Benjamín Vicedo: «Cuando me llamaron no lo pensé. Estar aquí es una oportunidad única»

Benjamín Vicedo posa durante el entrenamiento de ayer en el Campo de la Juventud. /
Benjamín Vicedo posa durante el entrenamiento de ayer en el Campo de la Juventud.

El técnico de la selección nacional sub-23 de voleibol llega a Palencia con el objetivo de «ganar el mayor número posible de partidos y hacer un buen papel en el Europeo»

ESTHER BENGOECHEA

Benjamín Vicedo (Madrid, 1964) lleva toda la vida rematando y bloqueando balones en la red. Ha defendido la camiseta de la selección en más de 150 ocasiones, además de proclamarse campeón de Liga cuatro veces y haber ganado cinco Copas del Rey. Como entrenador ha dirigido al CV Caja Salamanca y Soria, al Guaguas Las Palmas, en Superliga, y al equipo femenino del Universitario de Guadalajara. Cuando recibió la llamada de la Federación de Voleibol para suplir a Ricardo Maldonado, ocupaba el banquillo del Voley Playa Madrid. El lunes, a las 9:30 horas, tomó las riendas del combinado nacional en Palencia.

¿Cómo se han desarrollado estos primeros días de entrenamiento?

Muy bien. Los jugadores están muy receptivos, con la expectativa que siempre da que llegue alguien nuevo con otra manera de entrenar. También he visto que tienen muchas ganas de trabajar y de seguir mejorando en la cancha.

Es muy importante el día a día con los jugadores...

Claro que sí. Nosotros, estuviera Ricardo, esté yo o quien siga, vamos a buscar su desarrollo deportivo, en el aspecto técnico y físico, y también el personal. Somos entrenadores deportivos, pero también tenemos la capacidad de formarles un poco porque pasamos muchas horas con ellos.

¿Es muy distinto su trabajo diario con el combinado nacional?

Sí, porque es diferente a cualquier equipo competitivo. Se busca el resultado inmediato, pero no es más preocupante que el que está a largo plazo. Además es distinto el volumen de entrenamiento, por lo general un club no entrena tantas horas. Lo bueno es que puedes trabajar con más tranquilidad y es mucho mejor.

¿En qué tienen que mejorar?

En todo, tienen que trabajar todos los aspectos. Se nota que están muy bien tanto física como técnicamente, pero aún así tienen que mejorar. Yo siempre lo digo, aunque parezca que estás bien, siempre tienes algo que mejorar.

¿Qué objetivos tiene marcados con el equipo?

Los objetivos son ganar el mayor número posible de partidos. Para la Liga dependemos de otros resultados y solo quedan dos partidos, así que es muy complicado. Pero al Campeonato de Europa vamos a un torneo donde no hay resultados establecidos, y ahí tenemos que intentar llegar lo más arriba posible y eso pasa por hacer nuestro juego.

¿Qué le gustaría inculcarle a su plantilla?

Que se diviertan jugando, que estar sufriendo no es muy agradable. Quiero que disfruten con lo que hacen, y así lo haremos los que estamos fuera. Además, si disfrutas es muy difícil que no consigas resultados positivos.

¿Le sigue costando no saltar a jugar y permanecer en el banquillo?

Ya no. Hay que saber asimilar el puesto en el que estás. Sí que me hubiera gustado seguir jugando, pero no puede ser. Hay que saber cuándo dejar de jugar. Yo he tenido la suerte de poder seguir vinculado al mundo del voleibol después de jugar.

¿Tuvo que pensarse mucho el venir a Palencia?

Qué va. No había que pensar mucho, ya que es una oportunidad única y es muy complicado llegar a este puesto. Hay una cantidad tremenda de candidatos y, como se ha dado en unas circunstancias especiales, a lo mejor por eso, he tenido un poco más de suerte que el resto. La verdad es que estoy muy agradecido a la federación, que se fijó en mí para este cargo.

¿Cómo de difícil es suceder a alguien querido y que llevaba muchos años en el cargo, como RicardoMaldonado?

Es muy complicado, pero también es un reto, y a mí me gustan mucho los retos. Soy muy ambicioso y soy ganador, no me gusta perder ni a las chapas, ni siquiera al parchís. La verdad es que es muy difícil porque el trabajo de Ricardo ha sido excelente en todos los años que ha estado en Palencia. Para mí es un reto, y espero, por lo menos, dejarlo a su nivel. Si consigo superarlo, será bueno sobre todo para el equipo, que es de lo que se trata, porque el equipo seguirá, pero nosotros iremos pasando.

Los Vicedo, una familia de verdaderos deportistas de élite

Benjamín Vicedo no es el único miembro de la familia que dedica su vida al deporte. El jugador de baloncesto Edgar Vicedo, hijo del entrenador de voleibol, destaca en las filas del Peñas Huesca, rival del Quesos Cerrato Palencia, en la categoría de LEBOro. «Mi hijo sí ha tenido la suerte de poder desarrollarse en el mundo del baloncesto, y la verdad es que estoy muy contento», reconoce Benjamín. «Intentamos hacer deporte y creo que es una buena faceta en la vida personal de cada uno», agrega el nuevo seleccionador sub-23. «Estuvo tres días en una concentración de voleibol, precisamente en Palencia, y me llamó para que fuera a buscarle porque no le gustaba», arelata. «Antes del baloncesto, jugó a balonmano y fútbol», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos