Rugby

Estados Unidos busca la excelencia

Los jugadores de la selección de Estados Unidos escuchan su himno antes del inicio de su último partido. /USA RUGBY
Los jugadores de la selección de Estados Unidos escuchan su himno antes del inicio de su último partido. / USA RUGBY

Su técnico Gold ha elegido jugadores contrastados para medirse a Samoa en Anoeta este sábado (18.30 horas)

BENITO URRABURUSan Sebastián

Le ha costado dar a conocer a Estados Unidos la lista de jugadores, veintisiete, con los que acudirá a San Sebastián para hacer frente a Samoa, pero lo cierto es que la relación de nombres que ha dado Gary Gold es de mucha calidad y experiencia internacional. Deja bien a las claras que Estados Unidos se está tomando de forma muy seria su expansión en el mundo del rugby y también este partido, que se jugará este sábado en Anoeta a partir de las 18.30 horas y para el que se pueden adquirir entradas en la web rugbyusasamoa.com o El Diario Vasco.

De esos veintisiete nombres, dieciséis juegan fuera de Estados Unidos, lo que igualará en cierta medida la posible falta de cohesión que puede tener Samoa, con una mayoría de ellos en diferentes categorías de las ligas inglesas. El equipo San Diego León es el que más jugadores de la liga de Estados Unidos aporta, con tres.

Once de esos convocados están en formaciones inglesas, dos en Gales, otros dos en Escocia, uno en Nueva Zelanda, otro en Francia, Eric Fry, un pilier, en Vannes (segunda división francesa). En Glasgow Warriors (Escocia) juegan David Tameilau y Greg Peterson, ala y segunda línea.

El Samoa-Estados Unidos será una lucha de trenes entre plantillas muy físicas

En los Cardiff Blues de Gales militan el capitán Blaine Scully, un ala, y Samu Manoa, un segunda línea. En Nueva Zelanda juega Tony Lambon (Southland) y uno de los componentes de la expedición está sin equipo, Hanco Germishuys, a la espera de encontrar destino.

Delantera sólida

Es un grupo muy compacto, sobre todo en su paquete de delanteros, con una primera línea muy sólida con nombres como los de Lamositele (Saracens, de Londres), Dino Waldren (London Scottish), Paul Mullen (Newcastle Falcons), Taufete'e (Worcester Warriors), Fry (Vannes) o Hilterbrand (Many Marlins australiano).

Toda la delantera prácticamente juega en Inglaterra, Gales, Francia y Escocia. Además de los equipos citados también hay jugadores del Nottingham, Doncaster Knights, Harlequins, entre otros.

Los Saracens de Londres, uno de los equipos punteros de Europa, también cuenta con una franquicia en Estados Unidos, concretamente en Seattle, que tiene un jugador en el equipo. Tienen otra en Rumania, el Timisoara Saracens, y academias con gente joven en diferentes partes del mundo. Una expansión que por motivos estratégicos a nivel comercial les hizo instalarse en suelo americano y que les sirve para ir detectando talentos. Es curioso lo del equipo de las afueras de Londres, que tiene un estadio, el Allianz, de hierba artificial, en el que no caben más que doce mil personas... eso sí, con un dueño millonario. El encuentro de Anoeta resultará más que un test de cara al Campeonato del Mundo.

Basta con ver la convocatoria de los dos quinces para darse cuenta que el choque entre las delanteras puede ser espectacular, con jugadores acostumbrados a la alta competición en ligas muy fuertes.

La diferencia entre estadounidenses y samoanos es precisamente esa. Los primeros traen jugadores de su liga, que todavía no tienen un nivel muy elevado, mientras que Samoa no cuenta con ningún jugador que esté en un equipo de su país.

Un detalle que pondrá sobre el césped, al menos desde el inicio, no sólo la calidad, el físico y la intensidad de juego, sino la experiencia para resolver situaciones complicadas en diferentes momentos.

Detrás de Argentina

Gary Gold, el entrenador sudáfricano de Estados Unidos, busca la excelencia y también proseguir con la racha de victorias que lleva desde que se hizo cargo del equipo, entre ellas una sobre Escocia.

Samoa es otro rival importante para conocer cuál es su valor real en estos momentos. En América sólo Argentina, el primer equipo de los Pumas, está por encima de ellos.

Pensando en el Campeonato del Mundo y conociendo los rivales que van a tener, no les queda otra que enfrentarse a quinces de primer nivel. En Japón se las van a ver con Inglaterra, Argentina, Francia y Tonga, es decir, el grupo de la muerte, en el que los tres primeros equipos lucharán por no quedarse fuera de los cuartos.

Por eso Gold quiere seguir progresando para ir aminorando las diferencias que tienen con los grandes y tratar de dar una buena imagen de juego frente a esos países.

Gold comenzó como entrenador de delanteros, antes de ser mánager general de diversos equipos, y quiere dejar su sello, no sólo en el juego ordenado, melés y touch, sino también en el juego en el suelo, los rucks, es decir, pretende hacer un grupo de ocho hombres delante espartanos en las conquistas y en la defensa.

Samoa por su parte tendrá como rivales en la Copa del Mundo a Rusia (un puesto que debería de ocupar España si no le hubiesen 'robado' frente a Bélgica), Japón, Escocia e Irlanda. Los últimos serán imposibles para ellos, pero Japón y Escocia pueden ser asequibles. Todo dependerá de cómo puedan preparar esa cita y el estado físico en el que lleguen sus mejores hombres.

La labor que esta realizando Estados Unidos requiere tiempo, años y mucho trabajo con la base. En Samoa la naturaleza es la que manda. Luego sólo queda pulir diamantes.

Anoeta será escenario de un rugby muy físico, con un entrenador especialista en trabajar con delanteros, y un país que produce físicos descomunales. Una lucha de trenes.

Las entradas para el partido USA-Samoa pueden comprarse en la web www.rugbyusasamoa.com a un precio que oscila entre los 14€-27€ . También pueden adquirirse en multitud de puntos físicos que aparecen detallados en dicha web, como la oficina de Turismo de la Parte Vieja o El Diario Vasco.

Más información:

 

Fotos

Vídeos