Tercera División

El Palencia Cristo se encuentra a sí mismo

Los jugadores del Palencia Cristo celebran el primero de los goles ante el Briviesca. /LOF
Los jugadores del Palencia Cristo celebran el primero de los goles ante el Briviesca. / LOF

Los morados se exhiben para sumar tres puntos en Briviesca

LUCAS MÉNDEZ (OPTA) Briviesca (Burgos)

El Cristo Atlético se impuso con claridad al Briviesca por 1-3, partido que encarriló en el primer tiempo con los goles de Blanco y Zubi. El conjunto entrenado por Julio César Santos impuso su buen hacer en un partido en el que el cuadro local se jugaba la vida y acabó con un jugador menos de una forma polémica. Pese a que parecía que la remontada era posible en la segunda parte, el equipo palentino tomó el Municipal gracias a su efectividad.

1 Briviesca

Marco; Saúl, Cristian (Aner, min. 78), Mena, Maestu; Espinosa, Arce, Soto (Álvaro, min. 75), Renedo; Juanpa (Sedano, min. 46) y Rubén.

3 Palencia Cristo

Jordán; Arnáiz, Garci (Burgos, min. 83), Kaká (Viti, min. 49), Pablo; Víctor, Kike, Blanco (Alvarito, min. 67), Zubi; Herrera y Koné.

gOLES.
0-1, (min. 19), Blanco. 0-2, (min. 22), Zubi. 1-2, (min. 49), Rubén. 1-3, (min. 71), Alvarito

El conjunto burgalés era consciente de la importancia del encuentro y, por ello, quiso llevar la batuta del juego desde el primer minuto. Y así fue, ya que tenía la posesión del esférico e iba llegando de manera tímida a los dominios de Jordán. Sin embargo, el Cristo Atlético se mostró férreo atrás y provocó que no concediese llegadas de peligro al Briviesca. A partir del cuarto de hora, el Cristo Atlético se fue asentando en el terreno de juego y a lanzar contraataques. De esta manera, Blanco inauguró el marcador después de una gran jugada de Koné, quien se marchó de Saúl, apuró hasta la línea de fondo y pasó el balón hacia atrás para que llegase su compañero y anotara el tanto inicial. Y es que Koné, con su velocidad, fue el que se encargó de romper el partido.

Tres minutos después, el delantero cazó un balón en profundidad y regaló de nuevo el gol, esta vez a un Zubi que remató a placer. El conjunto palentino resolvió el encuentro aprovechando las carencias en defensa de un Briviesca que se quedó helado con el mazado de los goles. Los hombres de Santos tomaron el control del choque con el 0-2 y apostaron por bajar el ritmo.

En el tramo final de la primera parte volvió a apretar el Cristo Atlético con la intención de conseguir el 0-3 y liquidar el encuentro. Kike tuvo una oportunidad clara para sentenciar el choque. Sin embargo, estrelló su disparo en la base del poste. El cuadro morado había dominado durante la primera parte a un Briviesca al que, pese a disputar la posesión del esférico, le costó hilar jugadas en ataque.

En la segunda parte, el conjunto local se metió en el partido al conseguir un gol tempranero. Tras un centro lateral y dos disparos repelidos por Jordán, Rubén apareció para mandar el esférico al fondo de la red. Con el tanto, los hombres de César Rodríguez creyeron en la remontada y metieron miedo a un rival que intentaba no tirar el buen trabajo de la primera mitad por la borda.

El Briviesca apostó entonces por un juego más intenso y agresivo, propiciando muchas faltas e interrupciones. Buscó que el equipo palentino entrara en su juego para obtener más situaciones a balón parado, su principal arma. Sin embargo, el Cristo Atlético tuvo clara la estrategia a seguir y aguantó las embestidas de su contrincante.

Justo en el momento en el que el choque parecía más favorable para el conjunto local, en el minuto 70, llegó la expulsión de Renedo por doble tarjeta amarilla. Tras consultar la jugada de la segunda amonestación con su asistente, el colegiado le mostró la tarjeta roja. En el acta indicó que la segunda cartulina la mostró por agarrar Renedo a un jugador rival. Una decisión muy protestada por la hinchada local y por los integrantes del banquillo del Briviesca. Sin tiempo para que los anfitriones se repusieran, el conjunto visitante aprovechó para poner el definitivo 1-3. Alvarito recibió un pase al espacio de Zubi y batió a Marco con un sutil toque que superó al guardameta y besó las mallas.

A partir de ahí, el Briviesca se fue desfondando y el Cristo Atlético durmió el encuentro moviendo el balón y controlando la situación. El tercer tanto supuso un jarro de agua fría para los hombres de César Rodríguez, que vieron cómo se le escapaba la opción de empatar.

Al final, el conjunto morado se llevó los tres puntos en un partido que fue aplazado en su día por la nieve caída. Los jugadores de Julio César Santos, tras esta victoria, se encuentran en una posición cómoda en la tabla con 55 puntos. Por otro lado, el cuadro local tendrá que seguir luchando para salir de los puestos de descenso y poder salvar la categoría. El Palencia Cristo encontró en Briviesca una gran versión de sí mismo, eso que está buscando Julio César desde hace varios partidos. Con tan pocas jornadas por delante, los palentinos solo tienen que divertirse.