'Corriendo en familia' celebra su décimo aniversario

El momento de la salida de una de las carreras del evento. /Antonio Tanarro
El momento de la salida de una de las carreras del evento. / Antonio Tanarro

El evento congrega en la Alameda del Parral a 75 parejas de adultos y menores en una fiesta colectiva de atletismo

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

El Sporting Segovia celebró ayer una efemérides especial con la décima edición de su gran fiesta deportiva, 'Correr en familia', una forma de desafiar a los cánones del deporte rey con un concepto colectivo. «Se puede disfrutar de un deporte como el atletismo, que muchas veces se considera como algo muy individual y sacrificado, también a través de eventos familiares. Es compartir un tiempo, un rato, una mañana... ¿Cuántas veces vemos a un padre correr con su hija? Incluso tenemos a abuelos corriendo con sus nietos. Creo que es algo único», desgranó la presidenta del club, Leyre Sánchez.

Y en la Alameda del Parral, que acogió carreras de diversas categorías desde las 12:00 horas, se citaron familias de todas las edades con su circunstancia. Ante los retos diarios de la conciliación laboral, que los padres dediquen íntegramente una mañana a acompañar a sus hijos es ya un triunfo social. «Con esta carrera hemos conseguido que cada vez se apunte más gente, que repitan año tras año y estamos muy contentos». A la cita de ayer acudieron 75 parejas para competir en las distintas categorías: prebenjamín (700 metros), benjamín (un kilómetro), alevín e infantil (dos kilómetros) y cadetes y categoría absoluta (tres kilómetros), así como categoría adaptada (un kilómetro). El requisito era que cada pareja rebasase a la vez la línea de meta y que se agarrasen con la mano en ese momento.

«Nosotros tenemos una filosofía de club en la que, además de la competición, estamos para aprender y hacer atletismo. Los resultados vienen solos y no tenemos por qué ir solo a por ellos. Igual tenemos 200 federados y solo 80 se dedican a la competición», explicó la presidenta. El club homenajeó a uno de sus veteranos, Tomás Hernández, lesionado este año. «Aquí damos cabida a todo tipo de personas y los veteranos tienen un grupo cada vez más grande en el que el ambiente es espectacular», sonreía Leyre.

 

Fotos

Vídeos