Miguel Blanco guía al Palencia Cristo

Adri intenta evitar que salga el balón ante el delantero del Sporting Uxama David Miranda. /Marta Moras
Adri intenta evitar que salga el balón ante el delantero del Sporting Uxama David Miranda. / Marta Moras

El conjunto de Julio César ofrece su mejor versión en la segunda parte con el centrocampista como timonel del equipo

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

A Julio César le sale todo. Encontró la tecla del equipo hace quince días y ayer se confirmaron las buenas sensaciones que había sembrado desde su llegada. Sobre todo en la segunda parte, cuando Miguel Blanco se echó el equipo a la espalda para guiar a su equipo. Además del constante crecimiento del centrocampista palentino, el entrenador brasileño se ha empeñado en enchufar a toda la plantilla y con el encuentro contra el Sporting Uxama se vio que Zubi progresa adecuadamente, que Herrera tiene gol en sus botas y que la velocidad de Alvarito y Mikel seguirá siendo una arma aún por explotar por los morados.

3 Palencia Cristo

Adri Muñoz, Viti, Pablo, Ramón, Kaka, Chuchi (Blanco, min. 46), Mikel, Abajo, Herrera, Adri Pérez (Zubi, min. 62) y Alvarito (Garre, min. 78).

0 Sporting Uxama

José Ángel, Caamaño, Álvaro, Romero, Edu, Helde, Rafa, Diego (Ander, min.78), David Miranda (Carlos, min. 74), Albitre y Juan Ángel (Álex, min. 78)

1-0
Herrera (min.45).
2-0
Herrera (min. 67).
3-0
Blanco (min. 80).

El experimento de cambiar los partidos a los sábados funcionó sobre el terrero de juego y en las gradas, que empiezan a ganar adeptos, entre otros asuntos, por la presencia de un campeón de la Champions en el banquillo local. Con Viti como lateral y con Chuchi en la medular, el Palencia Cristo arrancó el enfrentamiento con el dominio de la pelota, como sucedió gran parte del encuentro. El primer acercamiento de los palentinos fue con un disparo de Adri, que ayer, aunque fue sustituido, demostró su buen estado de forma. Por su parte, los sorianos se empeñaban en explotar las jugadas de estrategia y cada saque de banda se convertía en una aproximación de peligro para los visitantes, que utilizaban la fuerza de Caamaño para bombardear el área rival.

El dominio llevaba el nombre del Palencia Cristo y Chuchi, en su nueva demarcación con Julio César, monopolizaba el balón en busca de la espalda rival. Juego directo para encontrar segundas jugadas y adelantarse en el marcador. Y es que no había jugada en la que no pasase el balón por las botas del veterano jugador. A la par que los morados empezaban a crear ocasiones de gol, como un cabezazo de Alvarito desviado, el Uxama afilaba el cuchillo en el área rival. No le importaba perder la batalla de la posesión, si encontraba la recompensaba en forma de gol. Y estuvo cerca antes de que el guion del encuentro cambiase por completo.

Dominio estéril

Fue primero David Miranda el que tuvo la ocasión más clara del partido con un potente disparo que repelió la defensa morada. Acto seguido, Albitre obligaba a Adri Muñoz a emplearse a fondo con una estirada a la cepa del poste. El dominio estéril del Palencia Cristo empezaba a generarle algún susto. Hasta que llegó la jugada polémica del encuentro, por lo menos para el Uxama, que veía cómo su trabajo se iba al traste con el gol de Adri Herrera en una jugada de esas que hoy en día el VAR paralizaría hasta saber si el delantero palentino estaba en posición antirreglamentaria. Antes de que el linier cobrara el gol morado, Adri Pérez había vuelto loca a la defensa soriana con regates, recortes y velocidad.

Tras el descanso, Julio César acertó al dar entrada y retirar del terreno de juego a Chuchi. No hay galones en el vestuario para el brasileño que sentó sin dudarlo al veterano jugador. Y sin reproches, porque la jugada le salió a la perfección al entrenador morado, que con Blanco en la medular empezó a profundizar mucho más en el juego.

Con el 1-0 en el marcador, el Palencia Cristo empezó a aprovechar los espacios generados por los contragolpes sorianos. Se estaba viendo al mejor Palencia Cristo de la era Julio César y seguramente de la temporada. Seguridad defensiva comandada por Ramón, con el dominio de Blanco y la velocidad de Alvarito y Mikel, que tuvo varias ocasiones para reestrenarse con los morados, pero marró sus tres claras ocasiones. Aún así, buen encuentro del extremo en su primer encuentro como titular.

Con el paso de los minutos, el brasileño dio entrada a Zubi, que se reivindicó con una buena media hora de fútbol. Fruto de sus botas salió el pase con el que Herrera sentenció el encuentro. El partido ya estaba controlado y los morados se gustaban con triangulaciones en la medular hasta que llegó el golazo, como mínimo de la temporada. Blanco controla un balón con el pecho y desde fuera del área lo manda a la escuadra de la portería de José Ángel. El estadio se puso en pie y el propio Julio César se llevaba las manos a la cabeza. Hacia tiempo que no se veía un gol de tal calibre en La Balastera. Victoria, espectáculo y buenas sensaciones para el Palencia Cristo.