El Palencia Cristo impone su ley

Los jugadores del Palencia Cristo celebran el segundo gol del encuentro. /Marta Moras
Los jugadores del Palencia Cristo celebran el segundo gol del encuentro. / Marta Moras

Los de Pablo Huerga dominan el derbi provincial ante un Becerril menos rodado que su rival

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZCarrión de los Condes

La ley del más fuerte. Así se puede resumir el amistoso que acogió Carrión de los Condes para festejar el XXVIII Trofeo Feria de Turismo de Carrión de los Condes entre el Palencia Cristo y el Becerril, uno de los derbis más representativos de la provincia. Todo hacía indicar que el equipo que dirige Pablo Huerga era el favorito en el magnífico tapete verde de El Plantío, pues los capitalinos llegaban más rodados que su rival, que esta semana inició los entrenamientos y este era su primer amistoso de la pretemporada.

Todos estos factores, sumados a las altas temperaturas y el cansancio, influyeron en el devenir del encuentro, a la par que beneficiaban a los intereses de los de Pablo Huerga, que tenían la instrucción precisa de dominar la pelota y así lo hicieron durante gran parte del encuentro, a pesar de contar con bajas como las de Diego García, Viti y Zubi.

Como buen partido de pretemporada, a pesar de ser un derbi, los dos entrenadores probaron diferentes sistemas en la búsqueda del dominio de la pelota. Precisamente, una de las novedades fue la incursión de Víctor Abajo en el eje de la defensa a la espera de que el club refuerce esa posición. Por si no terminara de encontrar un central de garantías en el mercado, la solución del salmantino sería más que aceptable a tenor de lo visto ayer sobre el césped del municipal carrionés. Asimismo, en la delantera, a falta de la llegada de un delantero centro, Alvarito, que intercambió en alguna ocasión su posición con Adri, era el encargado de crear el peligro en el área del Becerril. El vallisoletano cumplió con creces en la punta del ataque y demostró que el gol sigue siendo una de sus armas.

La banda derecha del Palencia Cristo, con la profundidad de Dani Burgos, generaba peligro, aunque los acercamientos no sirvieron para dar ventaja a los capitalinos. A partir de ese momento, el dominio se repartió en los dos campos, demostrando que un derbi siempre impone respeto, aunque sea en pretemporada. El calor y el cansancio eran los protagonistas invitados al encuentro. Factores que perjudicaron sensiblemente al Becerril. Por su parte, el Palencia Cristo disputaba su tercer partido de preparación (contando el vivido a mitad de semana con el juvenil del CIA) y eso se notaba ayer en Carrión de los Condes.

Acercamientos del Palencia Cristo

El balón parado era una de las armas del conjunto capitalino, aunque en ningún momento inquietaban los dominios de Puertas. Poco a poco el partido empezaba a desperezarse, pero ningún equipo se acercaba con claridad al área rival. Tras el correspondiente parón por las altas temperaturas, el encuentro se reactivo y el Palencia Cristo puso una marcha más para dar las primeras estocadas al Becerril. De esta forma, un incisivo Dani Burgos centraba desde la banda derecha para que un tímido despeje de Diego Martín fuese aprovechado por Alvarito, que mandó a la red el primer tanto de la tarde.

De esta forma, se hacía justicia con el Palencia Cristo, que estuvo liderado desde el centro del campo por el veterano Chuchi Jorges, que volvió a vestir la camiseta del conjunto capitalino. Acto seguido tras el gol de Alvarito, los morados (ayer de blanco al jugar como visitantes) tuvieron la oportunidad de sentenciar el partido con un mano a mano de Adri, que salió rozando el palo. Eran los mejores minutos del Palencia Cristo que puso nervioso a un Becerril menos rodado que su rival en la tarde de ayer.

Con esta ligera ventaja se llegaba al descanso, donde ambos técnicos introdujeron varios cambios para dosificar los minutos de los jugadores. En la segunda parte, debutó uno de los últimos fichajes del Palencia Cristo, Ramón Marimón, que dejó destellos de su contundencia en defensa.

El inicio de la segunda mitad siguió el mismo guion que el final de la primera parte. Un eléctrico Palencia Cristo tuvo la oportunidad de ampliar distancias con sendas aproximaciones de Alvarito y Chuchi. A partir de ese momento, el Becerril, con los cambios de Crespo y Diestro en el centro del campo, disputó los mejores minutos del encuentro y empezó a acercarse a la portería rival como con el disparo que protagonizó un incansable Guti, que, al igual que Kike, abandonó el terreno de juego con molestias físicas. Del dominio del Becerril en el centro del campo se percató Pablo Huerga, que dio entrada al joven Kimi para sostener al equipo y poder liberar a Ivi de las tareas defensivas. Y así fue. Con la posesión de la pelota en los pies de los jugadores del Palencia Cristo, el encuentro entró en un estado de letargo para ir consumiendo minutos lentamente.

Antes de que el encuentro llegase a su fin, los capitalinos dieron otra muestra de su gran poderío ofensivo tras una recuperación de Ivi en la medular, que sirvió para dejar a Tabuenca delante de Sevillano. El joven delantero no marró la ocasión y cerró un derbi provincial que dejó buenas sensaciones a los dos equipos. Aunque aún es pronto para sacar conclusiones, los dos conjuntos palentinos se muestran optimistas e ilusionantes para afrontar la nueva temporada.

 

Fotos

Vídeos