jugar a la mano, aunque el Quesos evitaba tener el balón en su campo para minimizar los errores, mientras al Chami le costaba superar la defensa quesera y apenas tenía opción de pasar del centro del campo. En una de las escasas acciones chamizas, Faiva volvió a anotar otro golpe de castigo, pero sin duda alguna el ritmo y el partido los dominaba el Quesos. Y así quedó en evidencia con una jugada de manual de los azulones, fijando a la delantera del Chami para abrir el juego hasta el ala Castiglioni y anotar un magnífico ensayo.

Quiso reaccionar el Chami, pero los propios errores le volvieron a condenar. Dos intentos de patadas del joven medio melé Kerman cortados por la defensa quesera propiciaron otra excelente acción de la línea de tres cuartos quesera para que Wessel Bell anotase un nuevo ensayo que ponía en clara ventaja al VRAC (6-17), ya que Griffiths parecía no tener su día y falló tres lanzamientos a palos.

El Chami no veía la manera de reaccionar, pero llegó precisamente con la amarilla que vio Castiglioni en uno de los escasos ataques blanquinegros. Con uno más, el Chami envió el balón a touch a cinco metros de la línea de marca quesera y a partir de ahí inició la jugada que mejores resultados le ha dado. Formar el maull y arrasar al rival con su delantera. Y así fue. Walker Fitton acabó posando el balón pese a la resistencia quesera y Faiva no falló ante palos. Apenas faltaba un minuto para el final del primer tiempo, pero el Chami consciente de su superioridad montó otra jugada precisamente en el ala del sancionado Castiglione para anotar un nuevo ensayo ante el delirio de la grada chamiza. El visionado de la jugada en vídeo decidió la anulación del ensayo debido a un avant en el inicio de la acción. Lo que pudo ser un vuelco en el marcador se quedó en el ajustado 13-17 y todo por decidir tras el descanso. En la última acción Nuu Junior tuvo que abandonar el campo tras un choque con Gavidi y fue sustituido por Tela.

El Quesos mandó por completo en el partido, con una defensa siempre ordenada y un ataque demoledor y tremendamente eficaz

El Chami había cogido velocidad de crucero e inició la segunda mitad, todavía con uno más, como un ciclón, intentando buscar la línea de marca quesera en superioridad. Y a punto estuvieron de conseguir con un maull que avanzó más de veinte metros, pero al final Noa dejó caer el balón y la defensa quesera alejó el peligro. Y de una touch del Chami, un nuevo error de Kerman, al que le vino grande esta final, dejó en bandeja el balón a un listo Gavidi que inició el contragolpe para que Dyer anotase un nuevo ensayo que esta vez Griffiths sí acertó a transformar (13-24). Aún no se había repuesto el Chami de este ensayo cuando un balón que parecía irse fuera fue salvado in extremis por Castiglioni y la jugada posterior pilló completamente deslabazada a la defensa chamiza para, justo al otro lado del campo, De la Lastra, que acaba de entrar en el campo, anotase de nuevo para el VRAC, confirmado por el video, aunque Griffiths tampoco acertó a transformar (13-29). El partido estaba muy abierto porque el Chami estaba obligado a arriesgar y atacar a tumba abierta. Los cambios le dieron un poco de aire a los chamizos y así, de nuevo en una jugada de touch y maull, Jurado logró posar el oval y recortar las diferencias.

Cualquier acción se convertía en un peligro para ambos conjuntos. El Chami se había convertido en el protagonista del encuentro y llevaba el peso del juego, mientras los queseros parecían limitarse a esperar el error para volver a hacer daño. Los chamizos jugaban en campo quesero, pero flotaba en el ambiente que cualquier error volverían a pagarlo caro. Y así volvió a ocurrir por enésima vez. Eaton se hizo con el oval y Albertario logró un nuevo ensayo que dejaba el marcador en un 20-36 muy difícil de superar. Y es que este ensayo quesero había venido precedido de una excelente jugada chamiza que quedó en nada por un mal pase cuando casi se cantaba el ensayo. El golpe moral dejaba al SilverStorm obligado a una épica imposible, pero jaleada por la grada.

Una nueva opción de touch y maull en la línea de 22 dio a los chamizos la oportunidad de reducir diferencias por medio de Tela y que colocaba a falta de diez minutos un marcador de 27-36 que devolvía la emoción al césped y muy especialmente a la hinchada colegial.

Pero el Quesos sacó a relucir su experiencia y su condición de campeón para dormir el partido primero, sumar tres nuevos puntos con un golpe de Griffths y dejar pasar los minutos para alzarse con un merecido título ya que fue mejor que su rival, más efectivo, sin apenas errores a lo largo de los ochenta minutos y demoledor en sus acciones ofensivas. La dinastía quesera continúa.

Suplemento especial