Dakar

Nani Roma se cae del podio

Sebastian Loeb, durante el Dakar 2019. /Reuters
Sebastian Loeb, durante el Dakar 2019. / Reuters

Loeb se lleva la primera etapa de regreso a Lima tras una intensa lucha con Al Attiyah, que sigue líder, con Sainz tercero del día, mientras que en motos abandonó Santolino

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Las dunas de Tanaka pusieron el punto de partida de la segunda parte del Dakar 2019, y todo apunta a que no se decidirá hasta los últimos instantes. Sebastien Loeb, pese al enfado que arrastra con la organización por los continuos fallos del 'iritrack', se ha empeñado en ponerle emoción a la carrera en coches y le levantó la victoria de etapa (tercera en su cuenta particular) al líder de la clasificación general, Nasser Al Attiyah, que aún tiene colchón.

Donde sí ha habido cambio de líder ha sido en motos. El chileno Pablo Quintanilla se llevó la victoria de etapa sobre el argentino Kevin Benavides, lo que le valió para situarse primero en la general, toda vez que Ricky Brabec, que afrontaba el día primero, se dejó siete minutos.

No fue un buen día para las aspiraciones españolas finales, pese al gran tercer puesto de Carlos Sainz en la etapa más larga de este Dakar. Nani Roma se cayó del podio tras ceder más de 13 minutos con el ganador del día. El arreón de Loeb jugó en contra de sus aspiraciones, lo que unido a un Peterhansel que salvó los problemas de inicio de la etapa, le mandó a la cuarta plaza de la general.

Peor noticia fue la protagonizada por el que que había sido la estrella española hasta el momento. Lorenzo Santolino se vio obligado a abandonar tras un accidente en el kilómetro 33 de la especial del día. Había logrado colarse en 11ª posición de la general e iba camino a acabar como el mejor 'rookie' de esta edición, pero una fuerte caída en el arranque de la jornada le dejó fuera.

El salmantino fue evacuado en helicóptero, consciente y en buen estado físico, pero con un traumatismo craneoencefálico que hizo que le llevasen de inmediato al hospital de Lima para realizarle un chequeo complementario.

Si en coches ya se empieza a vislumbrar quién es el gran favorito a victoria, a falta de cuatro jornadas aún nadie se atreve a decir quién puede llevarse la victoria en las dos ruedas. Los problemas de Ricky Brabec al inicio de la larga etapa (810 km de enlace, más 336 de especial cronometrada) de este domingo propició que Pablo Quintanilla pasara al ataque para asaltar el liderato. Y no falló.

Tras una gran pelea de tú a tú con el argentino Kevin Benavides, el de Husqvarna logró una victoria que le vale para ser el nuevo líder del Dakar en la categoría de motos. El margen con Brabec es de algo más de cuatro minutos y medio, pero eso no le deja margen de fallo suficiente.

El abandono de Santolino deja a Oriol Mena, el mejor novato de 2018, al frente de la armada española, pero con casi hora y media de retraso con el liderato. Las opciones de acabar en el 'top 15' se mantienen, pero no podrá fallar.

Sainz saca la garra

En el caso de Carlos Sainz, no tiene ninguna opción de ganar el Dakar, pero eso no implica que vaya a ir de paseo de aquí a lo que queda de raid. El madrileño demostró que aún puede tener un papel protagonista de aquí al jueves, y acabó en un meritorio tercer puesto a casi siete minutos de Sebastien Loeb. El gran rendimiento del madrileño contrasta con los problemas de Nani Roma, que ya no tiene más comodines si quiere mantener las aspiraciones de victoria.

La apuesta del catalán es no ceder demasiado tiempo, si bien eso no le ha hecho acercarse a la victoria. Roma sabe que pasar esta etapa era clave, pero su apuesta conservadora no le salió tan bien como esperaba. Ha dado un paso atrás, toda vez que los problemas que tuvieron todos en el penúltimo control de cronometraje, el 'waypoint' 7, cuando se perdieron varios pilotos y cedieron tiempo, fueron especialmente crueles con él. Fue ahí donde Roma cedió cuatro minutos de golpe, que le hizo caer hasta los más de 13 minutos que se dejó con Loeb y poner en 45 los que tiene de desventaja en la general.

Las opciones de Roma pasan por apretar los dientes en las próximas jornadas. Quedan cuatro días de Dakar, y la primera oportunidad será en el bucle de San Juan de Marcona, lo que garantiza un día pleno de dunas y sin margen de error. El único que puede permitirse un pequeño respiro es un Al Attiyah que ya puede contemporizar para pensar en sacar la calculadora.

Temas

Dakar, Perú
 

Fotos

Vídeos