Rugby

Australia aparta a su jugador estrella por comentarios homófobos

Israel Folau, durante un partido. /Toby Melville (Reuters)
Israel Folau, durante un partido. / Toby Melville (Reuters)

«Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras; el infierno les espera ¡Arrepiéntanse! Solo Jesús puede salvarles», escribió en sus redes sociales Israel Folau, uno de los grandes baluartes de los Wallabies

COLPISA / AFPSÍDNEY

No tenía otra opción. La Federación Australiana de Rugby ha anunciado este jueves su «intención» de rescindir el contrato con el jugador Israel Folau por sus nuevas declaraciones homófobas, un duro golpe para los planes de los Wallabies de cara a la próxima Copa del Mundo de Japón 2019.

«A falta de factores atenuantes convincentes, tenemos la intención de rescindir su contrato», ha señalado Rugby Australia al día siguiente de que el jugador publicara el siguiente mensaje en las redes sociales: «Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras; el infierno les espera ¡Arrepiéntanse! Solo Jesús puede salvarles».

Folau, ferviente cristiano evangelista, ha firmado probablemente el final de su carrera internacional con este nuevo comentario discriminatorio. El jugador (30 años, 73 partidos con los Wallabies), que se había opuesto a la legalización del matrimonio homosexual en su país, adoptada a finales de 2017 por el Parlamento, había ya puesto a la directora general de Rugby Australia, Raelene Castle, en una situación embarazosa publicando un mensaje de carácter homófobo hace un año, en abril de 2018, afirmando que el infierno espera a los homosexuales si no se arrepienten de sus pecados.

La federación australiana mostró entonces su desacuerdo con el jugador, que se desempeña como fullback o wing, pero sin sancionarlo. Folau reincidió un mes más tarde colgando un vídeo en el que un evangelista estadounidense mostraba su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo, hablando de «perversiones sexuales indescriptibles». «Por una parte, cada uno tiene derecho a expresar su opinión, sea religiosa o de otro tipo, y por otra está la cuestión de saber si se hace de una manera respetuosa o no», declaró entonces Castle.

Duro golpe para los Wallabies

Folau, que se convirtió el pasado fin de semana en el máximo anotador de tries en la historia del Super Rugby (60), amplió a principios de febrero su contrato con la federación y con los Waratahs, hasta finales de 2022. Un contrato que la federación y los Waratahs, el equipo de Nueva Gales del Sur en el que juega Folau, van a romper. En un comunicado común, la federación y el equipo han señalado: «Si Israel tiene derecho a tener sus convicciones religiosas, la manera con la que las expresa no es compatible con los valores de este deporte».

La nueva salida de tono de Folau también ha suscitado la reprobación de la compañía aérea australiana Qantas, patrocinadora de los Wallabies, cuyo patrón, Alan Joyce, es abiertamente homosexual y que ha condenado las palabras «verdaderamente decepcionantes» del jugador.

La rescisión de su contrato representa un duro golpe para los Wallabies, lejos de las actuaciones que les permitieron ser finalistas del Mundial de 2015 y que se ven privados de uno de sus mejores elementos a pocos meses de Japón 2019, que se disputa del 20 de septiembre al 2 de noviembre próximos.

Temas

Rugby