El Palencia Cristo cae goleado en Soria

Kike Simal se levanta para intentar pillar a un rival del Numancia B. /Lof
Kike Simal se levanta para intentar pillar a un rival del Numancia B. / Lof

Los morados no pudieron con el Numancia B y afrontan con desgana el final de la temporada

OPTASoria

El Palencia Cristo Atlético no pudo seguir con las buenas sensaciones que dejó en los últimos encuentros y fue goleado en su visita al terreno de juego del Numancia B al caer por 4-0 en un partido en el que se terminaron por imponer las urgencias clasificatorias del filial soriano. El equipo morado, sin mayores objetivos que terminar de la mejor posible la temporada, fue de menos a más y, tras no poder atacar apenas en el primer periodo, estuvo mejor en los segundos cuarenta y cinco minutos, llegando incluso a fallar un penalti que les podría haber metido en el partido. Así pues, nueva victoria del Numancia B que sigue intratable como local y es que no ha perdido ningún partido a lo largo de la temporada en la Ciudad Deportiva Francisco Rubio Garcés, cediendo solo cuatro empates.

Al comienzo del choque, fue el Numancia el que salió con más intensidad y se notaba sobre el terreno de juego cual de los dos equipos se estaba jugando más. Presionaban fuerte en el centro del campo y robaban pronto el balón para armar rápidos contragolpes o mantener una posesión de balón en la que se fueron destacando con el paso de los minutos. Faltaba, no obstante, el último pase y tampoco estuvieron demasiado acertados a la hora de rematar entre los tres palos de la portería defendida por Samu.

En el minuto 12 Vallejo pudo abrir la cuenta y el propio jugado tuvo la opción de anotar minutos después con una falta directa que se fue ligeramente desviado. Moha estuvo también cerca del gol, pero su balón rozó en la pierna de un rival y el esférico se marchó desviado. Los locales llegaron a botar seis saques de esquina, lo que dio buena cuenta de la intensidad ofensiva mostrada por el conjunto soriano. El único remate del conjunto visitante fue por mediación de Kone, jugador del filial que fue convocado y titular con el primer equipo en el choque de ayer. Al final, acabaría por llegar el tato del Numancia instantes antes del descanso. Moha puso el balón al centro del área y Ferrer remachó al fondo de las mallas.

Tras el paso por los vestuarios, el Palencia Cristo salió con mejor predisposición y tuvo mayor presencia de juego en el terreno de juego del rival. El Numancia se echó hacia atrás, aunque seguía buscando con cierta insistencia el gol de la tranquilidad en algunos contragolpes y jugadas a balón parado. En el minuto 50, remató Beli duro y raso, pero fuera. Guillermo hizo lo propio, pero su lanzamiento se marchó por encima del travesaño. El propio Beli lo intentaría instantes después con un remate de libre directo desde la frontal del área, que tampoco encontró portería.

El equipo morado dispuso de una de sus mejores opciones en el minuto 68, pero a Kone le robaron la cartera justo cuando se disponía a rematar sobre el arco rival. Justo después llegaría el segundo tanto de los numantinos. Fue en una jugada embarullada en la que Marcos aprovechó un rechace para ampliar la renta de su equipo en el marcador.

En el minuto 76, Silva cometió un penalti sobre Alvarito. Fue una gran oportunidad para haberse podido enganchar al partido, pero Jara estuvo listo y acabo parando el lanzamiento de Zubi. Y de lo que pudo haber sido un 2-1 a la sentencia del filial numantino. Llegó el 3-0 con un lanzamiento de falta de Arana que rebotó en el travesaño y Ekiza, que llevaba escasos instantes en el terreno de juego, para marcar sin oposición. Aún habría tiempo para que los locales completaran la goleada y de nuevo Ekiza anotó el segundo de su cuenta particular, rentabilizando al máximo los minutos que estuvo.

El Palencia Cristo Atlético llegaba al partido mermado por las bajas y Julio César tuvo que hacer malabares para confeccionar la plantilla, incluso sorprendió con un cambio en la portería apostando por Samu, exjugador que precisamente militó la pasada campaña en el filial del Numancia y dando descanso al titular Adriá Muñoz.

Tras este encuentro intrascendente de los morados, al equipo entrenado por Julio César le quedarán por disputar tres encuentros en esta temporada, donde el entrenador podrá seguir probando a sus jugadores.

El primero de ellos será frente a La Virgen del Camino en La Balastera el sábado 4 de mayo a las 18:00 horas. Después de este encuentro, los palentinos viajaran hasta Tordesillas y terminarán la actual campaña jugando en casa frente a la Gimnástica Segoviana, con la vista puesta ya en hacer un equipo competitivo de cara ya a la próxima temporada.