Europeo sub-21 I Final

España ya tiene su quinta corona sub-21

Dani Ceballos y Jesús Vallejo elevan al cielo de Udine el trofeo del Europeo sub-21./Miguel Medina (AFP)
Dani Ceballos y Jesús Vallejo elevan al cielo de Udine el trofeo del Europeo sub-21. / Miguel Medina (AFP)

La selección de Luis de la Fuente combinó brillantez y resistencia ante una dura Alemania, verdugo hace dos años pero víctima ahora

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

España ya tiene en sus manos el quinto Europeo sub-21 de su historia, una conquista que llegó tras un ejercicio de brillantez, pero también por momentos de resistencia ante la siempre dura Alemania, verdugo en 2017 pero víctima ayer ante un rival más acertado. La selección española comenzó el partido con la confianza propia de un equipo que llegó lanzado al tramo decisivo del campeonato, reforzado por la goleada a Francia en semifinales y plenamente consolidado, como refleja el hecho de que Luis de la Fuente repitiese once por primera vez en todo el campeonato. Al toque paciente buscando cualquier resquicio en el depurado sistema defensivo de Alemania se unía una intensa presión tras pérdida de balón, lo que permitía a la selección española recuperar con rapidez el balón.

El panorama era idílico, más aún después de la enésima joya de Fabián en un campeonato que ha dominado a placer y que ha encumbrado al centrocampista del Nápoles, que condujo con su pierna zurda el balón para acomodarse un disparo perfecto desde fuera del área ajustado al poste ante el que Nübel no pudo hacer nada. Al dominio incuestionable de España se unió la ventaja en el marcador, todo parecía a favor de obra, pero cuando Alemania esta enfrente, las confianzas sobran más que nunca. La selección germana fue tomándole el pulso al partido como un motor diésel, pero lo cierto es que con media hora de juego consumida las fuerzas en lo que al control del juego se refiere estaban igualadas.

2 España

Sivera, Aguirregabiria, Vallejo, Unai Núñez, Junior Firpo, Marc Roca, Fabián Ruiz (Merino, min. 78), Fornals (Mayoral, min. 72), Ceballos, Dani Olmo y Oyarzabal (Soler, min. 55).

1 Alemania

Nübel, Klostermann, Tah, Baumgartl, Mittelstadt, Serdar (Neuhaus, min. 60), Eggenstein (Nmecha, min. 78), Dahoud, Oztunali (Richter, min. 72), Waldschmidt y Amiri.

goles
1-0: min. 7, Fabián. 2-0: min. 69, Dani Olmo. 2-1: min. 88, Amiri.
árbitro
Srdjan Jovanovic (Serbia). Amonestó a Vallejo, Unai Núñez y Sivera.
incidencias
Final del Europeo sub-21 disputada en el Stadio Friuli de Udine.

Lo probó de nuevo Fabián con un lanzamiento de falta alto, y es que sus galones en esta selección son ya indiscutibles, pero el susto llegó en una acción de Vallejo al cruce frente a Waldschmidt que bien pudo acabar con el central aragonés del Real Madrid en los vestuarios antes de tiempo y con ello, con las aspiraciones españolas en graves apuros. El serbio Srdjan Jovanovic, asistido por el VAR, resolvió la cuestión en una amarilla. Ya sea por el susto o por el clásico empuje germano, España acabó la primera parte achicando agua y respiró aliviada con la llegada del tiempo de descanso.

Al regreso de vestuarios, nuevo aviso alemán. Una pérdida de balón comprometida de España cerca de su propia área derivó en un potente remate de Amiri que Sivera desvió como pudo antes de que Vallejo desviase un peligro que volvió a rondar la puerta española en un disparo desviado de Waldschmidt, el máximo realizador del campeonato. La presión asfixiante tras pérdida de balón era ahora alemana y no española, un giro del guión que obligó a De la Fuente a mover su banquillo para sustituir a Oyarzabal por Soler, desplazando a Dani Olmo a la posición de falso '9' y metiendo al valencianista en banda derecha.

El cambio táctico no le dio a España los réditos deseados, al menos a corto plazo, pues siguiendo el símil pugilístico, Alemania seguía ganando a los puntos. A los padecimientos a balón parado respondió Olmo con un disparo tímido, que Nübel detuvo sin problemas, pero que al menos permitió respirar al equipo de De la Fuente. Sin embargo, al delantero del Dinamo Zagreb le tenía reservado el destino el papel de héroe. Tras una jugada de Ceballos en la que el madridista retuvo el balón haciendo gala de su calidad, Fabián probó fortuna con un disparo lejano que Nübel no pudo blocar, dejando un balón rechazado franco para Olmo, que la picó con calidad para acercar a España a la gloria.

Más información

Con el 2-0 en el marcador, Alemania aún tiró de amor propio para seguir generando trabajo a Sivera, pero fue España la que las tuvo de todos los colores para sentenciar. Perdonaron Fabián y Soler hasta en dos ocasiones, la segunda de ellas con un disparo al larguero, pero también sudó Sivera en un remate en el área pequeña que se fue desviado por poco. En mitad de todo ello, Fabián dejó el césped ovacionado por una afición alemana que supo reconocer todo el fútbol del oficialmente mejor jugador del torneo.

Cuando el título parecía en el bolsillo, apareció un remate de Amiri desde fuera del área que se envenenó tras tocar en Vallejo y que le recordó a España por qué nunca se puede dar por muerta a una selección alemana, que en cualquier categoría está dotada del orgullo de un campeón. Con sufrimiento, pero España resistió y finalmente venció.