El mismo deporte, lugares diferentes pero el mismo sentimiento

En Rusia los estadios son modernos, tienen amplias gradas, accesos inmejorables. Lugares increíbles para jugar al fútbol y en el que todo el mundo pone sus ojos estos días. Sin embargo en Perú, en una barriada de Lima los campos no son iguales. Una pequeña cancha construida por los vecinos del barrio es su lugar de recreo. Un campo pequeño, de tierra y que no tiene nada que ver con los de Rusia, pero que sirve para lo mismo: disfrutar del deporte rey.