Un parche a la crisis del Palencia Cristo

Ramón se agacha para que Garci remate con comodidad. /LOF
Ramón se agacha para que Garci remate con comodidad. / LOF

Los de Pablo Huerga suman un punto en la recta final en el campo de La Virgen del Camino

OPTALa Virgen del Camino

Inmerso en una crisis de resultados y juego, el Palencia Cristo ha puesto un parche, que no sirvió para salir del bache, pero que capea un poco el temporal que azotaba a los morados, que llegaban al partido contra La Virgen del Camino con tres derrotas consecutivas. En tierras leonesas, los de Pablo Huerga no sumaron los tres puntos, pero obtuvieron uno que supo a victoria por cómo había transcurrido el encuentro.

Y es que los palentinos no pudieron hacer valer su teórica superioridad en la visita a Los Dominicos. El partido celestial entre La Virgen del Camino y el Cristo se saldó con un empate en el que hubo más goles y ocasiones que buen juego. La primera noticia negativa para los de Pablo Huerga llegó incluso antes de saltar al terreno de juego, cuando Dani Burgos se resentía de unas molestias y tenía que ser sustituido por Kike en el once inicial.

Una vez comenzado el partido fueron los palentinos quienes tuvieron la primera ocasión clara en un remate de Adri Pérez. Se mostraba muy activo y voluntarioso el diez del Cristo, tratando de conectar entre líneas y jugarse el uno contra uno. Acto seguido era Ivi quien remataba desde lejos en un balón que no encontraba portería. Pasado el cuarto de hora fue Porfirio Puente quien lo intentó desde la frontal tras una buena combinación de sus compañeros. El partido carecía de ritmo y era muy complicado conectar cuatro pases seguidos entre dos equipos que querían llegar muy directos a la portería rival (ya lo avisaba Pablo Huerga en la previa del encuentro).

Kike, al poste

La primera ocasión clara del encuentro fue a la media hora con un remate de Kike al poste en posible fuera de juego. Fue un aviso de lo que pasaría dos minutos después. Una excelente salida de la presión de La Virgen culminó con un pase filtrado al área donde Adri Pérez batió con soltura y seguridad a Dani. Se ponía de cara el partido para un Palencia Cristo que lo había buscado y merecido más antes del paso por vestuarios. Cinco minutos después pudo empatar Revi con un remate durísimo dentro del área que obligó a Adri Muñoz a lucir reflejos y agilidad.

La segunda parte tuvo más ocasiones, más goles y menos fútbol entre dos equipos que por momentos convertían el partido en un correcalles. En una de esas, se fraguó el gol del empate. Una acción por banda derecha que terminó con el balón embarullado dentro del área para que Fran se adelantase a su par y anotase a palo cambiado. El central de La Virgen es uno de los defensas más anotadores de la categoría y a buen seguro que Pablo Huerga lo conoce de sobra, por algo fue jugador suyo durante el año pasado en La Bañeza.

Recuperaba con el gol la iniciativa el conjunto de Roberto Carlos. Los virginianos trataban de dar pausa al partido controlando el balón y manejando la posesión en el centro del campo y se notaba el cansancio físico en un Palencia Cristo donde su doble pivote no mordía la presión como acostumbra. Eran los mejores minutos de una Virgen, que jugaba muy cómoda con Porfirio, Rubén y Eric, asociándose en la parcela ancha del terreno de juego. De ese dominio llegó el gol de la remontada, puede que uno de los goles más espectaculares en lo que va de temporada. Un rechace palentino de córner lo convirtió Matos en una volea perfecta desde 30 metros, que pegó en el larguero, botó, y tal era su dureza que volvió a chocar con el larguero. Un auténtico misil para colocar a los locales en ventaja.

En esos minutos se veía un conjunto palentino muy tocado, que veía como Fran de nuevo estaba a punto de dejar el encuentro visto para sentencia. Fue en un balón que acabó estrellándose con el palo después de que Blanco Núñez señalase fuera de juego.

Acierto en los cambios

Los cambios de los palentinos dieron alas a un equipo que no conseguía leer el partido. Fue acto seguido cuando llegó el gol de Adri Herrera. Un centro al corazón del área que el recién incorporado remató en un posible fuera de juego no señalado. En los últimos minutos ambos equipos trataron de conformarse con el empate y no conceder ninguna ocasión más, a pesar de que se sucedían los balones largos y las pelotas al área en uno y otro conjunto.

En definitiva, un empate entre dos equipos muy parejos que viajan en la zona noble de la tabla clasificatoria, aunque obliga a los de Pablo Huerga a ganar esta semana en casa contra el Atlético Tordesillas para hacer bueno el punto logrado en casa de la Virgen del Camino.