El Becerril ya es de Tercera

Los jugadores del Becerril celebran el gol de Pelayo. /Marta Moras
Los jugadores del Becerril celebran el gol de Pelayo. / Marta Moras

El Mariano Haro vive una fiesta tras la victoria de los de Edu Narganes, que ascienden tras ganar al Racing Lermeño

LÍA Z. LORENZO/OPTA Palencia

El Mariano Haro ya bullía antes de que los jugadores saltaran al campo. La afición morado poblaba la grada, consciente de que el Becerril se enfrentaba a un día crucial, al momento de la verdad. «De pequeño yo te empecé a seguir/poco a poco, me enamoré de ti/cuando juegas, siempre estaré a tu lado/no me falles Becerril/yo nunca te he fallado». El fondo tronaba cuando el balón empezó a rodar. Fueron 90 minutos de fiesta, de alegría, pero también de tensión y de nervios.

1 Becerril

Sevi, Isma, Varo, Sierra, Sergio, Diestro, Riky, Carlos, David (Adri, min. 48), Melero (Franin, min. 78) y Pelayo (Kike, min. 67).

0 Racing Lermeño

Raúl, Pablo, Lanas, Richi (Corral, min. 68), Melgar, Marquina, Boti, Mariano (Juna, min. 68), Mutilba, Nakata (Rodrigo, min. 46) y Álex

Goles.
1-0, (min. 46), Pelayo.
Árbitro.
García Presa del colegio leonés. Amonestó a Rodrigo y a Lanas por el Racing Lermeño.

«Sabíamos que teníamos una gran oportunidad con este partido. No queríamos dejar pasar la oportunidad de ascender con nuestra gente después de la gran temporada que hemos hecho», aseguraba Edu Narganes nada más finalizar el partido, con sus jugadores corriendo para mantearle. Porque el entrenador morado ha sido la piedra angular de un proyecto que empezó y terminó con un mismo objetivo, devolver al Becerril a Tercera. «Hemos sido un grupo muy sólido desde la primera jornada. Solo nos han marcado 12 goles y creo que eso es una señal clara de que hemos estado muy bien defensivamente, que siempre hemos sido solidarios», destacaba el técnico que se apartaba para tratar de dejar el protagonismo a sus jugadores. Pero los futbolistas tenían claro quién los había llevado hasta el éxito y lo buscaron para hacerle partícipe del éxito de todo el equipo. «A Tercera, oe. A tercera, oe» gritaban los jugadores, que se dirigieron hacia la grada para vivirlo con los más fieles, con los que han estado a su lado a lo largo de la temporada en Regional.

Y como si fuera el muro amarillo, el fondo sur del Borussia de Dortmund, la plantilla becerrileña imitó la celebración vikinga de Islandia. Con los brazos al viento, los jugadores pusieron los pelos de punta a sus aficionados, que no tardaron en saltar al campo para celebrarlo. «Esto es una alegría muy grande para nosotros», señalaba Melero, uno de los jugadores insignia del Becerril. «Nos dolió mucho el descenso de la pasada temporada y lo único que queríamos era devolver al equipo al lugar que se merece. Ha sido una gran campaña, hemos jugado muy bien y ahora solo tenemos un objetivo, mantener el liderato hasta el final y disfrutar el año que viene de la Copa del Rey», afirmaba. Y en eso estaban de acuerdo todos los jugadores después de certificar el ascenso. «Por supuesto que queremos el campeonato. El año pasado descendimos de mala manera, en el último minuto. Nos quedamos con un mal sabor de boca y ahora estamos viviendo una alegría enorme. Somos muy felices, pero no hemos terminado. Nos quedan dos jornadas por delante y solo queremos ganar y quedar primeros». Con estas palabras daba rienda suelta a su alegría Diestro, el capitán, otro de los hombres que vivió el descenso y que ha sido protagonista del regreso del Becerril a Tercera, el cuarto de su historia.

A por la Copa

Y entre todos los gritos que se elevaban en el Mariano Haro, uno se escuchaba por encima de los demás «A por la Copa», gritaban los jugadores, conscientes lo que supone jugar el torneo del KO. «Ya solo quedan dos jornadas por delante y queremos ser campeones. Lo más importante era subir, pero tenemos el campeonato muy cerca», analizaba Sevi, el Zamora de la categoría. «Es cierto que esta temporada he vivido muy tranquilo con la solidez defensiva de todo el equipo. Hemos disfrutado mucho de la temporada», finalizaba.

Con el champán descorchado sobre el césped, era el momento de recordar el primer estallido de locura, el gol de Pelayo nada más comenzar la segunda mitad. «Ha sido un momento muy bonito, pero hay que destacar el trabajo de todo el equipo, lo que hemos trabajado y luchado a lo largo del partido y de todo el año», recordaba el delantero, protagonista durante y después del partido que devolvía al Becerril a Tercera. «Ahora queda disfrutar de lo que hemos logrado y tratar de mantener el liderato», aseguraba Pelayo antes de correr de nuevo hacia sus compañeros, esos que han hecho construido un muro infranqueable. La alegría desbordante recorrió el terreno de juego, impulsada por los aficionados y familiares, que vivieron el ascenso en primera persona. Porque el Becerril vuelve a ser de Tercera.

El partido

La primera ocasión del encuentro fue para el Becerril en un disparo lejano de Diestro desde fuera del área que se escapó por encima del travesaño. En el minuto 10 Carlos recogió un rechace en la frontal pero su disparo salió manso a la izquierda de Raúl.

En el minuto 13 Rubén Sierra puso un saque de banda largo casi a la altura del córner que Sergio remató manso con la testa a los guantes de Raúl. En el 18 llegó la primera acción de peligro para el Lermeño en un remate a media altura de Mariano desde fuera del área que salió por encima de la portería de Sevi. Segundos después la tuvo Boti en un disparo desde fuera del área con la zurda que salió rozando la madera. La mejor para el Becerril llegó en el minuto 24 en un pase de Jaime Pelayo para David Martín que finalizo con un remate cruzado desde dentro del área que se marchó muy cerca del palo. A 20 para el descanso llegó la réplica del Lermeño con un zurdazo de Mariano que se dirigió hacia la escuadra, pero cogió exceso de comba y se marchó por poco. Melero que fue titular esta semana, aunque con protección en su rodilla probó suerte en el 30 con un libre directo que superó la barrera pero que acabó deteniendo Raúl abajo.

Dos minutos después fue David Martín en una buena pared quien internó en área del Lermeño, pero su remate de puntera se marchó a la derecha de Raúl. A dos para el descanso la volvió a tener Mariano con un remate de primeras con la zurda, pero el esférico salió muy cerca de la cruceta. En el primer minuto del segundo acto llegó el 1-0 en un centro de primeras de Alberto Melero desde la derecha que remato Jaime Pelayo de cabeza a la altura del punto de penalti entrando desde segunda línea. En el 56 de nuevo Melero sirvió en bandeja a Diestro a la altura del segundo palo, pero el remate salió forzado por encima del travesaño. En el 73 Melero tuvo la sentencia y el ascenso para el Becerril al recoger un balón largo tras desmarque de ruptura. El media punta palentino remató un balón a media altura al quedarse en mano a mano con el arquero, pero llegó al límite para el remate y el portero adivinó sus intenciones.