Atletismo

Husillos rompe el muro

Óscar Husillos celebra su pase a la final de los Mundiales bajo techo de Birmingham. /F. Arrizabalaga/EFE
Óscar Husillos celebra su pase a la final de los Mundiales bajo techo de Birmingham. / F. Arrizabalaga/EFE

El velocista logra en Madrid la tercera mejor marca europea del año a seis semanas de la cita continental de Berlín

LÍA Z. LORENZO Palencia

El estallido de la velocidad española está derribando muros y prejuicios con la misma rapidez con la que Husillos vuela en la pista. El palentino forma parte de la nueva generación de atletas nacionales, esa que ha revolucionado la norma de que los españoles solo podían triunfar en el fondo y el mediofondo. Todas esas convenciones estallaron el viernes en mil pedazos con la mejor carrera de 400 protagonizada por dos españoles. Espoleados por el medallista olímpico Luguelín Santos, Bruno Hortelano y Óscar Husillos se enzarzaron en una pelea de leyenda por derribar el histórico récord nacional de Cayetano Cornet. Esos 44.96 que habían resistido 29 años, esa barrera de los 45 segundos que parecían una muralla impenetrable. Hasta ahora. Porque Bruno Hortelano y Óscar Husillos arrasaron el crono de Cornet y establecieron nuevos límites dentro del atletismo español. Hortelano se coronó como el atleta nacional más rápido de todos los tiempos al quedarse con los récords de 100 (10.06), 200 (20.12)y 400 (44.69) y Husillos demostró que su preparación para Berlín va por muy buen camino al lograr su mejor marca personal (44.73) y batir también el anterior récord de España. Esas cuatro centésimas que le separaron de Hortelano fueron las que le negaron la gloria de proclamarse como el hombre español más rápido en los 400. Pero con lo que se vio sobre la pista en Madrid, puede que ese honor sea suya el 10 de agosto, a las 21:05. Ese día y esa hora están grabados a fuego en el calendario del palentino desde que empezara la temporada. Será cuando se corra la gran final europea del 400. Es cierto que Husillos debutará dos días antes, el 8 de agosto, pero con lo que ha demostrado esta temporada, solo una mala carrera puede dejarle fuera de la ansiada final.

Porque en la Reunión de Madrid, Husillos protagonizó unos 150 metros finales memorables. El palentino no salió bien y tuvo que recuperar en el terreno más complicado de los 400, en esos metros donde el ácido láctico derrota a los mejores atletas. Porque esta distancia se corre con las piernas, pero también con la cabeza, con los atletas siempre pendientes de vaciarse al ritmo adecuado para no hundirse en esa última recta infernal. Husillos supo leer la situación y exprimirse en cada zancada para recordar que está llamado a hacer grandes cosas. Su rivalidad con Hortelano solo puede traer buenas noticias al atletismo español. La primera es, desde luego, haber derribado el muro de los 45 segundos al aire libre. Porque Husillos ya había bajado el crono hasta el 44.93 en pista cubierta, en la final de nefasto recuerdo de Birmingham. Aquel tiempo no figurará en el histórico de la IAAF, pero ya nadie puede arrebatarle a Husillos los 44,73 con los que voló en Madrid. Una marca que le coloca entre los mejores atletas europeos del año. Solo Hortelano y el británico Matthew Hudson-Smith (44.70) han sido más rápidos que él sobre el tartán.

Precisamente el británico se perfila como el gran rival de Husillos en Berlín. Hudson-Smith está acostumbrado a correr por debajo de los 45 segundos desde que debutara en el atletismo de elite con tan solo 20 años. Desde entonces se ha convertido en subcampeón de Europa y en flamante finalista en la espectacular carrera de los Juegos Olímpicos de Río, esa en la que el sudafricano Van Niekerk voló sobre la pista para dejar el récord del mundo en unos inalcanzables 43.03. Allí, junto al hombre más rápido del mundo en los 400 metros estuvo Matthew Hudson-Smith. Es bueno recordarlo para poner en relieve la hazaña de Husillos. El palentino progresa de una manera increíble en una distancia reservada solo a los fuertes física y mentalmente. Y es fundamental saberlo para medir la evolución de un atleta que ahora mismo parece no tener techo.

Sin límites

«He estado peleando hasta el final y hasta los últimos metros me veía ganador de la prueba. He hecho una gran marca, pero creo que queda mucho por decir en la pista y espero que antes de Berlín mejoremos». Estas palabras de Husillos demuestran que el palentino no se pone límites y solo piensa en arañar centésimas al crono para ser cada día un poco más rápido. El viernes rompió el muro de los 45 segundos al aire libre y solo hay que mirar hacia atrás para darse cuenta de que su límite va a estar mucho más lejos. «Un atleta prepara los Juegos durante todo el ciclo olímpico, que son cuatro años, y no puedes tener el mismo nivel de forma todas las temporadas. En esta tenemos el Campeonato de Europa y los grandes mítines y voy a tratar de llegar bien a los momentos clave», aseguraba Husillos en octubre, antes de que pusiera patas arriba el mundo de la velocidad española con sus récords de 200 (20.68), 300 (32.39) y 400 (45.69) en pista cubierta. Ahora, metido de lleno en la temporada al aire libre, a Husillos solo le preocupa el Europeo de Berlín. Su figura ya dio el salto internacional en el Mundial bajo techo de Birmingham y ahora quiere consagrarse en el mejor escenario posible. Porque el palentino va a correr bajo las mismas gradas que vieron a Jesse Owens derribar el mito racial del III Reich, el mismo tartán que sintió levemente los tacos de Usain Bolt, que allí batió sus propios récords de 100 y 200. No hay mejor escenario para un velocista.

En medio del ciclo olímpico, los Europeos son la gran cita de la temporada y Óscar Husillos se perfila como una de las grandes estrellas del momento. Tras derribar el muro de los 45 segundos, el palentino está ante su próximo gran reto, colgarse una medalla en Berlín.

 

Fotos

Vídeos