Tercera División

«Parte de la plantilla y del cuerpo técnico no quiere un proyecto profesional»

Puskas, durante la presentación de Julio César como entrenador. /Antonio Quintero
Puskas, durante la presentación de Julio César como entrenador. / Antonio Quintero

José Antonio Presa 'Puskas' habla sobre la época de Julio César en el banquillo morado

LÍA Z. LORENZO

–¿Qué sabor de boca le deja su paso por el Palencia Cristo?

–En el Cristo he tenido sensaciones encontradas. Por una parte está David Nieto que hace las cosas muy bien en la presidencia aunque no entiende que no es el padre de los jugadores, que los futbolistas deben ser profesionales desde el primer día. Y luego está una parte de la plantilla y del cuerpo técnico, que no quieren un proyecto profesional. Nosotros llegamos con la intención de crear un plan a dos años, donde la primera temporada debía servir para conocernos y para empezar a plantear nuevas formas de hacer las cosas. Y ahí chocamos con gente que tenía otras ideas, que no quería seguir el proceso de profesionalización del club.

–¿Julio César sufrió esos problemas?

–Directamente, sí. Él quería implantar un plan de trabajo que ayudara a que el club creciera en el apartado deportivo, pero se encontró con la resistencia de la plantilla y del cuerpo técnico, que querían seguir como estaban. Lo que no puede ser es que vengan jugadores de fuera y estén más interesados en el equipo que los de la casa. Te pongo un ejemplo. Había días que Julio César ponía un entrenamiento voluntario y aparecían seis jugadores. Y yo entiendo que hay chavales que tienen que trabajar y no pueden hacer dobles sesiones, pero es que también hay muchos que no trabajan y no aparecían por allí. Y eso no puede ser. Ha faltado compromiso con el proyecto del club. Yo tengo claro que un presidente no puede ser el padre de sus jugadores, al igual que un padre no puede ser amigo de sus hijos. Si hay algún jugador que incumple las normas hay que sancionarlo, abrirle un expediente y eso está muy mal visto en el club. Julio César quiso cambiar eso, tratar de que todos fueran más profesionales

–Entonces, ¿el brasileño no pudodesarrollar su plan de trabajo?

No pudo trabajar como quería. Yo puedo llegar a entender que hay gente que vive muy cómoda así, sin una exigencia alta, pero lo que no puedo comprender es que pongas trabas al que viene a tratar de mejorar el club.

–Cuando habla del cuerpo técnico, ¿hay alguien que pusiera más obstáculos?

–No quiero hablar de casos personales porque ya no estoy allí. Ahora me interesa el Lorca, donde voy a ponerme al frente de un proyecto deportivo en el que queremos crear un equipo para ascender. Esto no es como en el Palencia Cristo, que si te metes bien y sino lo haces no pasa nada. Nosotros queremos ser primeros mejor que segundos. Yo en Palencia no cobraba ninguna retribución por mi trabajo y aquí voy a poder ser un profesional.

–¿Cree que esos problemas pasarán factura al Palencia Cristo?

–Lo veremos esta temporada. El Palencia Cristo está haciendo un buen equipo y deseo que se metan en el play-off porque siento la ciudad como si fuera mía. Con su forma de actuar ya han jugado dos fases de ascenso, aunque entonces contaban con Martín, que es un gran profesional. La temporada dirá si consiguen meterse entre los mejores. Pero creo que la gran perdedora es la ciudad. En cualquier momento va a pasar que habrá tres equipos palentinos en este grupo de Tercera y será complicado porque habrá menos ingresos y menos gente que esté interesada en el Palencia Cristo. Ya tienen que competir con el baloncesto, que siempre ilusiona.