Diversión sobre ruedas

Un integrante de los Rolling Lemons practica en el salto sin rampa./
Un integrante de los Rolling Lemons practica en el salto sin rampa.

Los Rolling Lemons cumplen cinco años y cuentan ya con 450 patinadores en sus filas

CÉSAR R.CABRILLOvalladolid

Cuando se relaciona Valladolid y patines, muchos son los que piensan en el Club Patinaje en Línea de Valladolid (CPLV), el equipo de hockey que tantas victorias y títulos ha conseguido y que ha llegado a ser incluso un referente dentro del hockey nacional. Por suerte, Valladolid es una ciudad muy deportiva y los patines no son solo para el hockey.

Como buenos deportistas, la ciudad cuenta con una escuela de patinaje que comenzó su andadura hace escasos cinco años. El Club Deportivo Rolling Lemons inició sus actividades en marzo de 2011, pero tres años antes ya se había sembrado la semilla en la pista exterior del parque municipal de Renedo de Esgueva, donde un joven monitor comenzó a promover el patinaje entre sus vecinos y, poco a poco, el número de participantes en la actividad fue creciendo, de modo que el ambiente familiar atraía a nuevos patinadores.

El número de patinadores era importante y la iniciativa del monitor se extendió a otros municipios como Boecillo, Aldeamayor o Valladolid con las mismas ganas de diversión. Finalmente, entre los propios patinadores de la actividad de Renedo, se forjó la idea de crear un club deportivo y así surgió Rolling Lemons. El plan comenzaba a rodar.

Ahora, en su quinto aniversario, el proyecto de Rolling Lemons está más que asentado y empieza a conseguir éxitos importantes. El club cuenta ahora con más de 450 patinadores entre sus filas entre todas las modalidades que engloba.

Rolling Lemons empezó a crecer con el patinaje de velocidad, la primera sección en aparecer y que agrupa a los patinadores más pequeños. Después llegó el street hockey, una pequeña variación del hockey sobre hielo, donde aquellos patinadores que jugaban partidillos por las noches en el frontón de Boecillo o en la pista roja de Renedo viajaban a otras ciudades para competir.

El 'freestyle' manda

Después de iniciarse la experiencia con el patinaje de velocidad y el street hockey , se puso en marcha el freestyle, modalidad que ha dejado 13 medallas al club en el pasado Campeonato de España.

El freestyle es la especialidad en la que el Rolling Lemons ha cosechado más éxitos a nivel nacional, como indica Pablo López, gerente del club. Comenzó con un gran grupo de patinadores de todas las edades que ahora compiten al máximo nivel.

Pero exactamente, ¿qué es el freestyle?

El freestyle es una modalidad del patinaje en línea que consiste en realizar distintos trucos en filas de pequeños conos, situados a diferentes distancias, normalmente entre los 50 cm, 80 cm y 120cm. Pero dentro de esta modalidad, existen otras muchas disciplinas menos conocidas pero que ofrecen un sinfín de posibilidades de diversión a sus practicantes.

Una de las más impactantes y apasionantes de contemplar es el salto sin rampa, competición en la que los patinadores deben realizar un salto similar al de altura que se hace en atletismo, pero con sus patines, lo que hace aún más vistosa esta modalidad en la que, además de conseguir pasar el listón, se debe asegurar bien la caída.

Y otra de las competiciones más interesantes es el stick slalom, que consiste en una carrera a un patín entre dos equipos que deben sortear un fila de 20 conos separados entre sí por 80 centímetros. Gana el que más rápido haga el recorrido sin tirar apenas conos. Y es en esta en la que los Lemons cuentan con varios campeones de España.

En definitiva, quien quiera entrar a formar parte de los Rolling Lemons tendrá ante sí una amplia gama de actividades para practicar y divertirse con los patines.

 

Fotos

Vídeos