Inglaterra-España

Saúl, el futbolista total ignorado por Hierro en el Mundial

Saúl, tras marcar a Inglaterra./AFP
Saúl, tras marcar a Inglaterra. / AFP

El centrocampista del Atlético se estrenó como goleador con España y dio una clase de despliegue físico y táctico

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Ni un minuto concedió Fernando Hierro en el Mundial a Saúl Ñíguez, el futbolista total que se adapta a todas las posiciones y no sólo tiene llegada y gol, sino que no deja de bregar y recuperar balones, destilar clase y combinar con criterio con sus compañeros. Frente a Inglaterra fue el autor del gol del empate, al rematar a la primera un pase de Rodrigo tras una de las muchas internadas de Carvajal por banda derecha. Sin embargo, no sólo marcó el centrocampista del Atlético de Madrid, sino que diez minutos después de estrenarse como goleador con la selección en su undécimo partido con el equipo nacional evitó, como un defensa más, un tanto de Harry Kane.

El jugador rojiblanco que ha jugado durante su carrera como pivote, interior (derecho), delantero centro, central e incluso como lateral zurdo, actuó en Wembley por la izquierda en la línea del mediocampo también formada por Busquets y Thiago, y desde ahí dio una clase de despliegue físico y táctico. Por delante de él Luis Enrique alineó a Isco, muy pegado a esa banda el malagueño y con casi nula participación en el juego. Al igual que Carvajal y Rodrigo destacaron desde la derecha, Saúl lo hizo por el lado contrario, aunque tirándose también al centro de la medular para ejercer en ocasiones como director, como hizo en la segunda parte, y sin asustarse, porque no lo ha hecho nunca, para lanzarse al ataque y tener atrevimiento con el remate de larga o media distancia.

Precisamente, lo que necesitaba la atascada España en el Mundial frente a rivales encerrados, porque a Saúl le sobra, además de sacrificio, clase y disparo, como demostró una vez más, en este caso con su pierna derecha, para batir por primera vez a Inglaterra y propiciar la remontada de la selección. El futbolista alicantino del Atlético amenaza siempre con peligro con su llegada desde segunda línea y un remate contundente. Con la izquierda o con la derecha, porque es uno de esos jugadores elegidos de los que no se sabe muy bien si son zurdos o diestros, igual que debido a su polivalencia se le puede declarar centrocampista, defensa o delantero.

Es sin embargo en la medular donde más puede brillar y ser decisivo Saúl, que igual que fue ignorado por Hierro en Rusia, estará agradecido «de por vida» a Diego Pablo Simeone por haberle hecho debutar con la primera plantilla del conjunto colchonero, pero también por decirle que no contaba con él y que debía irse cedido (al Rayo, en la temporada 2013-2014). «Que el míster (del Atlético) haya jugado en esa posición ha hecho que me convierta en mejor jugador. Me costó mucho ganarme su confianza, pero sabe que puede contar conmigo en cualquier posición y en cualquier circunstancia, que puedo ayudar al equipo en lo que sea», destacaba hace casi un año Saúl tras marcar al Barça, aunque entonces esa diana no sirvió para la victoria colchonera. Poco antes había renovado su contrato con el Atlético hasta 2026, con una cláusula de rescisión de 150 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos