Cuando ser el mejor no es tan bueno

La falta de ayudas y de una ley de mecenazgo mutila las aspiraciones del deporte no profesional, más en las secciones femeninas

Jaciento Santos, Ana Pérez, Ángel Ruiz y Cayetano Cifuentes/R. Gómez
Jaciento Santos, Ana Pérez, Ángel Ruiz y Cayetano Cifuentes / R. Gómez
Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

El peligro del deporte ‘amateur’ es batir récords, ganar fases territoriales, alcanzar marcas nacionales, rozar la excelencia. Entonces, los clubes corren el peligro de desfondarse. Hablamos de dinero, de financiación, de transporte, hoteles, seguros... Los clubes pagan a las administraciones por utilizar pistas, campos, pabellones... Pero también reciben subvenciones. Algunos responsables, como Ángel Ruiz, presidente del Club de Patinaje en Línea de Valladolid (CPLV) con secciones masculina y femenina (Panteras) en sendas ligas élite, no tienen empacho en proclamar que, en las circunstancias actuales, sería más rentable renunciar a las subvenciones públicas a cambio de eliminar el pago de instalaciones (públicas)para competir y entrenar.

El encuentro con representantes de clubes deportivos no profesionales de Valladolid con secciones femeninas iba a ir de deporte femenino, asumiendo el riesgo de terminar hablando de feminismo, discriminación positiva, ‘MeToo’ e incluso de malos rollos en los vestuarios.

«No soy partidario de la igualdad forzada, de la discriminación positiva»

«No soy partidario de la igualdad forzada, de la discriminación positiva» Ángel Ruiz, presidente del CPLV

Pero el dinero volvió a ganar la partida. Porque la cuestión principal dejó de ser el deporte minoritario o el sexo de los practicantes, para centrase en la lucha de los clubes por un patrocinador, por dinero, por una ley de Mecenazgo que les permita, con el cebo de las marcas, los récords o el liderazgo, rozar la excelencia y motivar a los deportistas no profesionales para que superen etapas y compatibilicen el deporte con otras facetas de su vida. Pero para eso, necesitan clubes solventes, con medios, con técnicos especializados, médicos, transporte... Y –casi todos de acuerdo– las administraciones solo pueden ser el detonante, quien ponga las bases para que las empresas privadas se impliquen. Una ley de Mecenazgo orientada al deporte, sería un buen comienzo.

Sin espacio para un anuncio

De nuevo, Ángel Ruiz, del CPLV, aporta un dato esperanzador. «Solo hay que mirar a los franceses. Vienen a jugar y no les cabe un patrocinador más en las camisetas de la selección».

Cayetano Cifuentes del Balonmano Aula Valladolid remata: «Iberdrola recupera el 90 % de lo que invierte en patrocinios deportivos, mediante el apoyo indirecto de la administración». Cifuentes que maneja un presupuesto de unos 250.00 euros para un club de 12 equipos, desde el senior femenino de División de honor hasta los dos equipos de benjamines, explica las ventajas de las empresas pratrocinadoras. Casi siempre condicionadas a la visibilidad que los grandes medios le den a los respectivos clubes.

«La profesionalización entre las mujeres solo es posible en la élite»

«La profesionalización entre las mujeres solo es posible en la élite» Jacinto Santos, Presidente del Club Deportivo Parquesol

Los presidentes concluyen que es una pescadilla que se muerde la cola:calidad, victorias, espectáculo, récords atraen a patrocinadores que, en todo caso, rentabilizarán su inversión si los medios de comunicación se hacen eco. Si hay visibilidad. Después, hay medidas fiscales que pueden hacer atractivo el patrocinio, pero los representantes de los clubes creen que se necesita más motivación para la empresa privada. No es, sugieren, un negocio, sino garantizar los medios para la promoción del deporte.

¿Igualdad por sexos?

Mantiene Ángel Ruiz, con las Panteras como estandarte femenino, que hay una gran diferencia entre el interés por el deporte masculino y femenino. «Puedo llenar un pabellón con el masculino. Con el equipo femenino, si es pagando, no llego.

La igualdad, hoy por hoy, es inviable, dicen. No solo en cuanto a eventual viabilidad económica, sino, sobre todo, en cuanto a marcas.

Ana Pérez Carnicero, entrenadora presidenta del Club Atletismo Valladolid, que encadenó once campeonatos españoles consecutivos de pruebas combinadas (pentatlon, heptatlon y hexatlon) además de ostentar durante diez años el récord español absoluto, no hace concesiones sobre la posibilidad de una igualdad de marcas en ambos sexos:«No rotundo» y aclara:«No, en estado natural». Sobre viabilidad, incluso rentabilidad del deporte femenino afirma que, hoy por hoy, «solo es posible en la élite». Ana es presidenta de un club que sobrevive con unos 120.000 euros anuales de presupuesto y que tiene su ‘sede’ en el Centro Deportivo Esgueva.

«No creo en la igualdad competitiva y, además, no me gustaría»

«No creo en la igualdad competitiva y, además, no me gustaría» Cayetano Cifuentes, Presidente del CD Balonmano Aula Valladolid

Jacinto Santos esta al frente del Club Deportivo Parquesol, con 31 equipos de fútbol más la escuela, que saca adelante con un presupuesto de 155.000 euros y una instalaciones, los campos José Luis Saso, que ya planifican su tercera superficie con césped artificial.

Santos se pronuncia también sobre la viabilidad del fútbol mixto, habida cuenta de la atracción que tiene este deporte entre las mujeres. «Es complicado», dice el presidente de un club que tiene 70 jugadoras y un equipo en Segunda División Nacional femenina. El Club Deportivo Parquesol tiene también una singularidad:jugadores como Escudero, Amat o Alejo salieron de este club, aunque su éxito no se ha traducido en grandes cantidades por derechos de formación:«Escudero aportó en torno a 5.600 euros», señala, para rebajar los cálculos de quienes creen que un jugador de primer nivel puede salvar el presupuesto de un club como el de Parquesol.

Directivos voluntarios

El currículo de algunos de los directivos que se reunieron para dibujar una semblanza del deporte no profesional revela que la precariedad no se queda en los deportistas. Los propios directivos, que en algún caso han asumido la responsabilidad como prolongación de la práctica de alguno de ellos, son una muestra en algunos casos de voluntariado. Yconsideran que es necesaria una profesionalización.

«En estado ‘natural’ no habrá igualdad de marcas entre hombres y mujeres»

«En estado ‘natural’ no habrá igualdad de marcas entre hombres y mujeres» Ana Pérez Carnicero, Presidenta del Club Atletismo Valladolid

Cayetano hace referencia a las responsabilidades. Son cientos de personas las que confían en su gestión. «Hace poco nos llegó la primera inspección de trabajo, porque pagábamos a algunas jugadoras».

Profesionalizarse, dicen, es garantizar una mejor gestión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos