El Becerril araña un punto en el último minuto ante el Castilla Palencia

Guti se lleva el balón, ante la mirada de Crespo y López. /Marta Moras
Guti se lleva el balón, ante la mirada de Crespo y López. / Marta Moras

El Palencia 1929 suma una importante victoria, el Villamuriel empata, y el Venta de Baños se complica al perder en casa

OPTAPalencia

Jornada dispar para los intereses de los equipos palentinos en la Regional Preferente. El Becerril y el Castilla empataron en un vibrante derbi, mientras que el Palencia 1929 volvió a ganar, el Villamuriel empató y el Venta de Baños se complicó la vida al perder en casa.

En el derbi palentino, un gol de Adrián en tiempo de descuento, igualó un derbi que tuvo de todo. Intensidad, emoción y goles de calidad como el 0-1 de Aitor, precisamente un ex del Becerril. En el tramo final, a base de empuje y orgullo, el Becerril metió en el área al Castilla y obtuvo la recompensa del empate, el resultado más repetido cada vez que se ven la cara dos equipos de Palencia.

El primer acercamiento de peligro en el derbi provincial fue para el Becerril. Corría el minuto 11 cuando su capitán Alberto Melero se encargó de ejecutar un saque de esquina. El veterano futbolista lo intentó de gol olímpico, que a punto estuvo de sorprender a la escuadra castillista. El partido comenzó muy igualado. No obstante, durante la primera media hora del derbi no hubo acercamientos claros de peligro, salvo esa opción aislada de Melero. El partido se avivó en el tramo final. La tuvo el Castilla Palencia, pero Sevi sacó un mano a mano ante Aitor, en el que delantero se durmió. A renglón seguido, Melero probó suerte con un latigazo que se marchó fuera por poco. La última la tuvieron los capitalinos, pero Riky salvó enviando el pase de la muerte a saque de esquina. La contienda se rompió en los últimos compases y cualquiera de los dos equipos pudo cobrar ventaja, pero la falta de puntería evitó que el luminoso se moviese.

Tras la reanudación, las ocasiones más claras de peligro fueron para los pupilos de Edu Narganes. La primera, un saque de esquina para David que, tras ganar la partida a la defensa, finalizó con un testarazo que se escapó por encima del travesaño. Minutos después lo intento Melero con un libre directo desde buena posición para el golpeo, que se escapó desviado. Los locales protestaron un posible penalti por derribo sobre Fran, pero el colegiado entendió que no hubo nada punible. Con el correr de los minutos, los locales lo intentaron con más hincapié. Diestro probó suerte con un gran disparo al que Julio respondió con una parada de bella factura. En el minuto 75 se adelantaron los pupilos de Francis Olea por mediación de Aitor en un lanzamiento esquinado, después de un gran regate inalcanzable para Sevi, que entró por la escuadra (es el primer gol que encaja el Becerril en su feudo en lo que va de temporada). El tanto sentó mal al Becerril, aunque los locales no entregaron la cuchara y, a base de empuje, igualaron la contienda. Primero fue Rubén Sierra, quien estuvo muy cerca de conseguir el empate en el descuento con un disparo que repelió en el larguero. La igualada llegó con más corazón que cabeza en un centro lateral de Riky, que remató Adrián solo al fondo de la red.

Dura derrota venteña

Dura derrota del Venta de Baños, que sigue de capa caída y se mete en apuros después de caer 0-2 ante el Calasanz, rival directo en la lucha por la permanencia. Los sorianos se adelantaron en el minuto 31 en un saque de esquina favorable a los de Litos Sánchez. Los sorianos aprovecharon para montar la contra y coger a la defensa despistada para que Adrián rematara a la perfección un centro desde la banda. El cuadro palentino protestó una posible falta sobre el jugador que cerraba en defensa, pero el colegiado no decretó nada punible. Seis minutos después llegó el tanto de la sentencia para el Calasanz en un pase a la espalda de la defensa palentina. Jaime se plantó en el mano a mano ante Marcos y batió al arquero palentino. Antes del descanso el Venta de Baños pudo recortar diferencias en un libre directo botado por Andrés que impactó en el travesaño. En la segunda mitad, los palentinos lo intentaron con más corazón que cabeza. La más clara fue un remate de Iván Redondo desde dentro del área, que se marchó por muy poco. En el 62, la volvió a tener Redondo, pero en esta ocasión el balón acabó en el lateral de la red.

Un empate que sabe a poco

Tampoco pudo ganar el Villamuriel que empató a cero con el Cuéllar. Los de Pablo Martínez tuvieron sus opciones, pero no supieron traducir esa superioridad sobre el campo en el marcador. La primera acción de peligro fue un disparo de Jorge desde fuera del área, que atrapó el arquero del Cuéllar. Poco después fue Moha quien la tuvo, tras un rechace de una falta botada por Tuco, pero el disparo se marchó fuera y, justo antes del descanso, la más clara fue para Ferreras, pero con todo de cara la echó fuera. El Cuéllar también tuvo sus opciones en alguna acción aislada en la segunda mitad, que se encargó de abortar un gran Rubo. Y en el tramo final, la más clara del Villamuriel fue para Kevin, en un remate que salió por encima del travesaño. La pólvora mojada privó a los visitantes de volver a tierras palentinas con un botín más generoso.

Triunfo del 29

Si ganó en la jornada sabatina el Palencia 1929, 1-2 a El Espinar. Se adelantaron en el minuto 22 los de Lolo Infante con un tanto de Moha de penalti. Con el gol, los visitantes se relajaron y El Espinar tuvo dos ocasiones claras para empatar el encuentro. La falta de puntería permitió a los morados irse a vestuarios con ventaja. En el 80, el colombiano Fabián pudo hacer el 0-2 en un testarazo, que se marchó fuera por poco. Antes del final, los capitalinos lograron la sentencia en una buena jugada en ataque que inicia Isma con Albán y que acaba con un pase en profundidad para Juanma, que acaba batiendo por bajo al arquero. Los locales no entregaron la cuchara y en el tramo final recortaron diferencias desde el punto de penalti, pero ya sin margen para la posible reacción.