Tercera División

El Palencia Cristo vuelve a sonreír

Adri espera el balón para rematar dentro del área durante el partido entre el Bupolsa y el Cristo. /LOF
Adri espera el balón para rematar dentro del área durante el partido entre el Bupolsa y el Cristo. / LOF

Los morados vuelven a ganar para acercarse de nuevo a la zona de 'play-off, que ahora mismo marca el Numancia B

ANXO TÁBOAS (OPTA) Burgos

El Cristo Atlético espantó de un plumazo a los fantasmas que parecían acosarle en la despedida de 2018. El conjunto morado se reivindicó en Burgos a costa de un Bupolsa de capa caída. El equipo palentino noqueó a un oponente necesitado al que dejan en la UVI merced a una exhibición de puntería que le permitió iniciar el año futbolístico con un triunfo, el primero después de seis jornadas de sinsabores. La goleada en San Amaro supone el triunfo más amplio a domicilio del Cristo Atlético en la actual campaña.

0 Bupolsa

Aurreko (Saúl, min. 40), Juan, Germán, Cristian, Carlos, Sergio, Diego, Jordan (Rubén, min. 74), Guti, Adri y David (Marti, min. 67).

4 Palencia Cristo

Adri, Dani Burgos, Pablo, Ramón, Kaká, Abajo, Blanco (Chuchi, min. 69), Ivi, Garre (Garci, min. 89), Adri y Kike (Arnáiz, min. 72).

Goles.
0-1, (min. 4), Adrián Pérez. 0-2, (min. 68), Blanco. 0-3, (min. 71), Kike. 0-4, (min. 91), Abajo.
Árbitro.
Manso Rojas (Segovia). Mostró cartulina amarilla a los locales Germán y Carlos y al visitante Kaká.
INCIDENCIAS.
Partido correspondiente al Grupo VIII de la Tercera División jugado en San Amaro

No apabulló por su juego el Cristo a los anfitriones. De hecho los locales tuvieron momentos de más posesión de balón. Pero los visitantes fueron mucho más contundentes en las áreas. Y eso terminó por darles una victoria que les permite recuperar el resuello y seguir manteniendo vivas sus opciones de luchar al final de temporada por un objetivo más ambicioso.

Muy pronto se les puso de cara el encuentro a los de Gala. Pese a que fueron los burgaleses quienes comenzaron marcando territorio. El pichichi local, Guti, sorprendió a la zaga morada en un saque de banda de Germán en la que se zafó de su defensor. Pero su disparo casi en la línea de fondo lo despejó un defensor del Cristo Atlético. Mucho más certeros en los últimos metros se mostraron los palentinos. Adrián Pérez aprovechó en el minuto un balón que llegaba botando en el vértice del área grande ante la pasividad de Cristian y Juan y, sin pensárselo dos veces, soltó una volea cruzada que superó por arriba a Aurreko.

El Seat Arlanzón respondió con valentía a la afrenta y se hizo durante varios minutos con el control del esférico. Pero sin profundidad. Y fueron los palentinos quienes comenzaron a llegar con peligro a las inmediaciones del área burgalés. Dani Burgos, que regresaba a la que fue su casa, desataba las hostilidades antes del ecuador del primer acto con una buena cabalgada por la derecha. Su centro tenso al segundo palo lo remató Adrián y se marchó unos centímetros por encima del travesaño.

El Bupolsa no se encontraba nada cómodos y cada vez reculaban más. Adrián y Kike hicieron emplearse a Aurreko acto seguido con los anfitriones desaparecidos en combate. Jordan y Adri fueron los únicos que lo intentaron con disparos que no pusieron en ningún aprieto al cancerbero visitante. Tras el receso el Seat Arlanzón saltó con más empuje al césped en busca de la igualada. Y logró volcar el juego de forma momentánea en campo rival en los primeros minutos. Adri probó fortuna con un lanzamiento blando desde la frontal. Y en el 57 un buen centro de Guti desde la derecha cayó a los pies de David en el segundo palo. Casi en boca de gol no acertó en el remate, acosado por un defensor del Cristo, y el balón salió manso a las manos de Adri.

Perdonó el Bupolsa. Y el Cristo dio la puntilla. Como sucediera en la primera mitad convirtió en oro su primera aproximación. En esta ocasión tras un parón en el juego. Los morados pusieron el balón en juego en un saque de banda que pilló dormida a la zaga local. Blanco recogió el esférico en la banda izquierda, se marchó de su primer oponente y soltó un latigazo cruzado con su pierna izquierda que superó a Saúl.

Un golpe en toda regla. Y sin tiempo para reponerse del mazazo el Cristo sentenció el choque en la siguiente acción. Garre protegió el balón en línea de fondo y lo cedió atrás. Allí Adrián Pérez, en una buena maniobra a la media vuelta puso el balón en el área. Y Kike, llegando desde atrás lo empujó al fondo de las mallas en el segundo palo.

Con más corazón que cabeza intentó maquillar cuando menos su imagen el Bupolsa. Pero para ese momento el Cristo manejaba el duelo a placer. Ya en el tiempo de descuento su capitán, de vaselina, hizo el definitivo 0-4, que, aunque sean tres puntos, supone un espaldarazo de confianza muy importante para ver la segunda vuelta de otro modo. Son ahora nueve puntos con respecto al Numancia B, que es el equipo que marca la linde de 'play-off' de ascenso. El objetivo del ascenso se encuentra muy complicado pero queda mucho por delante. Primera parada, la próxima semana frente al Atlético Bembibre.