Atletismo

La hora de Óscar Husillos

Husillos, durante el Europeo de Berlín. /EFE
Husillos, durante el Europeo de Berlín. / EFE

El palentino corre en el Meeting de Madrid con el objetivo de bajar de los 45.26 que exige la RFEA para ir a Doha

LÍA Z. LORENZOPalencia

Óscar Husillos se enfrenta a su gran objetivo de la temporada, conseguir la mínima para estar en el Mundial de Doha (45.26). Y lo hace igual que ha encarado todas sus metas desde que estallara en su salto al 400, con tanta confianza en sus posibilidades como autoexigencia. «Ni siquiera pienso en la posibilidad de no ir al Mundial. Hay que estar», aseguraba Husillos antes de trasladarse a la capital de España para participar en el Meeting de Madrid, una cita que le trae muy buenos recuerdos. «Este año estrenamos Vallehermoso, pero aunque sea diferente pista, es el mismo meeting. Allí hice la mínima para el Mundial de Londres», recuerda el palentino. Y en Madrid fue también donde se enfrentó a Bruno Hortelano el día que los dos destrozaron el récord de España de Cornet. Este año se repetirá el duelo entre los dos españoles más rápidos del último año. «Él llega sin competir, aunque sí le he visto entrenar muy bien. Veremos cómo está. Pero creo que más allá de su estado físico, va a ser una carrera muy interesante. Va a estar Samu y viene gente de fuera con muchísimo nivel». Se refiere a Luguelín Santos, un viejo conocido del palentino, el americano Nathan Strother y sus estratosféricos 44.29 esta temporada o al catarí Emmanuel Bamidale. Desde luego, la victoria en este 400 va a estar muy cara.

Aunque lo que realmente preocupa ahora mismo a Óscar Husillos es esa mínima que se le ha resistido en los últimos meses a pesar de sus salidas explosivas. «Me está costando, me falta todavía alguna carrera, pero me tiene que salir. Nos hemos olvidado de las series de 100 y nos hemos centrado en los ritmos de 400 porque he tenido algunos fallos en la carrera. He estado cómodo, pero no tan rápido como debería. Me ha costado demasiado, he llegado relajado al tercer 100 y luego me ha costado reaccionar. En mi especialidad, una carrera con muchos cambios de ritmo no puede ser buena. Son cosas que tengo que cambiar y espero hacerlo en Madrid», analizaba el velocista. Esa autoexigencia que exhibe Husillos es a la vez una maldición y la fuerza que lo empuja a superarse.

«No me afecta a nivel de cabeza no haber hecho aún la mínima. Ha sido un año atípico, muy largo. Sabíamos que teníamos que llegar en buenas condiciones a octubre y hay muchos factores que intervienen. Lo importante va a ser tener la cabeza fría. Ahora, mirando hacia atrás, puede ser que llegara demasiado bien a la pista cubierta y luego no lo aprovecháramos en los entrenamientos posteriores», explica sobre su temporada.

A pesar de los problemas y de que el tiempo se echa encima del velocista astudillano, Óscar Husillos solo mira hacia lo que aún le queda por delante. «Somos optimistas. Hice un par de test bastantes buenos. Ahora mismo solo nos queda hacer entrenamientos cómodos, competir y descansar. Tengo esperanzas porque mi entrenado está contento con el trabajo que hemos hecho a lo largo de estos meses». Más allá de este Meeting de Madrid, al palentino aún le quedarán opciones para bajar de esos 45.26.

«Aún tenemos alternativas en otras citas como en el Campeonato de España o el Meeting de Andújar, el 6 de septiembre. Claro que si lo consigo en Madrid me quito un peso de encima, pero lo que realmente me preocupa es correr bien, ser rápido en la pista», aclara Husillos.

A pesar de que para él es muy importante clasificarse en el 400 para Doha, hay que recordar que el palentino estará con el relevo largo en tierras cataríes. «Tenemos un buen grupo. Fuimos terceros de Europa y estoy convencido de que podemos hacer algo importante en el Mundial. Es una pena que Lucas Búa no pueda estar por lesión, pero estará Bruno, que siempre suma. Además viene una generación por detrás que tiene mucho que decir. Nuestro objetivo debe ser estar entre los ocho mejores», aclara el palentino, que hoy está ante una gran oportunidad para cerrar su pasaporte al Mundial y acabar con cualquier atisbo de duda. Sobre todo porque esta es una temporada muy especial. En año preolímpico, todo se prepara de forma diferente.

«Claro que pensamos en los Juegos Olímpicos, es en la competición en la que todos queremos estar. Hay que programar muy bien todo para prevenir lesiones y alargar la temporada. También será distinta la pista cubierta o el Campeonato de España, que el año que viene se celebrará a finales de junio. Entrenamos pensando en ello». En ese camino a Tokio está Doha y antes, Madrid, donde Óscar Husillos espera volar para asegurarse el pasaporte al Mundial.