Un triunfo de la inclusión

Momento de un encuentro del programa. /
Momento de un encuentro del programa.

El Programa Integral de Deporte Escolar de Segovia destaca el éxito cosechado al atraer niños menos aptos para la actividad deportiva

NACHO SÁEZsegovia

Los responsables del Programa Integral de Deporte Escolar del Municipio de Segovia (Pidemsg) se reunieron con el Instituto Municipal de Deportes (IMD), los centros educativos y las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos para hacer balance de la actividad desarrollada este curso y explicar los objetivos para el futuro.

«Estamos todavía en camino para conseguir que este programa se integre plenamente en las escuelas», dijo este martes antes de la reunión Darío Pérez Brunicardi, responsable del Pidemsg. Una iniciativa que tiene entre sus objetivos «enseñar deporte de una forma diferente». Ha consumido el primero de los cuatro años que recoge el convenio firmado por la Universidad de Valladolid impulsora del programa y el IMD. A las espaldas ya lleva otros tres cursos en los que se ha conseguido, según Pérez Brunicardi, «que los niños que no se sienten competentes para el deporte participen en este programa».

Ese éxito inclusivo del Pidemsg ha llegado tras un curso, este 2014/2015, en el que el IMD ha destinado 100.000 euros a su financiación. Alrededor de 55.000 de ellos fueron destinados a contratar a dos coordinadores y a ocho monitores (maestros), mientras que otros 30.000 se destinaron a becar a dieciocho alumnos de la Facultad de Educación del campus María Zambrano. Con el resto de fondos se costeó, entre otras cosas, un curso específico para los monitores becados y los monitores en prácticas, para la compra de material deportivo o para gestiones administrativas del Parque Científico.

Dirigido en Segovia por Carolina Delgado, el Parque Científico de la UVA gestiona este proyecto de innovación educativa, que cuenta también con la ayuda del grupo de I+D+i de la universidad, compuesto por cinco profesores e investigadores, el técnico de Deportes del campus y estudiantes de postgrado. Entre todos «diagnostican las necesidades para diseñar un proyecto anualmente lo más educativo e inclusivo posible», según Pérez Brunicardi.

Este curso, que ha contado con la participación de unos 800 alumnos y otros tantos de Secundaria la cifra va en aumento ha consolidado un modelo de programa con una hora semanal de actividad en el colegio o instituto y encuentros periódicos de todos los centros educativos. El Pidemsg permite compatibilizar sus actividades con otras federadas. «Hemos podido comprobar que este modelo de deporte escolar da cabida a todos y todas, independientemente de su nivel de competencia motriz, lo que resultará clave para asentar hábitos saludables de vida activa y a vivenciar experiencias positivas de práctica deportiva», concluyó el responsable del programa.

 

Fotos

Vídeos