Pádel

Sanyo Gutiérrez: «Mi sueño es ser número uno algún día»

Sanyo Gutiérrez. /H. Sastre
Sanyo Gutiérrez. / H. Sastre

El jugador argentino defiende este semana el título logrado en Valladolid la temporada pasada

V. BORDAValladolid

Si hablamos de Carlos Daniel Gutiérrez, pocos conocen de quién hablamos. Pero si nos referimos a Sanyo Gutiérrez, su nombre de guerra en el pádel, el aficionado a este deporte sabe que nos referimos al jugador que en la actualidad ocupa la tercera posición en el ranking del World Padel Tour. Recién cumplidos los 34 años, el argentino, que lleva tres meses residiendo en Valladolid a la vera de su entrenador, Gustavo Pratto, quiere lograr este año su sueño. Desea alcanzar el número uno. Sabe que será complicado, pero ha sido su motor desde que llegó a España. El de San Luis defiende título esta semana en la Plaza Mayor de Valladolid.

–Perdone por la curiosidad, ¿por qué tiene nombre de producto electrónico japonés?

–No es mi nombre, es mi apodo. Era igual que el chinito que hacía la publicidad de esa marca japonesa allá por 1990 ó 1991. Mi hermano y algunos amigos decían que me parecía al de la publicidad. Como no sabían su nombre, me pusieron Sanyo, que se me quedó para siempre. Me han sacado billetes de avión con el nombre de Sanyo y he viajado de milagro (risas).

–Centrándonos en lo deportivo, el año va de miedo con nueva pareja en la pista, Maxi Sánchez.

–Por ahora va muy bien. Ganamos el primer torneo de la temporada. En el segundo tuvimos un pequeño bache por mi parte, pues no pude jugar cómodo al emplear una pala algo más blanda de lo normal. No tuve un gran torneo en Alicante, donde caímos en cuartos. Ganamos los dos siguientes, Zaragoza y Jaén.

–Esta temporada cambió de pareja tras dos temporadas junto a Paquito Navarro. ¿Qué pasó?

–Paquito y yo tenemos las ideas muy claras de lo que queremos y eso nos hizo chocar un poco dentro de la pista. Sinceramente, los resultados con él fueron muy buenos, pero yo había dejado de disfrutar. Solo me basaba en los resultados, esa es la realidad. A mí me gusta disfrutar y también ganar, por eso mi cambio fue Maxi Sánchez, un jugador al que vi crecer muchos durante estas temporadas. Pero fueron dos años muy buenos con Paquito.

–Está en estos momentos a unos quinientos puntos de la pareja número uno, ¿ha llegado el momento de asaltar esa posición?

–Bela y Lima han sido intocables durante las tres últimas temporadas. El año pasado jugué once veces contra ellos y gané en cinco ocasiones. Pero ellos fueron más regulares a lo largo de la competición y eso marcó la diferencia. Durante parte del año tuvimos más puntos que ellos, pero el ranking no cambiaba porque nos habían sacado mucha diferencia la temporada anterior. Que vayas por encima o cerca de ellos no significa nada. Ahora son quinientos puntos. Parecen poco, pero, si entiendes el sistema de puntuación del ranking, no lo es tanto.

–El objetivo es ser número uno.

–Me vine de mi país con el sueño de ser número uno algún día. Tal vez no lo logre nunca, pero voy a intentarlo. Es mi objetivo.

–Con el nivel de triunfos que llevan esta temporada usted y Maxi Sánchez, sería número uno esta misma temporada.

–Lógicamente, con esta efectividad –tres triunfos en cuarto torneos– sería posible. El que más gana es número uno. Si seguimos en esta línea, se puede cumplir. Pero no es fácil mantener el nivel de juego y de resultados que estamos mostrando durante todo el año. No resulta sencillo.

–Defiende en Valladolid el título logrado la pasada campaña... La final no se jugó por lesión de Belasteguín.

–No éramos candidatos (risas). Bela sintió molestias en una rodilla e hizo bien, porque al final se tuvo que operar. Eso nos dio el título, pero para ganarlo tienes que llegar a la final. Ya gané en Valladolid y así que este año no tengo presión (risas).

–Este año juega en casa. Hace unos pocos meses que se trasladó a vivir a Valladolid.

–Hace tres meses que estoy aquí. Mi vida es estrenar, el pádel, estar en mi casa, disfrutar alguna tarde con mi mujer y algún viaje en fin de semana. No he tenido mucho tiempo para relacionarme con gente de la ciudad. Hay personas que seguro no saben que ahora resido en Valladolid. Hago una vida muy tranquila. Ahora me encantaría ganar ya como local.

–El cambio de pareja de juego le ha sentado realmente bien.

–La relación de tantos años que he tenido con Maxi Sánchez hizo que el primer día que nos metimos en una pista no tuviera que decirle nada y él tampoco a mí. Jugábamos de memoria. Hemos estado juntos en categoría juvenil y luego también en profesionales, donde tuvimos el tercer puesto del ranking durante los años 2013, 2014 y 2015.

–En Valladolid está bajo el paraguas del técnico Gustavo Pratto.

–Yo quería venir a Valladolid para entrenar con Gustavo, que es el mejor entrenador de los que he tenido. Quería volver con él.

–¿Cómo queda con Maxi Sánchez para entrenar?

–Una vez a la semana viene a Valladolid y otra voy yo a Madrid. Nos vemos habitualmente una vez a la semana, pero no siempre.

Temas

Pádel
 

Fotos

Vídeos