Tercera División

El Palencia Cristo cambia el rumbo

Los jugadores del Palencia Cristo Atlético celebran el primer gol del partido ante el Burgos Promesas. /LOF
Los jugadores del Palencia Cristo Atlético celebran el primer gol del partido ante el Burgos Promesas. / LOF

Los morados firman un buen partido ante el Burgos Promesas y recuperan las buenas sensaciones

El Palencia Cristo rompió su mala racha de resultados a costa del Universidad Isabel I Burgos Promesas en un partido en el que los visitantes mostraron su versión más efectiva. Tras una buena primera parte en la que asumieron el control, los forasteros se adelantaron con un zapatazo de Alvarito antes del descanso. Los locales lo intentaron y estrellaron hasta tres balones en el poste, pero el bloque de Julio César siempre mantuvo la compostura y sentenció a la contra cuando el partido agonizaba.

0 Burgos Promesas

Álex, Zamora, Portal, Jairo, Casado, Moyano (Moyano, min. 89), Gallo, Gabri (Óscar, min. 79), Torres, Cerezo y Dava.

2 Palencia Cristo

Adriá, Dani, Ángel, Ramón, Kaka (Garci, min. 59), Viti, Garre (Blanco, min. 25), Chuchi (Pablo, min. 92), Herrera, Kike y Alvarito.

Goles.
0-1, (min. 44), Alvarito. 0-2, (min. 93), Herrera.
Árbitro.
Domínguez Zapatero (comité castellano y leonés). Amonestó a los locales Torres, Moyano y Casado y a los visitantes Kaka y Kike.
Incidencias.
Ciudad Deportiva Universidad Isabel I. 200 espectadores.

El Cristo quiso el balón desde el principio. Su apuesta era clara y nunca renunció a ella, aunque el Burgos Promesas Isabel I mostró su mejor versión en esta fase inicial del partido. Los naranjas no necesitan mucho para generar peligro y lo demostraron en el minuto 3. Moyano recogió un balón en la frontal y soltó un zapatazo que se estrelló en el poste izquierdo de la portería morada. Esa ocasión impulsó al bando anfitrión, plantado en el campo de un Cristo bien armado en defensa. El bloque morado no se inmutó y siguió su plan a pesar de no tener ni el ritmo ni la profundidad deseada con el balón.

El cuadro de Aguilera se sentía seguro porque el rival no enlazaba cuatro pases seguidos. Con todo, poco a poco los naranjas perdieron presencia ofendida y el Cristo ganó confianza en sus acciones. Un centrochut de Dani Burgos en el minuto 12 fue de lo poco que salvó el conjunto palentino en esta fase. Eso sí, cada vez que apareció Alvarito el peligro aumentaba. El atacante del Cristo Atlético protagonizó dos incursiones por banda que pusieron en aprieto al Promesas. En la primera forzó el córner y en la segunda obligó a intervenir a Álex en el palo corto.

Gol y victoria

Los pupilos de Aguilera tenían controlada la situación a pesar de que en ataque apenas inquietaron. De hecho, el Cristo pudo adelantarse en el minuto 26 tras un testarazo de Kaka a la salida de un córner. Sin embargo, Portal sacó bajo palos.

Ni siquiera la lesión de Garre afectó a la escuadra visitante, que pisó el acelerador antes del intermedio. Aunque Álex apenas tuvo que intervenir, el partido se jugaba en campo del conjunto burgalés. El omnipresente Alvarito avisó de sus intenciones con un disparo fuerte, pero centrado que el guardameta burgalés atrapó con facilidad.

Cuando el duelo se encaminaba al descanso sin alteraciones en el marcador, Alvarito se sacó de la chistera un remate que sorprendió al portero local (0-1). Un gol de muchos quilates.

El tanto obligó al Promesas a reaccionar tras el descanso. Los naranjas dieron un paso adelante y subieron la para ganar metros. Tras un par de avisos por banda derecha, Dava gozó, en el minuto 54, de una buena ocasión para conseguir la igualada al controlar un balón dentro del área. Sin embargo, el centrocampista optó por la potencia en lugar de la colocación y su chut no encontró portería.

Tanto se volcó el Isabel I que el Cristo tuvo la opción de sentenciar a la contra. Alvarito comandó las operaciones, pecando de individualista en un claro tres para tres que acabó en las manos del portero.

Con media hora por delante, el colectivo morado se replegó y contuvo el último arreón del Burgos Promesas. El cuadro anfitrión no consiguió llegar con mucha claridad, pero sí insistió para encontrarse con el poste en otras dos ocasiones. Primero fue Cerezo quien se lamentó, en el minuto 70, tras un toque de calidad al borde del área. Ya en el 75, Torres se sacó un chut potente desde el mismo punto para correr la misma suerte. Los locales lamentaban su mala fortuna mientras el Palencia Cristo restaba los minutos para cantar victoria. Ya en el ocaso de la contienda, el Promesas se lanzó a la desesperada y los morados montaron un contragolpe perfecto culminado por Herrera en boca de gol.