Piques y acelerones en las pistas de Matilla

El aeródromo de Matilla de los Caños acogió durante el fin de semana una de las pruebas oficiales del campeonato nacional de aceleración

Espectacular llamarada la que sale del tubo de escape de uno de los coches de exhibición. /Luis de Angulo Ordóñez
Espectacular llamarada la que sale del tubo de escape de uno de los coches de exhibición. / Luis de Angulo Ordóñez
LAURA NEGROValladolid

Nada tiene que envidiar el aeródromo de Matilla de los Caños a los grandes circuitos nacionales, como el de Cheste, el de Navarra o el de Zuera. De hecho, este fin de semana pasado, sus pistas se han convertido en escenario referente para el mundo del motor y de la aceleración a nivel europeo, ya que en ellas se ha celebrado la segunda de las dos pruebas oficiales del Campeonato de España de Aceleración (Drag Racing), que se celebran en este emplazamiento.

Allí se han dado cita 150 pilotos que luchaban por ser los más rápidos de su categoría. 30 de ellos procedentes de Portugal, 30 de Francia, 5 de Suiza y el resto españoles. La respuesta del público también ha sido «impresionante», según los organizadores, con más de 4.500 aficionados al mundo del motor, llegados desde distintos puntos de la geografía española y desde varios países de Europa. La prueba que estaba prevista para que se desarrollara los pasados 21 y 22 de septiembre, tuvo que ser postergada por la lluvia hasta el 4, 5 y 6 de octubre. Finalmente, el buen tiempo acompañó y favoreció la marcha de la competición.

La aceleración es una disciplina todavía poco conocida pero que cada vez cuenta con más adeptos, todo gracias a los desvelos de su organizador, Fuerza Libre Competición. Las pruebas disputadas entre el viernes y el domingo pasados, fueron las de 1/8 y ¼ de milla. El público disfrutó a lo grande con las picadas y arrancones que se vieron en la pista. Los vehículos, que se enfrentan en un uno contra uno, al ponerse la luz del semáforo verde, aceleran desde reposo, con el objetivo de llegar a la meta antes que el rival.

La distancia es corta. 402 metros (cuarto de milla) para los coches y 201 metros (octavo de milla) para las motos. Son distancias que se cubren en apenas unos segundos repletos de pura adrenalina. «Consiste en hacer el mejor tiempo posible en la pista y siempre ganando al rival de al lado. Se corre por categorías de tracción como son las 4x4, 4x2 y categoría Street para coches con ITV al día y Pro Street, para los vehículos que no disponen de ITV y son vehículos específicos para este tipo de pruebas», explicó José Alberto Lorenzo García, uno de los organizadores de Fuerza Libre Competición, firma con sede en Valladolid. «La de Matilla es de las pocas carreras de España, de todas las que organizamos, que se celebra fuera de un circuito preparado para carreras de motor, y el resultado no puede ser más espectacular. El cupo de 150 pilotos, se completó en un día y medio, lo que indica el enorme interés de esta prueba», añadió este experto del motor.

Imagen trasera de uno de los vehículos participantes.
Imagen trasera de uno de los vehículos participantes. / Luis de Angulo Ordóñez

El vehículo más rápido del campeonato, fue un Honda Civic k20 Turbo AWD que ronda los 850 cv, preparado por IST Performance y pilotado por Imanol Solabarrieta Torrealba, venezolano afincado en Madrid, que cubrió los 402 metros en tan solo 9,5 segundos y sobrepasó los 240 kilómetros por hora desde cero. Otra de las atracciones fue un Jet Car con 8000 caballos, que se convirtió en puro show en la pista. Se trata de un coche en el que se han instalado una turbina de un avión F5, una de las más potentes del mundo, que en apenas 200 metros logró alcanzar 333 km/hora.

Este evento deportivo ha contado también con zona de acampada, zona de exposición con vehículos de todo tipo y un área comercial. «Lo mejor de esta competición es que da cabida a todo tipo de vehículos y de públicos. Hemos tenido coches tan exclusivos como un Corvette Stingray o tan míticos como un Lacia Delta y aficionados de todas las edades», subrayó Lorenzo.