La resurrección de Chema Torres, último presidente del Club de Fútbol Palencia

Chema Torres, en las instalaciones deportivas de Isla Dos Aguas. /Antonio Quintero
Chema Torres, en las instalaciones deportivas de Isla Dos Aguas. / Antonio Quintero

El exdirigente morado vuelve al fútbol como entrenador del Frómista de Provincial

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

El fútbol corre por las venas de Chema Torres, aunque este deporte le haya golpeado con fuerza cada vez que un ilusionante proyecto merodeaba su entorno. stos momentos, está inmerso en un nuevo proyecto deportivo que le ha devuelto la sonrisa a su rostro.

Casi seis años después de la desaparición del C. F. Palencia, su último presidente, un hombre del deporte rey, se ha vuelto a ilusionar con el fútbol 'amateur'. Ese que no aglutina grandes titulares en los medios de comunicación, pero que vive esa actividad como los profesionales. El esfuerzo de representar a su equipo sin dinero de por medio, simplemente por el amor a la pelota. Precisamente, todos esos valores han empujado a Chema Torres a coger las riendas del Frómista con el tesón y corazón que le caracterizan. No fue una decisión fácil para este palentino, que llevaba dos años alejado de los banquillos, tras dejar las categorías inferiores del Carrión. «Seguía ligado con algún torneo como el de Torquemada, pero con el Frómista he recobrado esa ilusión que había perdido», sentenció ayer Torres, quien reconoce que ha vuelto a los terrenos de juego impulsado por el apoyo de su mujer. «Mi mujer me ha animado desde el primer momento. Me aburría por las tardes y necesitaba volver al ruedo», continuó.

El objetivo principal de su retorno viene precedido por el intento de recuperar la ilusión, tras el varapalo que sufrió como dirigente del conjunto morado, donde invirtió dinero y tiempo para terminar desapareciendo el club a principios de diciembre de 2012. «He vuelto a recuperar esa motivación por el fútbol después del final del Palencia. Antes de firmar, me reuní con la directiva del Frómista para afirmarles que necesitaba recuperar esa ilusión. Y así lo he hecho. Lo he cogido con ganas. Además ha sido importante que un grupo de jugadores ya haya estado a mis órdenes en otras etapas. Hay otros que no les conocía, pero todos hemos conectados muy bien. Tenemos intacto el objetivo de hacer algo grande», relató Torres.

Y el arranque de la competición invita al optimismo en el seno fromisteño, ya que es uno de los equipos, junto con el Carejas Paredes y el Baltanás, que aún sigue invicto en la Provincial. «Ha sido un buen inicio. Es el equipo del año pasado, aunque no tuvo esa suerte necesaria para escalar más posiciones. Veo a los jugadores con muchas ganas y eso siempre es muy importante. Seguimos invictos y eso es motivador», señaló el entrenador palentino, que no quiere hablar de un hipotético ascenso de categoría. «No hablamos de ganar la Provincial, pero nos hace ilusión quedar entre los cuatro primeros. Tenemos que ir jornada a jornada. En la último partido nos empataron con un penalti dudoso en los últimos minutos. Aún así, tras sacar un punto, destacábamos en el vestuario que seguíamos invictos», recalcó.

Y es que Chema Torres y el fútbol palentino conforman una conexión especial que se expresa en proyectos deportivos como el que heredó en el Club de Fútbol Palencia, donde apostó por el equipo de la ciudad y que finalmente terminó ahogándose en la orilla. Esa desaparición golpeó a Chema Torres, apartándole de los focos mediáticos del fútbol palentino, pero, seis años después y con la pelota siempre en la mente, este palentino ha vuelto a resucitar para inculcar todos sus conocimientos en el Frómista.

«Me gustaría apoyar un proyecto serio en Palencia»

A pesar de vivir una mala experiencia en el Club de Fútbol Palencia, donde el equipo desapareció, Chema Torres sigue apostando por el conjunto de su tierra y considera que hay mimbres para que la provincia vuelva alcanzar el nivel futbolístico que se vivía cada quince días en La Balastera. «No sería difícil si hubiese voluntad, pero creo que ahora mismo no existe. No hace falta que desaparezca ningún equipo. Ahora, que está el juvenil del CIA en División de Honor, hay que mantenerlo. Además se podrían tener otros equipos en Preferente y Tercera y a mayores el máximo representante de Palencia en Segunda B», relata ilusionado Torres, quien no descarta formar parte de ese futuro proyecto. «Me gustaría apoyar un idea seria en el fútbol palentino. Lo bonito sería estar en Segunda B y hacer las cosas deportivamente muy bien para aspirar a Segunda como provincias como Soria. Al final lo que veo son muchas almas libres en Palencia, con dosis de protagonismo personal. Cada club hace la guerra por su cuenta y eso no nos beneficia a los amantes del fútbol», recalca.

Y en ese hipotético proyecto, la experiencia de Chema Torres sería relevante para el devenir del futuro equipo, aunque esa idea no se atisba aún en el horizonte. «La herida del fútbol palentino sigue abierta. Antes, el principal equipo de la provincia recibía alrededor de 160.000 euros (instituciones y patrocinador) y ahora el Palencia Cristo no recibe esas cantidades», señaló el palentino, quien considera de vital importancia 'palencianizar' el nombre del primer espada de la ciudad. «Tal vez la denominación no ayuda a recuperar socios, ya que sería más identificable para todos que se llamase el Palencia, que el Palencia Cristo. Aún así, la ayuda institucional y un gran patrocinador los considero vitales para que el Palencia diese un golpe para arriba», continuó el palentino

Sentimiento de vacío

Pero futuro aparte, un sentimiento de vacío asola aún el interior de Chema Torres con su querido Club de Fútbol Palencia. «Mi etapa del Palencia ya está cerrada. Me queda algo dentro de mí. Fue una pena que se acabara ese proyecto. Cuando entré en el club, lo hice con ilusión, pero eran unas cifras económicas imposibles de sacar adelante, sobre todo cuando no había muchos apoyos», concluyó el último mandatario del extinto Club de Fútbol Palencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos