Cantera de pilotos

La escuela de las motos no competitivas

Jorge Martín./David Crosling (EFE)
Jorge Martín. / David Crosling (EFE)

Jorge Martín y Marco Bezzecchi en Moto3 y Pecco Bagnaia y Miguel Oliveira en Moto2, protagonistas de este 2018 en las dos categorías pequeñas, tienen en común que antes de llegar a esta situación tuvieron que pelear con pocos recursos

BORJA GONZÁLEZSepang (Malasia)

El campeón del mundo de MotoGP 2018, Marc Márquez, se fajó en el Mundial en sus inicios compitiendo con una moto de 125cc, la KTM, que por entonces era inferior a la Aprilia/Derbi dominadora de la clase pequeña. El pequeño Márquez se las veía y se las deseaba para pelear contra sus rivales, sobre todo en un momento de bisoñez al que añadía un físico mínimo que le obligaba a llevar lastre en su montura para llegar al límite de peso reglamentario. Dos años de penitencia que hicieron que entrase como un tiro en su tercer curso, la temporada 2010, en la que ya con una Derbi se llevó su primer título. «Ayuda en el cuerpo a cuerpo, ayuda a pelearte con una moto inferior a las demás, ayuda a sacar más del ciento por ciento. Ves a pilotos contra los que sabes que tú puedes más y eso te hace sacar más y te ayuda. Y, después, si coges algo que va igual que el resto es donde ves la diferencia y es lo que marca. De pequeño nadie quiere sufrir pero si sufres cuando eres joven y te cuesta, eso te curte más para cuando creces más». Y no es el único al que le ha ayudado un paso por esa especie de purgatorio.

«Como digo siempre, el hambre agudiza el sentido y, cuando tienes una moto que no te da el cien por cien que te hace falta para ganar, el piloto y el equipo tienen que esforzarse mucho más. Eso te hace ir más al límite, tanto en curvas como en frenada o en aceleración. ¿Y qué ocurre? Que ese mismo piloto, que ha estado sufriendo y arriesgando más que los demás porque no tenía una moto cien por cien competitiva, cuando se la das nota esa diferencia al dejar de sufrir». Este análisis lo hace Jorge Martínez Aspar, cuatro veces campeón del mundo y acostumbrado desde hace años a trabajar con jóvenes pilotos. Y lo hace hablando de dos de los pilotos que han liderado las dos categorías pequeñas este año: uno, Pecco Bagnaia, en Moto2; el otro Jorge Martín, en Moto3. Porque los dos compartieron equipo en la escudería del valenciano, con la Mahindra, un hecho que curiosamente une a los cuatro mejores de esta temporada. Porque también Marco Bezzecchi tuvo que fajarse con la moto de la marca de la India, una fábrica que desembarcó prometiendo una alta inversión y el objetivo de pelear con los más grandes, algo que muy pronto se vio que estaba vacío.

«Doy gracias a Mahindra mil veces por ayudarme a crecer como piloto y haberme hecho mejorar tanto para estar delante», confesaba Martín en Sepang en el primer fin de semana con opciones de terminar como campeón del mundo de Moto3. «Las dificultades del año pasado me han servido mucho, porque me han hecho crecer muchísimo», explica por su parte Bezzecchi sobre su primer año en el Mundial con esta misma moto. «Creo que me sirvió también para no rendirme nunca y también que fue una moto que me enseñó muchísimo. En cuanto me subí a la KTM noté que me sentía mucho más cómodo y pese a que comencé con caídas, después entendí cómo sacarle el máximo».

«El año pasado mejoró mucho y a pesar de que tuvo muchos problemas con la Mahindra y de que estaba en un equipo pequeño, consiguió un podio en mojado en Japón», comentaba Valentino Rossi sobre su pupilo, uno de los pilotos de su fructífera academia. «Sinceramente, no esperaba que pudiera luchar por el campeonato este año. Me ha sorprendido lo mucho que ha mejorado psicológicamente. Él era el primero que creía que podía luchar por el campeonato, sobre todo desde la primera parte de la temporada, cuando todos los pilotos de KTM estaban muy frustrados porque parecía que la moto no iba muy bien y la Honda era superior y él era el único que podía estar delante. No creo que el salto sea por algo que hayamos hecho nosotros en el Rancho, ha mejorado él mismo por su cuenta». El cuarto hombre Mahindra o el cuarto curtido con moto inferior es Miguel Oliveira, que sufrió una especie de frenazo a su prometedora carrera una vez que se enroló en el equipo de fábrica de la marca de Bombay -era el rival de Maverick Viñales en el Campeonato de España- y que después no ha dejado de crecer en una carrera que, como en el caso de Bagnaia, culminará con el salto a MotoGP el próximo curso. Uno más de los que ha aprendido a base de sufrir y que ahora está recogiendo los frutos.

Temas

Moto2, Moto3
 

Fotos

Vídeos