World Pádel Tour Máster de Valladolid

Finalistas por la calle de en medio

Galán y Mieres, en primer término, y Ruiz y Piñeiro al fondo, se funden en un abrazo. /Mingueza
Galán y Mieres, en primer término, y Ruiz y Piñeiro al fondo, se funden en un abrazo. / Mingueza

Ninguna de las semifinales necesitó de una tercera manga, resueltas por la vía rápida. Las parejas Lebrón- Navarro (nº 2) y Marta Ortega-Marrero (nº 1) son favoritas ante Galán-Mieres y Salazar-Sánchez

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Dos casillas quedan por rellenar en los cuadros finales del Máster de pádel de Valladolid y en ese tránsito que para los jugadores supone superar las dos últimas barreras que son los cuartos y semifinales, los márgenes se estrechan tanto que cada detalle cuenta y vale su peso en oro. En ese pulso con niveles muy parejos, la temperatura –hasta 34 grados alcanzó el mercurio en la mañana del sábado–, castigar los puntos débiles, ganar el sorteo inicial, los globos contra el sol,... ¡Hasta uno de los jugadores escondió ayer la pala en la nevera de bebidas en los tiempos muertos para refrescar sus golpes! Todo cuenta... Por supuesto también entrar al partido antes que el de enfrente, premisa que fue sagrada en la penúltima jornada para la gran mayoría de los finalistas, que rehusaron un tercer set para llegar frescos a la última jornada.

Fulgurante fue la salida a pista de Paquito Navarro y Lebrón, empeñados en esprintar hacia el número 1 del ránking mundial, e igual de imponente fue la puesta en escena de los aspirantes Galán y Mieres, que sumaron los ocho primeros puntos de su partido de cuartos para sentar las bases de su victoria ante Ruiz-Piñeiro (6/3 y 7/5).

Marta Marrero y Marta Ortega hablan de una jugada.
Marta Marrero y Marta Ortega hablan de una jugada. / Mingueza

Por la mañana, la sesión resultó más ligera y algo menos reñida. De hecho los dos primeros billetes para las finales se repartieron en poco menos de dos horas y media. Los más firmes candidatos al título, Juan Lebrón y Paquito Navarro, demostraron su extraordinario estado de forma tumbando por la vía rápida a la pareja formada por Uri Botello y Javi Ruiz para meter la cabeza en su sexta final de la temporada. Aguantaron los debutantes las embestidas de salida pero muy pronto se vieron desbordados por un tándem que se ha mostrado durante todo el torneo como un martillo pilón.

Los pupilos de Ramiro Choya hicieron break en el tercer juego y en media hora se habían hecho con la primera manga (6/2). Pese a haber cerrado el cuadro de la jornada del viernes y abrir el cuadro de semis no solo no se resintieron sino que pasaron por la pista central como un auténtico vendaval. Sin opciones para Botello y Ruiz, el segundo set y por lo tanto el billete para la final cayó en 6/3.

Alejandra Zalazar y Ari Sánchez celebran su pase a la final.
Alejandra Zalazar y Ari Sánchez celebran su pase a la final. / Mingueza

Se avecina, por lo tanto, una final tan atractiva como contundente por el espectacular golpe que presentan Lebrón a un lado y Galán al otro.

No menos vibrante e intensa será la final femenina, ya que pondrá en pista a las parejas 1 y 2 del circuito.

Las favoritas Ortega y Marrero tuvieron que reaccionar tras empezar con un break abajo para llevarse la primera manga en el 'tie break' (7/6). Lección aprendida que emplearon las 'Martas' en el segundo set al iniciarlo con rotura de servicio para terminar de desubicar a Brea y Alayeto y emprender camino de su quinta final en este curso.

Campeonas destronadas

La pareja número 2 había abierto turno con prisas por inscribir su nombre en la gran final y de paso por tomarse cumplida venganza de la eliminación un año atrás cuando Alejandra Salazar se vio apeada en semis por la pareja formada por Lucía Sainz y Gemma Triay. Las vigentes ganadoras del torneo fueron siempre a remolque y un paso por detrás desde la primera bola y el primer juego, roto de salida por Salazar y Ari Sánchez. Aún así lo pelearon y a punto estuvieron de dar la vuelta al marcador en el noveno juego, auténtico punto de inflexión, ya que con dos puntos de break no fueron capaces de rematar y del posible 5-5 pasaron a perder el primer set por 6-4. Esas dos bolas pasaron factura ya que no consiguieron retomar el pulso al partido, que se decantó en un abrir y cerrar de ojos de lado de la pareja número 2 del ránking y principales favoritas al título y a los 1.700 puntos que otorga el torneo. «Hemos preparado a conciencia este torneo al que nos encanta venir cada año», aseguraba minutos después Alejandra Salazar, impresionada como tantos otros jugadores del circuito por la estampa que dibuja la pista sobre la plaza Mayor de Valladolid.