Un príncipe del Sahara palentino

Irene Barrigón y Luis Gatón, al término del rally./El Norte
Irene Barrigón y Luis Gatón, al término del rally. / El Norte

Luis Gatón finaliza en vigésima posición el rally Gazelles&Men, celebrado en Marruecos

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Objetivo cumplido. El palentino Luis Gatón se ha convertido recientemente en el príncipe del Sahara. Su tesón, trabajo y orientación han servido para que este intrépido piloto, en su primera aventura, haya terminado en vigésima posición el rally Gazelles&Men, que discurre por Marruecos con la peculiar característica de la prohibición de elementos tecnológicos para orientarse.

Con una brújula, un mapa y la colaboración de su compañera de viaje, la leonesa Irene Barrigón, Gatón emprendió esta aventura con el objetivo de cruzar la línea de meta. «Podíamos haber concluido en una mejor plaza si no nos llegamos a perder el segundo día y por una penalización», sentencia el palentino, quien ha experimentado durante una semana la cruda sensación de estar desorientado entre dunas. «Una vez interpretamos mal las coordenadas y acabamos totalmente fuera de ruta en una escarpada montaña. Además, se nos echó encima una tormenta de arena, que limitaba la visibilidad a escasos metros, situación que duró hasta que ya estaba prácticamente anocheciendo», recuerda el palentino.

Un trabajo de tres

A la par que consumían días y etapas, tanto Gatón como Barrigón acumulaban anécdotas. El objetivo de llegar a meta se empezaba a interiorizar en el seno de la intrépida pareja, que llegaron a esta competición gracias a una red independiente creada por mujeres manager del grupo Michelín. «En esta competición fuimos tres en el equipo, todos igual de importantes e imprescindibles: navegante, conductor y coche (Toyota Land Cruiser). Nunca ninguno de los participantes impuso su criterio sin buscar un acuerdo, manteniendo siempre el buen humor y el espíritu de superación. Nos ayudamos a superar los momentos difíciles y celebramos juntos nuestras pequeñas victorias, como buen equipo», concluía Gatón, quien reconoce que en su primera aventura en el mundo del motor le ha servido para despertar el gusanillo de estas competiciones. Y es que Palencia ya tiene a su particular príncipe del desierto.

 

Fotos

Vídeos