Voleibol

Las altas temperaturas se dejan sentir en el CESA de voleibol

Imagen del un encuenro del CESA. /CESA
Imagen del un encuenro del CESA. / CESA

Malestar de algunos familiares por la falta de asistencia médica ante los golpes de calor sufridos por dos jugadores

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

Las altas temperaturas que sacuden la Península Ibérica por culpa de la ola de calor africano se ha dejado sentir en la Campeonato de España de Selecciones Autonómicas (CESA), en categoría infantil y cadete, que se celebra este fin de semana en varios pabellones de la capital vallisoletana. Los recintos se han convertido en auténticos hornos que complican el torneo. La preocupación por las altas temperaturas han disparado las alarmas entre los acompañantes de los jóvenes jugadores, que consideran insuficiente la atención médica y el suministro de agua y hielo que les ofrecen.

El pasado viernes, un par de jugadores de la selección gallega tuvieron que ser evacuados por golpes de calor. Los familiares mostraban este sábado su malestar con la organización por la ausencia de un médico o un técnico sanitario que interviniese. Solo había un conductor de ambulancia para trasladar a los afectados a un centro sanitario. El traslado tardó lo suyo ante la indignación de los familiares allí presentes.

Desde la organización, por su parte, la visión es muy diferente. Reconocen que la Junta de Castilla y León les obliga a contar con una ambulancia para el traslado a un centro asistencial. Si se quiere asistencia médica de mayor calado, se exige cobrar por la entrada al evento deportivo. Sobre el retraso en el traslado a un centro médico de los jugadores afectados, los organizadores culpan a los técnicos y delegados de su selección, ya que desconocían al hospital convenido al que debían trasladar a los jugadores .

También había malestar por el tema del suministro del agua, considerado escaso por algunos de los familiares asistentes al evento. Desde la organización aseguran que no es así, que se ha marcado un tope de 18 botellas de agua por equipo y partido cuando inicialmente iban a ser solo doce. Incluso se ha hecho acopio de más agua para que los jugadores puedan hidratarse siempre que lo quieran. También se ha ampliado los tiempos de descanso entre sets para que los chavales puedan beber agua y evitar los temidos golpes de calor en instalaciones que han registrado temperaturas muy altas.