Rally Dakar

Roberto Carranza afronta la última etapa del Dakar

E buggy Can Am de Roberto Carranza, semienterrado en una zona de 'fesh fesh' o trampa de arena. /El Norte
E buggy Can Am de Roberto Carranza, semienterrado en una zona de 'fesh fesh' o trampa de arena. / El Norte

El piloto vallisoletano concluirá hoy el rally en su primera participación después de diez días de competición

EL NORTEValladolid

El Promyges Rally Team está a punto de hacer historia. Tras superar, con una buena dosis de épica, la novena etapa del Dakar, se acercan al pódium final de Lima.

El bucle de Pisco consistía en 313 kilómetros de dunas, navegación fuera de pista y sobre todo mucho 'fesh fesh' (trampas de arena).Una vez más, las roderas del propio rally en las anteriores etapas formaban un auténtico laberinto muy difícil de descifrar. A lo largo de las nueve etapas disputadas, Roberto Carranza y Juan Carlos Fernández han demostrado ser un tándem eficaz y perfecto ya que mientras el vallisoletano afrontaba al volante las enormes dificultades de este Dakar, su copiloto madrileño acertó en todo momento en la navegación para facilitar la conducción a Roberto Carranza.

Y así fue hasta la novena y penúltima etapa. Carranza y Fernández comenzaron la etapa con un buen ritmo que les llevó a adelantar numerosos vehículos en los primeros 40 kilómetros de dunas, colocándose en el puesto duodécimo. Fue precisamente en uno de estos adelantamientos que obligaban al Can-Am Maverick a salirse de la buena trazada cuando se vio inmerso en un lago de 'fesh fesh', esa arena muy fina que aparentemente parece sólida pero que en cuanto el vehículo se mete en ella supone una auténtica trampa, ya que se comporta casi como unas arenas movedizas en las que los vehículo se entierran cada vez más al intentar salir de ellas. Con toda la paciencia del mundo, más de una hora tardó el Promyges Rally Team en poder reanudar la marcha de esa trampa de arena que a punto estuvo de costarles el abandono en un rally que finaliza hoy en Lima.

Con el susto en el cuerpo, Carranza y Fernández emprendieron la marcha para finalizar la etapa en el puesto vigésimo y decimonoveno en la general, pero al menos con la seguridad de que hoy podrán cruzar la meta de Lima.

Dakar hasta el último día

«Después de ver tan cerca la posibilidad de dar al traste con estos nueve días de competición, lo mejor era terminar la etapa como fuera. Ha sido muy duro y con mucho 'fesh fesh'. El Dakar es el Dakar hasta el último día», confesaba Juan Carlos Fernández a su llegada a Pisco.

El piloto vallisoletano Roberto Carranza en la Plaza Mayor de Valladolid.
El piloto vallisoletano Roberto Carranza en la Plaza Mayor de Valladolid. / Rodrigo Jiménez

Por su parte, Roberto Carranza reconocía que «el cansancio pesa y el recorrido de este año no deja un momento para relajarse. Casi nos quedamos en un lago de 'fesh fesh', una trampa que hemos conseguido evitar a lo largo de todo el rally, pero que nos ha tocado casi en el momento más inoportuno y delicado. Afortunadamente lo hemos podido solventar y estaremos en la meta de Lima».

La última etapa del Dakar 2019 saldrá hoy jueves de Pisco para recorrer 359 kilómetros y llegar a Lima. Esta etapa consta de tan solo 112 kilómetros de especial. Es una etapa donde hay mucho más que perder que ganar. Nueve días de competición y máxima exigencia a la mecánica y al cuerpo pueden acabar en un pinchazo a puertas de Lima. Roberto Carranza y Juan Carlos Fernández cumplieron su sueño de participar en el Dakar y ahora están a punto de cumplir su objetivo de acabar el rally.

Temas

Dakar, F1