Liga Norte

El Physiorelax Palencia dice adiós al ascenso

Dean placa a Eduardo durante el partido que enfrentó al Physiorelax Palencia con el Salamanca. /A. Q.
Dean placa a Eduardo durante el partido que enfrentó al Physiorelax Palencia con el Salamanca. / A. Q.

Los palentinos se estrellan contra la velocidad del Salamanca, que ocupa la última plaza de 'play-off'

LÍA Z. LORENZO Palencia

Los errores propios, en las transformaciones y en las continuas pérdidas de balón, condenaron a un Physiorelax Palencia que se quedó a un solo paso de jugar el 'play-off' de ascenso. Los morados jugaron al rugby mejor que el ADUS Salamanca, pero terminaron perdiendo ante un equipo charro que supo aprovechar mejor sus armas y quebró la defensa morada con su endiablada velocidad.

30 Physiorelax Palencia

Asier, Hugo, Gete, Fer, Cristian, Mosca, Juan Payo, Juanvi, Cuco, Bartolo, Daude, Martín, Dean, Paco y Walker. También jugaron: Taba, Dujo, Campu, Fortu, Pablito, Heavy, Mario y Jackson.

38 ADUS Salamanca

Jonathan, Javier, Roberto, Daniel, Felísimo, Ernesto, Ismael, Mosquera, Alejandro, Pablo, Julio, Alberto, Diego, Víctor y Diego C. También jugaron: Víctor, Javier, Lucas, Eduardo, Samuel, Juan, Alberto y Cristian.

Marcador.
0-7, (min.5), ensayo de Víctor. 0-14, (min.12), ensayo de Diego. 0-19, (min.20), ensayo de Julio. 5-19, (min. 24), ensayo de Asier. 10-19, (min.29), ensayo de Dean. 15-19, (min.38), ensayo de Juanvi. 15-26, (min.48), ensayo de Víctor. 15-31, (min.55), ensayo de Diego. 20-31, (min.60), ensayo de Martín. 20-38, (min.70), ensayo de Alberto. 25-38, (min.78), ensayo de Dean. 30-38, (min.85), ensayo de Daude.
Incidencias.
Partido correspondiente a la pelea por el tercer y cuarto puesto en las grandes finales de la Liga Norte que se han jugado en La Balastera ante cerca de 700 personas.

Los chicos del Physiorelax Palencia sabían lo que se jugaban y notaron los nervios desde que el oval se puso en juego. Los salmantinos intuyeron los problemas de los palentinos, demasiado blandos en los placajes. La tensión se mascaba sobre el césped mientras que los visitantes destrozaban por el centro a los morados, desconcertados ante la intensidad salmantina. La línea de marca palentina parecía desprotegida ante un equipo charro que confiaban en la rapidez de sus hombres. Diego fue un verdadero quebradero de cabeza para la defensa morada, que concedió el dominio de su campo en los diez primeros minutos. Apenas habían transcurrido cinco minutos cuando Víctor abrió el marcador tras sorprender a los morados por la izquierda. Tras la transformación, los palentinos estaban noqueados. Y los visitantes se dieron cuenta. Diego sacó a relucir su calidad en una bella jugada personal que acabó en el segundo ensayo de la tarde. Los salmantinos no fallaron la transformación y pusieron un preocupante 0-14 en el marcador. A los palentinos no les quedaba otra que apretar los dientes, cerrar la muralla y lanzarse a por un ensayo que volviera a meterlos en el partido. Estuvieron a punto de hacerlo, pero cuando estaban a centímetros de la línea de marca ocurrió la tragedia. El oval salió escupido tras un placaje y cayó en las manos de Julio, que puso la locomotora en marcha para recorrer más de 60 metros y hacer un nuevo ensayo. El golpe fue duro para los locales, pero los salmantinos no lograron la transformación y eso insufló fuerzas a un equipo morado tocado pero no hundido (0-19).

El Physiorelax respiró hondo y se lanzó en tromba a por el ensayo que le diera opciones de volver al partido. Y lo logró por partida doble gracias a los ensayos de Asier y Dean. Bartolo no consiguió la transformación, pero el marcador se ajustaba (10-19). El encuentro se calmó después de la tempestad de la primera media hora, justo cuando Hugo tuvo que retirarse del césped por unas molestias en la rodilla. El Physiorelax tenía que adaptarse para intentar sobrevivir tras frenar la avalancha salmantina. Campu estuvo a punto de conseguir el ensayo tras adelantarse para robar el oval, pero la atenta defensa visitante consiguió placarlo a escasos metros de la línea de marca. A los palentinos se les había escapado una gran oportunidad entre los dedos.

Dos estilos

Pero como el Physiorelax es un equipo que no se rinde nunca, Juanvi logró acercar aún más a los palentinos en el marcador. Su ensayo llegó tras una melé muy cerca de la línea de marca. Ahí terminó una primera parte (15-19) en la que se había visto dos tipos muy diferentes de rugby. Los palentinos, siempre esforzados, trataban de ganar metro a metro; mientras que los salmantinos aprovechaban los errores morados para hacerse con el oval y salir como flechas hacia la línea de marca rival. Precisamente es lo que hizo el salmantino Víctor nada más empezar la segunda mitad. El jugador se escapó tras un autopase para dejar atrás a todos los morados, incapaces de alcanzar al salmantino (15-26). El ensayo cayó como un mazazo en el Physiorelax Palencia, que dominaba el ritmo del partido pero era incapaz de frenar la estrategia salmantina de robo, autopase y carrera. Desconcertados, los morados perdieron de nuevo la posesión para que, tras una jugada embarullada cerca de la línea de marca, Diego hurgara en la herida (15-31). Ese nuevo ensayo dejaba muy tocados a los jugadores locales, que de repente se veían a tres anotaciones de los salmantinos. Porque el rugby de los charros tenía desorientados a los palentinos, que se encuentran más cómodos en el choque y en el cuerpo a cuerpo, algo que los salmantinos evitaron en todo momento.

Precisamente, en esa búsqueda del contacto encontró el Physiorelax Palencia su camino. Una buena jugada de Juanvi terminó con el oval en manos de Martín, que centímetro a centímetro ganó el espacio suficiente para llegar a la línea de marca y anotar un nuevo ensayo (20-31). La victoria seguía lejos, pero los morados habían vuelto a parar la hemorragia que sangraba su defensa.

Pero el partido iba a acabar minutos después, cuando el salmantino Alberto sentenciaba con un ensayo que cerraba el choque cuando apenas quedaban diez minutos por jugar. Luego llegaron los ensayos de Dean y Daude, que pusieron orgullo en la triste derrota del Physiorelax Palencia (30-38).