Rugby

Pepe Rojo apunta al lleno

Santiago Toca, Juan Carlos Pérez, Diego Merino y José María Valentín-Gamazo. /A. Mingueza
Santiago Toca, Juan Carlos Pérez, Diego Merino y José María Valentín-Gamazo. / A. Mingueza

Buen ritmo en la venta de entradas para la final del sábado entre El Salvador y el VRAC

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

El sábado, a las 18:00 horas, el SilverStorm El Salvador y el VRAC Quesos Entrepinares diluciarán en Pepe Rojo el equipo que se alzará con el título de liga. El que lo consiga logrará su novena competición liguera, lo que le igualará con el equipo que más ligas ha conseguido, el Arquitectura. La fiesta del rugby coincide con el Campeonato de España de categorías inferiores, con la presencia de centenares de niños y niñas de todos los puntos de la geografía nacional, torneo que organiza el club azulón.

Santiago Toca, presidente de El Salvador, destacó, en la presentación de la final, «el alto ritmo en la venta de localidades. Estamos seguros de que el sábado no quedarán muchas entradas en taquilla».

Toca se refirió a que, «a pesar de que exista una rivalidad deportiva», hay un total sintonía entre ambos clubes. «Hay momentos en los que debemos ir de la mano. Valoraremos con el tiempo que ambos equipos hayamos llegado a las cuatro últimas finales de liga. Lo añoraremos cuando esto no pase. Esta liga ha sido de las más bonitas que he visto. Por suerte o por trabajo, ambos volveremos a estar en un final».

José María Valentín-Gamazo, su homólogo en el VRAC, subrayó la importancia de una final entre los dos conjuntos locales: «Aunque la gente comienza a acostumbrarse a que la final se dispute en Valladolid y por dos equipos de la ciudad, tiene mucho mérito. La temporada ha sido dura. El nivel de muchos equipos está subiendo. Si antes costaba, ahora más. Tenemos la oportunidad de brindar un gran espectáculo de rugby. Ambos equipos tenemos puestas todas nuestras esperanzas en este partido. Los dos llegamos en un buen momento y eso va a garantizar el éxito del encuentro».

Preguntado los técnicos si las semifinales servían de referencia para la final, donde el Chami sufrió más de lo esperado con Ordizia y el Quesos menos de lo previsto con Alcobendas, Diego Merino, preparador quesero, indicó que esta final «es algo diferente. Los dos equipos hemos ganado nuestra semifinales bien y no creo que eso sirva como referente».

Merino aseguró que la etiqueta de favorito es algo que pone la prensa. «Son encuentros que se deciden por pequeñas cosas. Somos los dos equipos más fuertes de la fase regular y nos hemos repartido las victorias en los derbis», subrayó.

Juan Carlos Pérez, técnico chamizo, manifestó que «la gente le da valor a que sean los dos equipos de aquí los que juegan esta final. Entrenamos mucho para ello. Hay mucho trabajo detrás del club. Todo el mundo valora lo que hay en Valladolid. Yo me siento valorado por el club y el mundo del deporte».

El entrenador del Chami vaticinó «una final complicada. Seguro que ellos llegan bien. Hemos tenido dos procesos parecido durante la competición, con un bajón del que recuperas y que consigue hacerte más fuerte».

Juan Carlos Pérez hizo hincapié en la necesidad de que su equipo se centrase en sí mismo más que en el rival y «en mejorar como equipo. El VRAC tiene tantos puntos fuertes que debes intentar controlar, como sus fases estáticas o su ritmo de partido. Lo importante es que nosotros intentemos ser nosotros mismos».

Merino, por su parte, lanzó un mensaje parecido a su homólogo chamizo. «Debes centrarte en ti, en lo que has trabajado, con lo que los jugadores se sienten cómodos y que al rival pueda debilitarle. Hay detalles en los trabajas más. En fases estáticas ellos han estado bien. Hacen daño con el contraataque y en el momento en el que les dejas pensar».