El Palencia Cristo cierra la temporada con una derrota

Los jugadores del Palencia Cristo despidiendo a su capitán Chuchi Jorques. /Marta Moras
Los jugadores del Palencia Cristo despidiendo a su capitán Chuchi Jorques. / Marta Moras

Los de Julio César concluyen una irregular campaña con un tropiezo ante la Segoviana

JESÚS GARCÍA-PRIETOPalencia

Último partido para el Palencia Cristo en una intrascendente tarde en lo deportivo. Los morados despedían la actual campaña con dos marchas importantes para el equipo. La primera, la del entrenador, que dejó claro que no quería continuar en el banquillo del club. La segunda, la de Chuchi Jorques, que a sus casi 41 años, decidía colgar sus botas. En lo futbolístico, la Gimnástica Segoviana llegaba al choque luchando por la segunda plaza de la tabla clasificatoria a la espera de lo que pudiese hacer el rival con el que se peleaba por ese lugar, la Arandina. Finalmente, los segovianos consiguieron el objetivo y doblegaron al equipo morado con dos goles en la primera mitad.

0 Palencia Cristo

Adriá, Garci, Blanco, Kike, Arnáiz, Alvarito (Zubi, min. 45), Pablo, Mikel (Adri Pérez, min. 70), Herrera, ChuchiJorques (Abajo, min. 79) y Viti.

2 Gimnástica Segoviana

Facundo, Adrián, Rubén (Charly, min. 81), Javi Marcos, Anel, Manu, Dani Arribas, Quiro, Agus (Gómez, min 65), Alias y Juan de la Mata (Asier, min. 45)

Goles
1-0 min. 17, Agus. (2-0) min. 40 Alias
ÁRBITRO
El colegiado soriano Laín Pérez amonestó a Herrera en el Palencia Cristo (m. 90) y a Javi Marcos (min.75).
Incidencias
Estadio La Balastera. 300 espectadores

Comenzó el encuentro con un balón en largo de la Segoviana por parte de Javi Marcos sin que llegase a buen puerto saliendo este por la línea de fondo. Lo intentaban después los morados, que empezaban a inquietar los dominios de Facundo. Primeros minutos de toma y daca sin que el juego tuviese un claro dominador, aunque eso cambiaría en el transcurso en e inicio.

La primera llegada de peligro fue para el conjunto visitante en un balón de Agus que Adriá desviaba a córner. Poco después llegaría un nuevo susto para elPalencia Cristo en un balón de Arribas mal controlado que no consiguió alcanzar portería. Pasaban los minutos y la zaga palentina comenzaba a sufrir serios problemas para evitar la llegada del rival. En el minuto 11, era Manu el que probó suerte con un gran disparo desde fuera del área que se fue rozando el palo. Los segovianos eran dueños y señores del partido aunque todavía estaba necesitado de mordiente en la zona de arriba.

Como era de esperar y tras varias jugadas de peligro, llegó el gol de los visitantes. Agus se hacía con un balón muerto que no dudó en rematar a portería para adelantar a la Gimnástica en el minuto 17. Un merecido tanto después de todas las jugadas de peligro que se habían creado tras el primer cuarto de hora. Tres minutos más tarde fue Arribas el que estuvo apunto de sentenciar con el segundo gol golpeando el balón en la madera y consiguiendo que el esférico se pasease por la línea de gol.

Pasaban los minutos y el balón seguía en posesión de los segovianos, exceptuando varias contras que apenas llevaban peligro a la portería de Facundo. Pero fue en el minuto 40 cuando Elías sentenció el partido, en un balón colgado al área que bajó Agus de cabeza para que rematase a placer el centrocampista asturiano de la Segoviana, sin que nada pudiese hacer Adriá, que se quedo inmóvil bajo los palos. Mucho trabajo para el portero morado, que tuvo que sortear varias ocasiones de peligro que pudieron servir para que el conjunto segoviano se fuese aún más en el marcador. El partido llegó al descanso y todo hacía entrever que el rival estaba utilizando este encuentro como motivación para la próxima fase de ascenso.

La segunda mitad arrancó con más de lo mismo, la Segoviana atacando y el Palencia Cristo intentando evitar los ataques. Alcanzado el minuto 53 de la segunda parte, Chuchi Jorques, botó un balón para que Kike rematase al interior de la portería rival, pero el juez de línea había levantado el banderín señalando fuera de juego, con el consiguiente enfado de los aficionados. Tras el gol anulado, los morados subieron el ritmo. El gran momento del encuentro llegó en el minuto 34 del segundo tiempo con la ovación de toda la Balastera, incluidos los jugadores del conjunto segoviano, en el cambio de Jorques. La segunda mitad fue una pachanga en la que no hubo un claro dueño, la Segoviana ya conocía su futuro y el Cristo comenzó a pensar en la próxima temporada después de un año en el que no han salido las cosas.