Triatlón

Superatletas en Palencia en la tierra y en el agua

Varios participantes afrontan el tramo de bicicleta. /Marta Moras
Varios participantes afrontan el tramo de bicicleta. / Marta Moras

Alberto Bravo y Sara Regidor imponen su espectacular momento de forma en el VIII Triatlón Ciudad de Palencia

LÍA Z. LORENZO Palencia

Alberto Bravo y Sara Regidor se coronaron en el VIII Triatlón Ciudad de Palencia, que este año era además el Campeonato de Castilla y León de triatlón olímpico. Los dos atletas tuvieron que vencer a sus rivales, pero también al calor y al fuerte viento que endureció la prueba en el último sector de la carrera. Después de 1.500 metros a nado, 40 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros corriendo, los atletas pudieron respirar al cruzar la línea de meta. Porque esta disciplina es solo apta para superdeportistas en el agua y en la tierra.

Sobre todo si tienen que hacerla casi en solitario, como ocurrió en la categoría femenina. Sara Regidor y Silvia González salieron muy juntas del agua después de firmar unos 1.500 metros espectaculares. Junto a ellas emergió Ángela Tejedor, que no pudo aguantar el ritmo que las dos primeras impusieron sobre la bici. Sara y Silvia dejaron la bicicleta y se calzaron las zapatillas para afrontar el tramo decisivo del triatlón, la carrera. Porque esta disciplina se pierde en el agua y se gana corriendo.

Fortaleza

Ahí estuvo más fuerte Sara Regidor, que cambió el ritmo a falta de 6.000 metros para descolgar a Silvia González y afrontar los últimos kilómetros en solitario. Sara Regidor paró el crono en 2.30.09, mientras que Silvia llegó dos minutos después para hacerse con la plata (2.32.14). La tercera fue Ángela Tejedor, que apretó en el tramo de carrera para hacerse con el bronce (2.33.57). Las tres cerraron un podio muy exigente, en el que se impuso la capacidad física de Sara.

En la categoría masculina, Alberto Bravo daba la sorpresa al entrar primero en meta (2.03.23) por delante de Ricardo Alcalde (2.04.07) y Sergio Santos (2.04.45). El salmantino firmó según sus propias palabras «el segundo mejor tramo de natación» de su vida para no descolgarse de Ricardo Alcalde, que lideró la prueba durante muchos kilómetros. El leonés, que se tuvo que conformar con la plata, acusó haber tirado en el tramo de bicicleta y tuvo que ser atendido por los sanitarios cuando terminó la prueba. Porque el calor y el viento pasaron factura a muchos triatletas, que tuvieron que vaciarse para poder atravesar la meta.

Y eso que los chicos apretaron desde el primer minuto, con un ritmo muy alto en el Carrión. Ricardo emergió primero del agua, seguido muy de cerca de Alberto Bravo.

Por detrás se empezaron a formar pequeños grupos para superar el tramo de bici. Bravo y Alcalde afrontaron juntos el último tramo de carrera, seguidos muy de cerca por De Santiago, que sufrió en la última parte de la prueba y perdió la tercera posición en favor de Sergio Santos.  El tramo de carrera decidió el final de la prueba, con un Alberto Bravo muy entero en los últimos kilómetros. El salmantino lanzó un ataque al que intentó responder el leonés, pero las fuerzas de Ricardo Alcalde iban ya muy justas y el triatleta tuvo que ver a su rival se alejarse y conseguir el oro. Alcalde se vació y llegó a la meta con calambres en las piernas para lanzarse al suelo nada más cruzar la línea de llegada. El leonés había acusado el esfuerzo de la bici y donde se exprimió para intentar abrir hueco. Junto a él, Alberto Bravo supo aguantar el ritmo alto encima de la bicicleta y atacar en el momento justo durante el tramo de carrera.

Y es que el VIII Triatlón Ciudad de Palencia puso a prueba la resistencia de los deportistas, que tuvieron que pelear contra sus rivales, el trazado, el duro calor, el viento y ellos mismos para demostrar que son superatletas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos