Anteproyecto de ley

Una nueva norma para actualizar el deporte de Castilla y León

Alfonso Lahuerta. /A. Quintero
Alfonso Lahuerta. / A. Quintero

Las Cortes aprobarán antes de fin de año la ley que regulará la actividad física y la práctica deportiva en la Comunidad

EFEValladolid

El Proyecto de Ley de la Actividad Físico-Deportiva de Castilla y León, que se encuentra actualmente en trámite parlamentario, apuesta por el acceso global a la práctica del deporte, la igualdad, la seguridad y calidad de los deportistas, y el consenso entre todos los agentes implicados en el sector.

Según explicó hoy el director general de Deportes, Alfonso Lahuerta, esta nueva ley era «totalmente necesaria» ya que la anterior normativa data de 2003, «y se hacía obligatorio adaptarla a la nueva realidad de la práctica deportiva, ya que hay nuevas modalidades y tipologías, que antes no estaban incluidas».

En este sentido, advirtió de que, la anterior ley «se centraba en el deporte federado y se olvidaba del deporte popular que, en los últimos diez o quince años, ha explotado, y necesita contar con una regulación, con derechos y prestaciones para los deportistas, para lograr mejorar la calidad de vida de la sociedad».

Por este motivo, el nuevo texto legal amplía sustancialmente su objeto y ámbito de aplicación, aumentando el abanico de realidades deportivas que regula, además de aportar un nuevo impulso a la práctica física federada, escolar y universitaria, que se añaden a la popular, cada vez más en auge.

Se trata de una ley «muy participativa y consensuada», que cuenta con la aportación de todas las entidades y asociaciones, como clubes, entrenadores, jugadores, organizadores de competiciones, fisioterapeutas, psicólogos, AMPAS, centros de enseñanza o licenciados en la Actividad Física y el Deporte, entre otros.

A través de reuniones de trabajo con los diferentes agentes relacionados con la práctica deportiva, se fue elaborando este nuevo proyecto de Ley «moderno y ambicioso» en el que, «por primera vez, las Administraciones se comprometen a fomentar el ejercicio físico» y que pone el foco en la seguridad y la salud de los deportistas de toda índole.

Así, el marco del deporte y el ejercicio físico queda «perfectamente definido» en todas sus tipologías, se explica qué entidades tienen competencias y en qué materias, regula y planifica las infraestructuras deportivas de la comunidad y fomenta la transparencia de federaciones y entidades deportivas.

El gran desarrollo que ha adquirido el deporte popular ha hecho que esta nueva ley regule, de manera más precisa, los requisitos para la celebración de competiciones deportivas, tanto oficiales como no oficiales con el fin de «proteger la seguridad, la salud y los derechos de los deportistas que participan en ellas».

Otra de las novedades del texto es que impulsa nuevas oportunidades de práctica deportiva para las federaciones, con más opciones de licencias que se abren al deporte popular y escolar-, la posibilidad de secciones deportivas dentro de entidades públicas o privadas o el aprovechamiento de instalaciones de los colegios.

Asimismo, por primera vez se contempla el papel que realizan árbitros y jueces en la actividad deportiva y se contempla un catálogo de derechos para proteger su labor, a la vez que se incluye la figura del voluntariado y se actualiza y refuerza lo concerniente a la lucha contra la violencia, el dopaje o el fraude en el deporte.

En opinión de Lahuerta, el proyecto de Ley debería ser aprobado en las Cortes de Castilla y León «antes de que finalice 2018» y, a partir de que entre en vigor, tres meses después de su aprobación, estará «plenamente desarrollado en dos años, a través de las diferentes órdenes y decretos».

«Lo que se persigue con la futura Ley es un horizonte para la sociedad castellano y leonesa en el que la gran mayoría de las personas, independientemente de su sexo, edad o condición, sea más sana, feliz y con mejor calidad de vida, a través de la práctica física y del deporte», concluyó.

 

Fotos

Vídeos