Tercera División

El Palencia Cristo aún tiene que madurar

Adri intenta llegar al remate en el partido ante el Salamanca. /Antonio Quintero
Adri intenta llegar al remate en el partido ante el Salamanca. / Antonio Quintero

Los de Pablo Huerga caen ante el Salamanca, que dominó el encuentro desde el primer minuto

LÍA Z. LORENZO Palencia

Queda poco más de una semana para que empiece la Tercera División y el Palencia Cristo Atlético aún tiene que madurar algunos aspectos de su juego. La buena noticia para los de Pablo Huerga es que dieron la cara ante un equipo de una categoría superior, la mala, que nunca consiguieron imponer su estilo de juego.

A falta de poco más de una semana para que empiece la liga, los equipos aún definen más lo que quieren ser que lo que realmente van a ser. Por ahora, el Palencia Cristo busca ser un equipo dinámico, rápido en el robo y en las transiciones, con una línea de presión muy adelantada. De esta idea nació la primera ocasión del partido, cuando Zubi filtró un pase para Álvaro tras un buen robo en el centro del campo. El disparo del delantero se marchó desviado por poco. Enfrente, el Salamanca también quería desarrollar su propia idea, con mucho control del balón e incorporación por las bandas. Las llegadas de Owusu por la izquierda trajeron de cabeza a la defensa morada, que aún está buscando su momento de forma.

Tanto Kaká como Marimón se vieron forzados a salir a hacer la cobertura a los laterales, lo que provocaba continuos problemas defensivos que se agravaban por las dificultades que tenían los centrales locales para sacar el balón jugado desde atrás. Así llegó la primera gran ocasión del Salamanca, tras un bonito pase filtrado de Owusu a Fer Ruiz. Guillermo estuvo rápido en el mano a mano para despejar el disparo y detener el segundo tiro de Moussa, demasiado inocente en la definición. Corría el minuto 20 sobre el césped y la diferencia física entre ambos equipos empezaba a marcar las diferencias sobre el terreno de juego. Los visitantes no creaban muchas ocasiones, pero eran los dueños del balón y del partido. El equipo salmantino fue acercándose cada vez más a la portería palentina y Amaro exigió al máximo a Guillermo en un gran disparo desde fuera del área. El guardameta morado voló para meter una mano salvadora cuando los visitantes casi celebraban el primero.

El Palencia Cristo apenas inquietaba el área salmantina, más pendiente de minimizar las virtudes de su rival. El centro del campo morado trató de combinar para crear peligro, pero la presión alta de los charros complicaba mucho a los centrocampistas morados. Eso sí, Chuchi dejó un par de detalles de calidad que pueden ser un adelanto de lo que espera en la temporada. El centrocampista dribló a dos rivales en la medular y con un solo pase entre los centrales dejó solo a Álvaro delante del guardameta charro. La jugada fue anulada por fuera de juego, pero el Palencia Cristo se había sacudido el dominio de los salmantinos. Justo antes del descanso, Toño Vázquez tuvo que ser sustituido por unas molestias en el muslo. Campos decidió dar entrada a Tejedor para afrontar los últimos minutos de la primera mitad. Mientras, Moussa volvió a probar a Guillermo con un potente disparo que el portero palentino consiguió enviar a córner. Los salmantinos habían dominado y deberían haberse adelantado, pero su poca puntería y la gran actuación de Guillermo hizo que se llegara al descanso con el 0-0 en el marcador. El Salamanca se parece más a la versión que quiere ser que el Palencia Cristo, pero una versión mediana de los palentinos no desentonó ante un equipo de una categoría superior.

Y la segunda mitad empezó exactamente igual que terminó la primera. Hasta que Pablo González abrió el marcador en el minuto 66. Fer Ruiz recogió el balón en la medular, encaró a Dani Burgos y puso un centro medido a la cabeza de Pablo. El jugador solo tuvo que girar con sutileza la cabeza para que el balón se alojara en el fondo de las mallas de Guillermo. El portero palentino llegó a rozar el balón, pero Pablo había ajustado tanto su cabezazo que el balón entró rozando el palo. Tras el gol, Huerga decidió darle minutos a Muñoz en la portería y Guillermo se marchó entre aplausos.

Tras el gol

Como siempre, el Palencia Cristo reaccionó tras el gol en contra. Pablo Arnáiz combinó con Ivi para llegar a la frontal y poner el balón franco para el disparo del centrocampista. Pero Ivi erró en el disparo y la oportunidad de empatar se le escapó de entre los dedos. Los morados adelantaron líneas y a punto estuvieron de pagarlo caro. Marimón sacó un disparo de Fer sobre la frontal después de que el extremo hubiera regateado bien a Muñoz. El partido se volvió loco y Adrián pudo empatar en dos ocasiones clarísimas. El delantero morado no llegó por milímetros a un buen centro desde la derecha y no estuvo acertado poco después, cuando un mal despeje del portero charro le dejó un disparo claro. Adrián quiso ajustar tanto el lanzamiento, que el balón se marcó rozando el palo.

Como en otras ocasiones, los palentinos crecieron cuando se vieron por detrás en el marcador, aunque los múltiples cambios de José Miguel Campos ayudaron a que los últimos minutos tuvieran color morado. Ahí también se encontró cómodo el equipo salmantino, que pudo hacer el 0-2 tras una buena contra que terminó con un latigazo de Pablo González al palo. Los morados lo intentaron hasta el final, pero no encontraron el camino hacia la portería charra y acabaron cedieron en el penúltimo ensayo antes de que empiece lo realmente serio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos