El Palencia Cristo no pasa del empate ante el Burgos Promesas

Adrián pelea por el esférico, ayer en La Balastera./Antonio Quintero
Adrián pelea por el esférico, ayer en La Balastera. / Antonio Quintero

El conjunto de Gala crea muchas ocasiones pero no culmina ninguna ante los burgaleses

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPalencia

El fútbol –y el frío– volvieron a La Balastera en la tarde de ayer. Capuchas, algún gorro y las cazadoras que estaban aún escondidas en el armario se citaron en el templo palentino donde el fútbol primó sobre todo lo demás. El Palencia Cristo Atlético recibía al Burgos Promesas 2000, segundo en la tabla, con el objetivo de lograr ser los primeros de la temporada en ganarles. No pudo ofrecer el conjunto morado una victoria a los suyos, ya que sin goles no hay triunfos. Gran trabajo de los de Gala, que dispusieron de varias ocasiones claras –también los burgaleses– y que lograron abrirse hueco ante un rival muy cerrado atrás, pero no fueron capaces de perforar la portería visitante.

0 Palencia Cristo Atlético

Miguel, Dani Burgos, Gatuso, Abel, Obispo, Víctor Abajo, Alvarito, Charaf (Viti, min. 73), Blanco (Vallecillo, min. 85), Adrián Pérez y Edu (Fraile, min. 64).

0 Burgos Promesas

Álex, Espinosa, Casado, Óscar Vázquez, Paco, Mota, Barahona, Gabri, Torres (Cortes, min. 63), Hinojosa y Dava (Cerezo, min. 77).

Árbitro:
Valdés Varela, del colegio leonés, amonestó al local Adrián.
incidencias:
Partido de la novena jornada de Tercera División disputado en La Balastera ante 300 personas.

Pero antes de que esto ocurriese, la afición palentina pudo deleitarse con Zubi sobre el césped. Con ropa de calle y muchas ganas de fútbol, tocaba con sus compañeros en un rondo durante el calentamiento. Después, cuando el colegiado señaló el inicio del partido, animó a los suyos, junto a Javi Bueno, desde la grada. Otro que tampoco pudo vestirse ayer de corto con el Palencia Cristo fue Pablo, que faltó al encuentro por motivos laborales.

Arrancó el partido con movimientos en el once por parte de Rubén Gala. Decidió poner a Alvarito por la banda derecha –le faltan sus dos extremos derechos– y a Edu por la izquierda, intentando dar más movimiento a su delantera. Comenzó el Burgos Promesas cerrado atrás, buscando su potencial en ataque para dar sustos puntuales a Miguel.

Los morados salieron muy bien colocados y con el objetivo del gol. Y ahí Blanco tuvo la primera del partido con un balón que golpeó de cabeza Alvarito, pero su disparo –a bocajarro– se fue alto. Gran ocasión de los palentinos. Los locales mantenían la posesión del balón, jugaban al toque y buscaban los huecos, pero estos no aparecían. La inversión del Autocid Burgos, cuyos directivos disfrutaron ayer del partido desde la grada, sobre la plantilla del Burgos Promesas era evidente. Y ya no solo por su gran trabajo atrás, lo que era más impresionante era su calidad al ataque, viendo cómo se abrían y se multiplicaban con una rapidez inusitada. Pero, de momento, no llegaban a la portería del meta palentino con excesivo peligro. Hasta que en el minuto 32, Hinojosa disparó a puerta después de una gran jugada colectiva en el área.

Dos minutos después, disponía de otra ocasión el Burgos Promesas. Ahora era Dava el protagonista, pero el balón, muy bien defendido por la defensa morada, acababa en saque de esquina.

Tuvo la más clara del partido el Palencia Cristo Atlético antes del descanso, una falta botada por Adrián, que remataba Abel de cabeza y paraba el meta rival en dos tiempos. Sin tiempo para más, ambos conjuntos se fueron al vestuario.

En la segunda parte cambió el planteamiento rival que, en esta ocasión, salió a buscar el gol desde el principio. Pero los palentinos tampoco estaban dispuestos a regalar el partido, así que se pusieron de nuevo manos a la obra para buscar el cuarto triunfo de la temporada. Las faltas a los locales comenzaron a multiplicarse, fuera del área y dentro, aunque pocas veces fueron castigadas.

El guardameta Miguel tuvo que esmerarse mucho para evitar que entrase el primero de la tarde, tras un gran tiro de Gabri. También llegaron las ocasiones de los de Gala. Blanco golpea de cabeza, pero su remate se fue ligeramente desviado. Minutos después, lo intentó Alvarito, también de cabeza, pero el meta rival detuvo el esférico sin excesivos problemas.

Barahona ajustaba una falta al palo y casi lograba el primero de la noche. Sin haberse aún recuperado Miguel del susto, llegaba otro. Un balón muerto dejado en el área por Obispo se convertía en una ocasión clara burgalesa, que el meta palentino y Abel lograban detener.

Gala daba entrada a Viti y, más tarde, a Fraile, por Edu y Charaf, en busca del gol que tanto se le resiste al Palencia Cristo. Lo buscaron sin descanso, pero se estrellaron una y otra vez contra la muralla naranja.

Blanco, un trabajador incansable durante todo el partido, tuvo que ser sustituido a falta de cinco minutos para el final por molestias en los gemelos. Vallecillo salió en busca del tanto de la victoria porque un punto suma, pero hay que empezar a hacerlo de tres en tres.

Tuvo Vallecillo su ocasión para marcar, para poner en pie al entregado público palentino, pero el disparo, muy ajustado al palo, se fue directamente fuera. Y ya en el descuento, la tuvo Abajo con un gran lanzamiento que se fue a córner para, instantes después, llegar el peligro a la portería de Miguel. Pero, después de ocasiones por ambas partes y mucho fútbol, el gol no subió al marcador –que solo funcionó parte de la segunda mitad del partido–.

Así, el Palencia Cristo Atlético suma un punto más, pero deja dos en el camino, y se mantiene en la décima posición. En cuatro días, otra oportunidad de conseguir tres puntos, ante el Real Burgos a domicilio.